Andina

Metas para 2021: ¿cómo planearlas en medio de la incertidumbre por el covid-19?

Trazarse metas razonables en medio de una emergencia sanitaria es esencial

Foto: Difusión

05:35 | Lima, ene.12.

Karina Garay Rojas

La llegada de un nuevo año trae consigo la esperanza de un renovado comienzo y, con este, las ganas de trazarse algunos retos y metas. Lamentablemente, esta vez, dicho proceso se ha visto empañado por la incertidumbre que envuelve la pandemia por el coronavirus. Expertos afirman que, incluso en medio de una emergencia sanitaria, es posible alcanzar algunos sueños.

“Salimos de un año difícil que hay que saber despedir y soltar. Rescatar todo lo que hemos aprendido y en base a eso empezar a planificar el futuro, con estrategias a corto, a mediano y largo plazo”, aconsejó el psicólogo Manuel Saravia, director del Instituto Guestalt de Lima. 

En entrevista con el programa Saludable Mente de Andina Canal on line, sostuvo que trazarse metas es un aliciente para darle orden a nuestra vida. Saber dónde estamos y a dónde queremos llegar. 


“Establecernos algunas metas nos ayudan a fijar el momento que estamos viviendo: ¿estoy con o sin trabajo? ¿vivo solo o con mi familia? ¿quiero independizarme?, etc. Nos ayudan a realizar un diagnóstico de nuestra situación y ver los recursos con los que contamos. Definir lo que queremos hacer a lo largo del año”.

¿Cómo agruparlas?

Las metas pueden definirse o clasificarse por campos. Tal vez bajo los conceptos de salud, economía, educación, relación de pareja. Esto dependerá mucho de mis prioridades. Otra manera de dividirlas puede ser en dos grandes grupos: personales y profesionales. 

“En todos los casos hay que establecer las etapas, fases o pasos a cumplir para alcanzar lo que nos hemos trazado. Es fundamental armar una estrategia, que tal vez comience con algo tan simple como una llamada telefónica”. 


El experto aconsejó fijarnos proyectos razonables, que se puedan conseguir gracias a una ruta clara y definida. La voluntad y las ganas no alcanzarán para cumplirlos.

Si, por ejemplo, tu sueño es poner un pequeño negocio, tendrás que capacitarte para saber cómo se mueven las finanzas en ese campo, el rubro que te es más afín, analizar si necesitas personal; una serie de aspectos que no se deben dejar al azar. La misma situación se debe aplicar a cada una de nuestras metas.  

¡Define fechas!

Una de las recomendaciones más destacadas por Manuel Saravia es que cada proyecto tenga una fecha de inicio, para no caer en el riesgo de procrastinar a postergar las cosas. 


Las fechas son vitales incluso para resolver conflictos personales. Si una de mis metas es hablar con alguien para resolver un problema antiguo, tendré que fijar el día y la hora para hacerlo. Debemos ser muy específicos. 

“A tus sueños tienes que ponerle fecha. Los edificios más grandes, los rascacielos más altos empezaron con un primer ladrillo. Todo fue parte de un plan de acción. Tenemos que aprender a automotivarnos y ponernos objetivos con criterios de realidad. En el plan de acción tenemos que poner el paso 1, el paso 2, el paso 3 que vamos a dar para llegar a nuestra meta, siempre pisando tierra”.

¿Y el covid-19?

El experto pidió escribir, en nuestra agenda de planes, aquellos proyectos que dependan exclusivamente de nosotros, un aspecto determinante ahora que nos encontramos en medio de una emergencia sanitaria.  

“Hasta que las cosas no sean más claras respecto a la pandemia, va a ser muy difícil que planeemos un viaje, por ejemplo. Hay que tener claro que el hecho de que la vacuna haya llegado a algunos países no significa que se ha solucionado todo. Seguimos en pandemia. Al seguir en una emergencia sanitaria habrá cosas que no se podrán hacer y hay que entenderlo”.

Ante esto solo queda adaptarnos, pero sin dejar de soñar o hacer cosas que nos agraden. Mucha gente demostró que incluso durante las etapas más duras de la pandemia no dejó de aprender: algunos adolescentes aprendieron un nuevo idioma y otros lograron terminar una carrera técnica. 



“Hay que activar esa resiliencia que es tan importante para seguir y no frustrarnos con cosas que no dependen de nosotros. Por eso hay que trazarnos metas con fechas claras, buscando cumplir objetivo por objetivo, evitando hacer muchas cosas al mismo tiempo, para enfocarnos mejor”. 

Planee con sus hijos 

El director del Instituto Guestalt de Lima comentó que hacer una lista de planes no es algo exclusivo de los adultos, y que se puede trabajar uno similar con los más pequeños de la casa. 

“Podemos sentarnos en la mesa como equipo y trazarnos objetivos conjuntos, a corto, mediano y largo plazo como familia, a la par de enseñar a los niños como trabajar su propia agenda, donde colocarán, qué es lo que quieren alcanzar: mejorar sus calificaciones, desarrollar alguna competencia, reforzar algunos cursos, etc.”.


Indicó que muchos padres desean que sus hijos sean disciplinados, pero ellos no lo son, quieren que sean puntuales y ellos llegan tarde, quienes que lean y ellos no agarran ningún libro. Los hijos son espejos de los padres, no hay mejor manera de enseñar que con el ejemplo. 

Si bien reconoce que las personas no cambiamos de la noche a la mañana, asegura que esto se puede lograr con metas claras y hábitos. 

“Muchos no tienen el hábito de leer, hacer ejercicios, sentarse a la mesa a conversar. No tenemos el hábito de planificar, siempre estamos viviendo el día a día, pero en la medida en que lo pongamos en práctica una y otra vez, esto se volverá más sencillo. Al comienzo nos costará trabajo, pero después ya no sentiremos el esfuerzo de realizarlas”. 

No desanimarse

Para el psicoterapeuta es vital tener presente que los planes son dinámicos y pueden cambiar de un momento a otro, sobre todo ahora en medio de una pandemia mundial.

“Esto es algo que debemos enseñar a nuestros niños y adolescentes, pero sobre todo a no desanimarnos. Cada persona tiene su ritmo y tiempo. Es importante preguntarse ¿qué significa para mi ese objetivo? ¿qué significa cerrar el círculo, llegar a esa meta? ¿Cuántas ganas tengo realmente de llegar allí? Todo eso ayudara para tener más claro el proceso”. 

Ante el miedo de no alcanzar lo que planeamos, aconsejó no evitarlo, porque se trata de una emoción natural que está ahí para protegernos como especie. En la medida que aprendemos a gestionarlo se convertirá en nuestro aliado y nos permitirá estar más vigilantes. Si sentimos que gobierna nuestra vida debemos buscar ayuda profesional.

“Hoy hablamos mucho de estilos de vida saludable. Así como estamos tomando más agua, evitando el consumo de tabaco, manejando bicicleta, caminando al aire libre, debemos empezar a reflexionar sobre ¿qué tipo de cosas alimentan nuestra mente día a día?, ¿con quién converso?, ¿de qué temas hablo?, ¿qué tipo de programas o música consumo?, ¿qué noticias busco? Todo eso forma parte de nuestra salud mental”.

A la par de filtrar lo que llevamos a nuestro interior, el experto solicitó reforzar nuestra idea de esperanza, de que vamos a estar mejor y que vamos a salir de esta situación. No basta con quererlo, dijo, hay que creerlo y trabajar en lo que soñamos, para sentirnos más realizados y gozar de una mejor salud emocional y mental en este 2021. 

Más en Andina: 

(FIN) KGR/LIT


Publicado: 12/1/2021
Loading...