Andina

Conozca a Domitilo: el usuario de pensión 65, guardián de la Hacienda Huando

Tiene 78 años y los fines de semana se convierte en un guía de turismo para contar la historia de esta finca

Domitilo, quien trabajó toda su vida en Huando, pero nunca pudo tener una pensión, ya no tiene fuerzas para trabajar en el campo. Sin embargo, afirma que su vida es más tranquila desde el año 2014, en que se convirtió en usuario de Pensión 65, pues su ingreso al Programa le permite recibir una subvención económica bimestral y tener acceso a servicios de salud.

Domitilo, quien trabajó toda su vida en Huando, pero nunca pudo tener una pensión, ya no tiene fuerzas para trabajar en el campo. Sin embargo, afirma que su vida es más tranquila desde el año 2014, en que se convirtió en usuario de Pensión 65, pues su ingreso al Programa le permite recibir una subvención económica bimestral y tener acceso a servicios de salud.

12:42 | Lima, feb. 23.

Domitilo Amadeo Vía Buitrón tiene 78 años y recuerda que a los 14 años su padre lo dejó en manos de la familia Graña, propietaria de la Hacienda Huando, la cual era la productora de naranjas más grande de Huaral, en la región Lima, e incluso del país y desde esa fecha no salió más de esa tierra que lo vio crecer y hoy envejecer. Actualmente se convierte en guía de turismo para contar la historia de esta finca.

Tanto tiempo vivió allí, que los lugareños le pusieron el nombre de ´El guardián de Huando´. “La hacienda la fundaron en 1820 y por acá llegó mi papá en 1930”, recuerda este hombre de andar pausado y sonrisa amable, el cual es fiel testigo del apogeo y caída de la histórica hacienda.


Domitilo, quien trabajó toda su vida en Huando, pero nunca pudo tener una pensión, ya no tiene fuerzas para trabajar en el campo. Sin embargo, afirma que su vida es más tranquila desde el año 2014, en que se convirtió en usuario de Pensión 65, pues su ingreso al Programa le permite recibir una subvención económica bimestral y tener acceso a servicios de salud.

El dinero que recibe le permite alimentarse y comprarse las medicinas que necesita y como nunca se casó, ni tuvo hijos, vive acompañado de sus inseparables mascotas: su perro Luki y su gato “michi” en un predio al que todos sus vecinos llaman ´la casa de muñecas´, nombre que recibió porque los Graña la construyeron para que sus hijas jugaran en ella y cuando se fueron se la dejaron como herencia.


En los restos de este predio, los fines de semana Domitilo se convierte en una suerte de guía de turismo para recibir a visitantes curiosos a los que les cuenta la historia de esta finca y sus secretos.

“Tenía 14 años cuando empecé a trabajar con los Graña haciendo mandados. Me trataron bien y nunca me faltó un plato de comida. Me traían de Lima ropa bonita, zapatos. Eran generosos y amables conmigo. Recuerdo que les gustaban mucho las cosas de otros países. Compraban ropa de Estados Unidos, muebles de cedro de Nicaragua, usaban azulejos de Sevilla (España). Entre otras finuras que les gustaba”

“El apogeo de Huando fue entre 1955 a 1970. Nadie les hacía competencia, pues traían semillas de naranja de California, Estados Unido, y con el clima de esta tierra se producía excelente fruta y de gran sabor”, recuerda.

También lea: 
 
Pensión 65 logró que 116,000 adultos mayores salgan de la pobreza

Domitilo cuenta que trabajó en la hacienda hasta 1970, año en que llegó la Reforma Agraria y todo cambió. Comenta que la hacienda y las tierras pasaron a manos de los trabajadores, pero como no sabían cultivar, ni tenían dinero, empezó la decadencia. “Inclusive vino la plaga ‘tristeza’, que originaba que las plantas se sequen y los trabajadores no sabían cómo evitarlo”, asevera.


Hoy en Huando se producen naranjas, pero según Domitilo no tiene la misma calidad de antaño. “Son más chicas, no tienen el mismo color y no alcanza para el mercado nacional. En la época de los Graña, los tráileres salían a todo el Perú y al mundo.  Muchas personas famosas venían a conocer las naranjas Huando; uno fue el Príncipe Carlos de Inglaterra, el padre José Mujica, las cantantes Celia Cruz y Libertad Lamarque, entre muchas otras personalidades”

La pensión que recibe Domitilo lo hace sentirse más tranquilo y como ´guía de turismo´ se siente revalorado, con lo cual mejora su autoestima y su salud emocional, contribuyendo así que viva un proceso de envejecimiento con dignidad.

Cobertura de Pensión 65 a nivel nacional

- Pensión 65 cuenta a la última Relación Bimestral de Usuarios - RBU (Ene-Feb 2020) con 557,043 usuarios en los 1,874 distritos de todo el país.
-Atiende a 24,060 usuarios en la zona Vraem, 13,155 en el Alto Huallaga, 3,684 en zonas de frontera y 11,362 pertenecen a la Amazonía. Además, son 1,042 usuarios quienes al último padrón superan los 100 años de edad.

Más en Andina: 


(FIN) NDP/TMC 


Publicado: 23/2/2020
Loading...

Te puede interesar