Andina

Cajamarca: conoce Namora, la ciudad de las guitarras, hermosos paisajes y deliciosa comida

Namora es cuna de los maestros creadores de guitarra

Foto: Namora/Cortesía

Foto: Namora/Cortesía

09:18 | Cajamarca, set. 7.

Por Nathaly Jimenez

Dentro del Perú se esconden joyas de la creación que hacen de su arte una maravilla. Cuna de los maestros de las guitarras y los paseos en caballitos de totora, la ciudad de Namora destaca gracias al trabajo de sus artesanos, espléndidos paisajes y su deliciosa gastronomía, conformando uno de las 13 provincias de la región cajamarquina.

“Artes y guitarras Namororco”

“Mantener viva la herencia de mi familia y antepasados en Namora, es uno de mis objetivos con este taller”, expresa William Gallardo, uno de los 120 maestros artesanos que acoge la ciudad de las guitarras.



Con su emprendimiento nacido hace más de 20 años, William replica el arte de tallar madera que le fue enseñado desde muy pequeño por su padre. Hoy en este taller, recibe la presencia de miles de turistas, que aparte de buscar un buen sonido en una guitarra, presencian en el mismo acto, la creación de cada una de ellas.

“Yo de pequeño no hacía guitarras, mi padre tampoco, fue gracias a una fundación que vino a Namora y nos enseñó a fabricar guitarras”, resalta Gallardo, quien siendo un niño, realizaba objetos de madera que eran vendidos en su tienda familiar.

Para William, el arte no solo consiste en crear guitarras sino también en sentirla y tocarla. Una tradición que queda en familia, pues su cuñado Henry, cantante y artesano, se ha vuelto su mano derecha y es quien busca la perfecta sincronía entre una guitarra y su sonido.



Henry aprendió a fabricar instrumentos de cuerda con tan solo 12 años, un arte que su padre le enseñaba a él y sus hermanos. Desde guitarras de estudio hasta profesionales, es lo que se puede encontrar en los rincones de este taller namorino, donde sus artesanos más allá de verlo como trabajo, agradecen poder vivir de lo que más aman, crear.

“Sumaq Wasi”


A las orillas de la laguna San Nicolás, la más grande de Cajamarca, se encuentra ubicado Sumaq Wasi, negocio a cargo de José Ordoñez. Un namorino que gracias a la idea de su padre, puso a funcionar su emprendimiento que consta de hospedaje, restaurante y paseos en las famosas balsas de totora.

“El negocio nace por una idea de mi padre José, desde 2000 a 2005 su pensamiento era eso”, menciona José, mirando en su horizonte aquella laguna que guarda memorables recuerdos de su infancia. Al lado de su familia y abuelitos, nacientes en Namora, visitaba en las vacaciones este lugar que hoy se ha convertido en su fuente de vida.

En un comienzo, junto a su padre abrieron el hospedaje. Tras el fallecimiento de su progenitor, decide salir de Namora para aliviar su pesar, cerrando por varios años el negocio familiar. En 2014, volvió a su ciudad natal, y con una nueva motivación, decide innovar para el turista, ofreciendo desde comidas hasta paseos en balsas hechas de totora, arte cultivado por su difunto abuelo y padre.



William no imaginó en sus comienzos que la isla flotante atraería a los visitantes, sus años de trabajo han vuelto a la laguna San Nicolás, uno de los puntos más concurridos en Cajamarca, donde los caballitos de totora son la sensación del lugar.

“El covid afecto nuestro negocio, recuerdo que un domingo fue un negocio normal, y el lunes siguiente se paralizó todo”, señala Ordónez, quien cerró su negocio por 6 meses, al igual que los demás negocios en la laguna, quienes ven en el turismo su fuente de ingreso.

La Casa del Alfajor


A solo una cuadra de la plaza de Namora, se encuentra la Casa del Alfajor, negocio familiar que hoy en día lidera Norma Briones, quien con sus manos replica el trabajo enseñado por sus abuelos.

La dulzura de sus alfajores la hace parte de la ruta gastronómica de Namora, incluyendo sus talleres en los diferentes tours que ofrece la ciudad. Dentro de su cálido hogar, no solo se siente el aroma del manjar natural, sino los objetos que han pasado de generación en generación hasta llegar a sus manos, todos ellos destinados para la elaboración de los reconocidos alfajores namorinos.

Sin duda alguna, un sitio que avivará el paladar de todo aquel que lo visite en Cajamarca.



Namora no solo es sinónimo de guitarras o balsas, esconde mucho más. Dentro de sus diversos negocios, aún sigue viviendo aquella herencia familiar que todo namorino ha sabido impulsar. Una bella ciudad que alberga todo lo que un turista va buscando, aventuras, gastronomía y perdurables momentos.

Este destino promovido por Promperú, invita a todo ciudadano a visitar la ciudad de Cajamarca, que guarda en cada una de sus 13 provincias, naturaleza, aventura y gastronomía para disfrutar.

Más en Andina:



(FIN) NJC/RES/MAO
JRA

Publicado: 7/9/2021
Loading...