Andina

Más de 84,000 usuarios de Pensión 65 ya participan de iniciativa Saberes Productivos

Programa desarrolla campaña de sensibilización por el Trato Digno al Adulto Mayor

Más de 84,000 usuarios de Pensión 65 ya participan de iniciativa Saberes Productivos. Foto: ANDINA/Difusión

Más de 84,000 usuarios de Pensión 65 ya participan de iniciativa Saberes Productivos. Foto: ANDINA/Difusión

16:00 | Lima, ene. 22.

Un total de 84,140 adultos mayores participan a escala nacional de Saberes Productivos del programa Pensión 65. Los adultos mayores, además de transmitir la riqueza milenaria de nuestra identidad, exponen sus saberes, con lo cual son revalorados por la comunidad y mejoran su bienestar.


El programa social explicó que en la actualidad la intervención Saberes Productivos de Pensión 65, que se inició en el 2013, llega a un total de 666 distritos. Es así que experiencias identificadas con usuarios muestran sus habilidades participando en los diferentes Encuentros de Saberes Productivos que se organizan junto a las autoridades municipales.

El artista de la paja toquilla


El último tejedor de Paja Toquilla de Pedregal Chico en Catacaos, Piura Manuel Sacramento Juárez Villegas nació en Catacaos, Piura, hace 91 años, y desde los 15 se dedica a tejer con paja fina, oficio que aprendió gracias a su padre, quien con mucha paciencia y dedicación lo adiestró en este fino arte.

Don Manuel nos cuenta que el tejido con paja fina era una actividad rentable hace 70 años, pero hoy, ya no. Es viudo y tuvo solo dos hijos, varón y mujer. Actualmente vive con su único hijo, su nuera y sus cinco nietos. Su única hija ya falleció.


“Mi padre me enseñó a trabajar desde muy joven, me dijo que cuando muriera, el hacer sombreros finos me daría rentabilidad; pues la calidad del sombrero fino, no la hace nadie”, así recuerda don Manuel a su padre.

El tejido con paja fina es una de las actividades más típicas de la región Piura, especialmente del Centro Poblado, Pedregal Chico, en Catacaos, donde actualmente vive. Este se inicia con la selección de la paja; se sigue con el armado de la copa en cuatro días en el tejido fino, y tres en el grueso; el hormado; el remate y finalmente el lavado.

Se trata de una jornada de 15 días, y muchas horas de dedicación; que ayuda a mantener activo, a don Manuel, quien todavía contribuye a la economía de su hogar. “Todavía puedo tejer, según el sombrero que usted necesite”, comenta Manuel entre risas.

Una de las anécdotas que más recuerda don Manuel Juárez es cuando conoció a Dionisio Romero, uno de los socios fundadores del Grupo Romero, a quien pudo mostrarle y hasta dar clases de su oficio. Siendo el único testigo de los últimos años del boom del sombrero que se vivió en Piura entre 1930 y 1950.


Recuerda que en ese tiempo se usaba mucho el sombrero fino; niños, hombres y hasta mujeres lo usaban, cualquiera no compraba el sombrero fino, sino quien lo necesitaba. En esos años, eran muy requeridos los tejedores de “fino” en Pedregal Chico, Catacaos-Piura.

Don Manuel forma parte del Programa Pensión 65 desde junio de 2014, y se siente sumamente agradecido con este Programa social porque el dinero que recibe le sirve para comprar sus alimentos y productos.

El ‘Sabio de Carquín’


Don Fidencio Edmundo Maguiña Sharon tiene 76 años, es usuario del Programa Pensión 65 del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis); vive solo, en la caleta de Carquín, distrito de Huaura, provincia de Huacho, al norte de Lima, y se dedica a la pesca artesanal desde hace décadas.


Junto con otros pescadores, recuerda sus inicios en el arte de la pesca, a los 20 años, viendo a los mayores, de quienes aprendió todos los secretos del mar que le han permitido alimentar a su familia. “Cuando el mar está tranquilo se usa cordel delgado, ya que los peces están a flote; pero cuando está movido, necesitamos uno grueso, amarrado con plomo pesado, porque los peces están en el fondo”, nos ilustra emocionado.

Con el paso de los años, sus salidas al mar ya no son tan frecuentes; sin embargo, el reencuentro con sus colegas de antaño, las visitas diarias de su nieta, y los paseos matutinos por el malecón, son la mejor terapia de rehabilitación para el derrame cerebral que sufrió hace un tiempo.

Fidencio, también conocido como el “Sabio de Carquín”, forma parte del primer grupo de usuarios del programa social en dicho distrito, desde diciembre del 2013 y, gracias a la subvención económica que recibe, puede comprar las medicinas para paliar las secuelas de la enfermedad.


Además, por ser integrante de la iniciativa de Pensión 65 “Saberes Productivos”, ahora transmite sus vastos conocimientos sobre pesca, a los alumnos del colegio José Olaya Balandra, experiencia que él califica como la más bonita y gratificante de su vida, y que le ha hecho entender que no existe edad para enseñar ni para aprender.

Pensión 65 defiende los derechos del adulto mayor


Pensión 65 no solo es la entrega de una subvención económica, sino que va más allá, propicia que las personas adultas mayores tengan acceso a los servicios que les otorga el Estado, lo que contribuye a que vivan un proceso de envejecimiento con dignidad.

Convirtiéndose en agentes transmisores de las prácticas y saberes culturales de su comunidad. Pensión 65 desarrolla la Campaña de Sensibilización por el Trato Digno al Adulto Mayor, que promueve el respeto de sus derechos, así como una cultura de trato digno y cuidado.

Cobertura de Pensión 65 a escala nacional


-Pensión 65 cuenta a la última Relación Bimestral de Usuarios correspondiente de noviembre y diciembre del 2019, con 561 349 usuarios en los 1 874 distritos de todo el país.


-Pensión 65 atiende a 24 178 usuarios en la zona del Vraem, 13 153 en el Alto Huallaga, 3 700 en zonas de frontera y 11 390 pertenecen a la Amazonía.

-Son 975 usuarios quienes al último padrón superan los 100 años de edad.

Más en Andina:

(FIN) NDP/MAO
JRA

Publicado: 22/1/2020
Loading...