SMV-MOVIL
Andina

Turismo en Áreas Naturales Protegidas generó S/ 2,340 millones en 2017


Asimismo, más de 36,000 empleos, según estudio elaborado por la Fundación Conservación Estratégica

Reservas Nacional Pacaya Samiria. ANDINA/Difusión

Reservas Nacional Pacaya Samiria. ANDINA/Difusión

15:37 | Lima, mar. 6.

La actividad turística dentro de las Áreas Naturales Protegidas (ANP) generó durante 2017 un ingreso directo de S/. 2,340 millones a la economía local, así como más de 36,000 empleos en localidades y ciudades circundantes a estas zonas, reveló el estudio “El impacto económico local del turismo en áreas protegidas del Perú”.

Dicho estudio fue elaborado por la Fundación Conservación Estratégica (CSF por sus siglas en inglés) con el apoyo de Andes Amazon Fund.

Dentro del monto por ingreso directo, se incluye el gasto que efectúa el turista en el tour, alimentación y otros servicios conexos, pero no se evaluó las  siguientes vueltas que da esa inversión, yendo a ver, por ejemplo, a los proveedores del restaurante que podrían generar, de acuerdo a lo que se sabe de la organización del turismo mundial, un efecto multiplicador de 2.6 más sobre los 2,340 millones de soles.

De esta última cifra, se ha calculado que alrededor de 536 millones de soles son ingresos directos a hogares y salarios a nivel local, precisó Gabriel Quijandría, ex viceministro del Ambiente y director regional Amazonía- Andina Norte, a la Agencia Andina.

“Hemos encontrado que alrededor de la quinta parte de todo el ingreso que se obtiene como resultado del turismo en Áreas Naturales Protegidas se queda a nivel de las comunidades, lo cual es un buen indicio, pues en muchos casos estamos hablando de comunidades aún con muchas necesidades no satisfechas de servicios públicos, salud, educación. Entonces tener una fuente de ingreso es extremadamente importante, porque no hay otras alternativas, para asegurar su desarrollo a futuro”, puntualizó.

Para efectuar este estudio se realizó más de 1000 encuestas a turistas, negocios locales y sus trabajadores en cinco ANP (el Santuario Histórico de Machu Picchu, la Reserva Paisajística Nor Yauyos Cochas y las Reservas Nacionales de Tambopata, Pacas y Pacaya Samiria) y una propuesta de Área de Conservación Regional (Ausangate). 


Hemos incluido áreas que reciben turismo y tienen registrado el número de turistas que reciben, refirió Quijandría.

Añadió que de las ANP estudiadas, sin duda, Machu Picchu sigue siendo la más visitada y la que más beneficios económicos genera en el país, pero emergentes o importantes son Titicaca, Tambopata, Paracas, Huascarán. 


“Son áreas que tienen una combinación de visita nacional y extrajera muy importante y, además, hay áreas protegidas que son muy relevantes a nivel de turismo local, como es el caso de la Pampa de Ayacucho, Las Lomas de Lachay, el Parque Nacional Tingo María, especialmente la zona de la Cueva de las Lechuzas que recibe un intenso turismo de fin de semana”, manifestó.

Otro resultado alentador del estudio, es que existen 17 áreas del Sistema Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sinanpe) que generan más de un millón de soles al año y de ellas siete superan los 15 millones de soles.

Ausangate, una zona cusqueña propuesta para ser área de conservación regional, donde el turismo es cada vez mayor, generó el año pasado 29 millones de soles en impactos económicos, pese a que aún no cuenta con una categoría de protección. Solo la categorización definitiva de la zona permitirá que sus beneficios sean sostenibles en el tiempo, sostuvo Quijandría.


Lista de espera 

En ese contexto, mencionó que a nivel nacional, está en proceso de discusión la creación de una 5 o 6 área protegidas, y hay algunas que están en discusión para no pasar por área protegida sino ir directamente a la categoría definitiva, como Mar Pacifico Tropical. “Creo que el ámbito marino es la siguiente frontera que se requiere empujar mucho más, anotó.

En otro momento, Quijandría subrayó que lo que se genera por efecto del turismo y lo que se gasta en asegurar la gestión del sistema de áreas protegidas es de 40 a 1, osea se recibe 40 dólares por cada dólar invertido, lo cual evidencia que hay un gran potencial para aumentar el financiamiento orientado a las áreas protegidas con un retorno interesante y que no es común. “Por tanto, el mensaje principal es:que  la inversión en áreas protegidas es rentable”, enfatizó.

Ante los resultados del estudio, se recomienda al Estado financiar el manejo efectivo de las ANP, considerando que las necesidades del Sinanpe ascienden a 200 millones de soles al año y que el efecto económico que genera es 40 veces mayor a lo que invierte el Estado en la actualidad. Una política de financiamiento integral costaría menos del 10 por ciento de los beneficios generados por el turismo.

Además del turismo, las ANP generan otros beneficios importantes para la sociedad, como la regulación hídrica en cuencas, el secuestro del carbono y valores relacionados con la espiritualidad y la conservación del patrimonio natural y cultural del Perú.

El estudio “El impacto económico local del turismo en áreas protegidas del Perú”, revela, asimismo, que las ANP fueron el factor determinante al decidir el lugar de visita para el 95% de turistas nacionales y extranjeros. Adicionalmente, se evidenció que la presencia de un ANP incrementa el número de visitas en un 33%, en comparación a ciudades en los que no se encuentran.

El documento fue presentado en la víspera a un panel en el que participaron el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo, el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernnap), Ministerio del Ambiente y la Asociación Peruana de Operadores Receptivos e Interno.


Quijandría expresó que se resaltó que el estudio como una herramienta que les permitirá abrir un diálogo intenso con el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) para determinar cómo elevar el financiamiento orientado a las Áreas Naturales Protegidas.

Más en Andina: 
(FIN) TMC


Publicado: 6/3/2018