Andina

Crece demanda de cocineros profesionales, sobre todo en provincias

Chefs peruanos destacan en mercados de Arabia Saudita, Turquía, Polonia y España

Alumnos de la escuela de Cocina de la Fundación Pachacútec en Ventanilla. Gastronomía.

Alumnos de la escuela de Cocina de la Fundación Pachacútec en Ventanilla. Gastronomía.

05:00 | Lima, oct. 31.

No hay lugar al que, al parecer, sea imposible de llegar para los chefs peruanos, quienes continúan conquistando nuevos paladares como los de Arabia Saudita, Rusia, Polonia o Turquía, debido a su alta demanda fuera del país pero también en el mercado local, sobre todo en provincias, donde urgen cocineros profesionales que sostengan la bien ganada fama de la gastronomía peruana.
Loading...

Así lo manifestó Alexis Pancorvo, director académico de la Fundación Pachacútec, durante el programa Martes Educativos de  la Agencia Andina, en el cual mostró parte de su Escuela de Cocina, reconocida por el aval académico que ofrece el afamado chef Gastón Acurio, socio estratégico de la Fundación.

“Más del 90 % de nuestros egresados están insertados laboralmente. Ellos son reconocidos por su dedicación y esmero. Muchos tienen trabajo incluso antes de terminar la carrera. Son muy valorados”.

Cocina

Indicó que la especialización en el rubro gastronómico ha avanzado significativamente en los últimos años, pero aún hay retos por superar en este campo.

“En provincias hay un enorme trabajo por hacer. Sin ir muy lejos, estamos hablando de Cusco, Arequipa, donde el nivel (de profesionalización) no alcanza el techo. Hay una gran demanda de cocineros profesionales. Una cosa es ser un empírico y otra es ser un profesional, que maneje todas las técnicas que se requieren”.

Señaló que el sector gastronómico ofrece una gran oferta laboral, debido a la alta demanda de cocineros y de personal de servicios relacionados a este rubro económico, sobre todo en las regiones que han empezado a convertirse en polos de atracción turística.

“El mercado demanda personas que sean capaces de preparar platos, pero que tengan también un buen manejo de insumos y sepan gestionar la experiencia gastronómica como algo único”.

Mucha pasión 

Trabajar en cocina demanda una serie de habilidades, esenciales para quienes deseen brillar en el mundo gastronómico, sostuvo por su parte Karina Montes, directora de la carrera de Cocina de la Fundación Pachacútec, cuyo público objetivo son jóvenes talentosos, pero con escasos recursos económicos.

“Se debe tener mucha motivación, liderazgo, creatividad. Los cocineros son como artistas, deben mostrar muchas ganas de querer hacer las cosas; crear, fusionar. No es una carrera para todos, porque si bien es linda, es también muy sacrificada. A veces no se tienen domingos, días festivos, porque se la pasan trabajando. Eso también debe evaluarse”.

La experta, quien se mostró orgullosa de lo lejos que han llegado sus egresados- ahora tienen 11 alumnos en  los Emiratos Árabes Unidos-  fuera de los que brillan en Turquía, Polonia y España, entre otros países, comentó que los jóvenes que logran ingresar a su escuela de Cocina demuestran con creces la pasión que sienten por aprender, de comerse al mundo; porque se saben afortunados.

Y es que la carrera de Cocina, la más cara de la Fundación Pachacútec, es subvencionada en un 80 % por sus socios estratégicos. Los estudiantes pagan únicamente 120 soles mensuales por estudios que en otras instituciones podrían llegar a costarles 1,500 soles al mes.




“Pachacútec tiene una magia que no se puede describir. Nuestros estudiantes demuestran que tienen muchas ganas de aprender, de aprovechar la oportunidad que tienen. A diferencia de otros que lo tienen todo, muchos de nuestros alumnos vienen caminando porque no tienen para los pasajes, otros trabajan y estudian. Ellos demuestran compromiso y que quieren alcanzar sus metas”.

Ubicada en la parte alta de uno de los tantos cerros de arena que pueblan Ventanilla, la escuela de Cocina ofrece una apacible vista al mar que los rodea, rota únicamente por las risas y entusiasmo de sus alumnos, en cuyos rostros se aprecia una fe indesmayable en que el triunfo está de su lado.

Allí encontramos a Yazmín Yáñez, quien, a sus 18 años, viene todos los días desde Villa María y emplea nada menos que cuatro horas en llegar a clases.

Nada la amilana. Dice que su abuela fue la inspiración para estudiar cocina y que desde el colegio tenía claro que eso era lo suyo. Sueña con especializarse en cocina nikkei y hacer una pasantía en Japón.

Cerca de Gastón

Karina Montes comentó que los mejores alumnos de cada promoción practican un mes completo en la corporación Acurio restaurantes y de acuerdo a su desenvolvimiento y a las vacantes que existan, se quedan a trabajar en ella.

“Más del 80 % se queda. Depende mucho de lo que demuestren en el campo. Tengo chicos que trabajan desde el primer ciclo. La demanda de nuestros estudiantes es enorme. En ocasiones tengo que rechazar pedidos de restaurantes porque los chicos ya están colocados”.

Comentó que Gastón Acurio se mantiene en contacto permanente con la escuela, viendo la evolución de los chicos, buscando que se mantengan actualizados mediante seminarios, foros, conferencias.


Cocina


No solo saber cocinar

“La formación ofrecida en la Fundación no solo es académica, es también personal. Buscamos que los jóvenes desarrollen habilidades socioemocionales, porque de cada 10 personas que pierden un empleo, nueve lo hacen por este motivo. Este es un campo donde se deben trabajar bajo mucha presión”, comentó Alexis Pancorvo.

Los interesados en postular a la escuela de Cocina pueden hacerlo en dos fechas: El 23 de febrero  o esperar a finales de julio del 2019.

“El examen tiene tres etapas: evaluación escrita, evaluación psicológica y entrevista personal con el director de carrera y un psicólogo. Es importante que los chicos estén muy seguros de que esto es lo suyo”.

A los padres de familia cuyos hijos les interesa la cocina o convertirse en los próximos chefs que conquisten el mundo, les recomendó indagar por instituciones serias, con instalaciones que ofrezcan la posibilidad de aprender haciendo y,  sobre todo, que los títulos que ofrezcan sean a nombre de la nación, como los entregados por su institución.

La carrera de Cocina tiene una duración de dos años y medio. Incluye cursos de pastelería, técnicas culinarias, técnicas de bar, cocina nikkei, cocina china, cocina peruana dividida en norte, sur, criolla, fusión y tema de administración y coctelería

En sus aulas conviven chicos de los alrededores, como también de diversa regiones, entre ellas Huancavelica, Tacna, Moquegua, Piura, Chiclayo, Trujillo, entre otras. No hay límites de edad para postular a esta Escuela.   

Más en Andina: 


(FIN) KGR/ART
 




Publicado: 31/10/2018