Andina

Testimonios: mujeres con VIH que lograron tener bebés sanos [podcast]

Tres portadoras del virus cuentan lo que debieron hacer para concretar el anhelo de ser madres

Tres madres portadoras del VIH comparten sus testimonios de lo que hicieron para tener bebés sanos. Foto: ANDINA/Vidal Tarqui.

08:42 | Lima, mar. 8.

Lo que más anhela una mujer cuando está embarazada es que su hijo nazca sano. Pero, ¿qué sucede si ella es portadora del virus de inmunodeficiencia humana (VIH)? Las dudas y los cuestionamientos serán inevitables: ¿lo contagiaré?, ¿nacerá sanito?, ¿qué complicaciones podrían haber?

El avance de la ciencia brinda ahora mayor esperanza a las mujeres con VIH que desean ser madres. Solo en el Hospital Nacional Arzobispo Loayza, en Lima, más de 220 gestantes portadoras lograron concebir hijos sanos en los últimos ocho años. Tres de ellas brindan su testimonio a la Agencia Andina.



Controlando el virus


“Tenía miedo de perder a mi bebé, pero me hablaron del tratamiento, lo hice y ahora doy gracias a Dios de que mi bebé nació bien. Le hicieron todos sus exámenes y no tiene nada, ninguna enfermedad. Acá (en el hospital) recibe la leche materna y ahora él está bien de salud”, explica feliz una de nuestras entrevistadas a quien llamaremos Carla, para reservar su identidad. 

Ella tiene 27 años y un bebé de 9 meses. Se enteró de que era portadora del VIH al pasar los exámenes de ley a los cuales toda embarazada debe someterse. Con cierto temor cuenta que fue su esposo quien le transmitió el virus; ahora ambos reciben el tratamiento antirretroviral.

Cuando una mujer es gestante, las pruebas de tamizaje de VIH son obligatorias. Estas se realizan dos veces durante el embarazo, al inicio y al final. La prueba es gratuita para ellas y en 20 minutos ya se saben los resultados.

“Si sale positivo, desde ese primer momento la gestante debe iniciar el tratamiento antirretroviral, una terapia que controla el virus para que se convierta en 'indetectable' en sangre”, explica a Andina Eduardo Matos Prado, jefe del Servicio de Infectología del Loayza.

Así lo hizo Carla. Ni bien se enteró de que era portadora del VIH comenzó a recibir de manera gratuita el tratamiento en el hospital durante todo el embarazo, el parto y en el periodo de la lactancia.

“Este consiste en la administración diaria de una pastilla de Zidovudina (por las noches), preferentemente a partir de la semana 14 de gestación. La mamá debe seguir tomándola tras nacer el bebé y luego de por vida para mantener al virus controlado”, agrega el doctor Matos.


“No tengan temor”


Es lo que nos dice Beatriz, una ciudadana venezolana también portadora del VIH y que lleva su tratamiento antirretroviral desde hace cuatro años en Perú. Hace seis meses se convirtió en madre por primera vez y hoy su hija tiene 6 meses.

“Sí es una bebé sana, soy feliz por eso, al igual que mi esposo y toda mi familia”, confiesa con alegría Beatriz, quien contrajo el virus de manera accidental en Venezuela. No sabe exactamente cómo sucedió, piensa que fue a raíz de los dos accidentes que tuvo en dicho país.

Sin embargo, eso no la amilanó o, como ella dice, “no me pegó tanto”. Gracias al apoyo de su familia y el de su pareja, que no es portador del virus, pudo superarlo. Fue atendida de inmediato y llevó al pie de la letra las indicaciones que le dieron los médicos para lograr uno de sus mayores sueños: ser mamá.

“Gracias a mis cuidados esperé a ser 'indetectable', a tener un CD4 alto y una carga viral 'indetectable' para poder lograr embarazarme y que mi hija sea una niña sana. No por tener esta enfermedad quiere decir que no podamos, sí se puede. Lo único que debemos hacer es seguir al pie de la letra lo que indiquen los médicos”, asegura.

VIH

Cesárea especial


Además del tratamiento antirretroviral, a Carla y Beatriz les tuvieron que practicar cesáreas para no contagiar a sus hijos con VIH. Pero, ¿cómo se realiza este procedimiento?

El doctor Matos Prado explica que se trata de una técnica especial de cesárea, distinta a la habitual, mediante la cual se retira el saco gestacional fuera del abdomen materno. Es entonces que recién se realizan los cortes y se elimina toda posibilidad de contacto entre la sangre de madre e hijo.

Los cuidados continúan cuando nace el bebé. También a los pequeños se les provee el medicamento Zidovudina. Luego viene la etapa de la lactancia materna.

“Las mamás también transmiten el virus durante la lactancia materna. Apenas el bebé nace se le dan a la madre pastillas para que no produzcan leche y no tenga el deseo de dar de lactar. El Estado peruano le facilita leche maternizada en cantidad suficiente para que el niño goce de un desarrollo pleno”, explica Matos.


Ser madre a los 38 años y con VIH


A diferencia de Carla y Beatriz, que ya tienen en sus brazos a sus pequeños, Ana recién lleva tres meses de gestación y es portadora del VIH desde el 2006. Su pareja la contagió, pero él nunca recibió el tratamiento y falleció.

“Al principio me decepcioné de mi persona, pero con las orientaciones de los doctores seguí adelante. Después continué con la toma de mis medicamentos, hasta que salió 'indetectable' lo que tenía”, refiere Ana, de 38 años.

Con el virus "indetectable", gracias al tratamiento antirretroviral que recibe en el hospital, Ana siguió adelante con sus planes. Por un buen tiempo se privó de tener pareja, ni mucho menos pensaba en salir embarazada. Hasta que decidió darse una nueva oportunidad después de 13 años.

“Mi actual pareja quería un bebé, le consulté a la obstetra y me dijo que sí era posible, pero debía cumplir con todo lo que me decían. Salí gestando y, bueno, sigo para adelante con la esperanza de que mi bebé salga sanito”.

Enterarse en la fase final


"Si la mamá no se hizo los exámenes a tiempo puede que llegue al momento del parto y recién allí nos enteremos que tiene VIH. Sin embargo, todavía hay estrategias que se pueden hacer, y al niño se le da más tiempo de terapia antirretroviral", argumenta Matos.

VIH

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud, la transmisión del VIH entre madre e hijo representa el 2 % de los casos. Una cifra que se podría reducir a cero de replicar el tratamiento en todos los establecimientos de salud de Perú.

Datos:


Cada año, el hospital Arzobispo Loayza atiende entre 28 y 40 gestantes portadoras del VIH, quienes reciben atención a cargo de un equipo multidisciplinario.

El tratamiento antirretroviral es gratuito en los nosocomios del Ministerio de Salud.

Conoce más sobre el Día Internacional de la Mujer en esta viñeta:


Más en Andina:


(FIN) MFA-RSJ-LIT-LAR/RRC/GRM

Publicado: 8/3/2020
Loading...