Banner Fil-Editora Movil  19/07 al 07/08
Andina

Señor de Muruhuay: culto y tradición cultural desde Acobamba para el mundo

Festividad fue declarada Patrimonio Cultural de la Nación

La festividad del Señor de Muruhuay se celebra cada 3 de mayo en el distrito de Acobamba, provincia de Tarma, región Junín. Congrega a una multitud de fieles y turistas atraídos por una de las celebraciones religiosas más emblemáticas del Perú, motivo por el que fue declarada Patrimonio Cultural de la Nación. ANDINA/archivo

La festividad del Señor de Muruhuay se celebra cada 3 de mayo en el distrito de Acobamba, provincia de Tarma, región Junín. Congrega a una multitud de fieles y turistas atraídos por una de las celebraciones religiosas más emblemáticas del Perú, motivo por el que fue declarada Patrimonio Cultural de la Nación. ANDINA/archivo

13:13 | Junín, may. 2.

La festividad del Señor de Muruhuay se celebra cada 3 de mayo en el distrito de Acobamba, provincia de Tarma, región Junín. Congrega a una multitud de fieles y turistas atraídos por una de las celebraciones religiosas más emblemáticas del Perú, motivo por el que fue declarada Patrimonio Cultural de la Nación.

El Señor de Muruhuay es la imagen de un Cristo crucificado pintado en la superficie de una roca en el cerro Shalacoto, en el poblado de Muruhuay.

La veneración surgió en 1835, cuando unos pobladores notaron la existencia de una cruz de color rojizo sobre una gran roca a la que era difícil acceder, por lo que atribuyeron este hecho a un milagro. De inmediato avisaron a la comunidad lo que habían visto y cuando todos los habitantes vieron la cruz, consideraron importante pintar sobre ella a Cristo crucificado al que se encomendaron pidiéndole que acabe con la epidemia de viruela que asolaba a esa localidad y a todo Acobamba.


En efecto, la epidemia cesó y en agradecimiento a lo que consideraron una gracia divina se construyó, en 1827, el primer santuario en honor al Señor de Muruhuay, palabra que en el idioma quechua de Tarma significa “Casa o lugar de la viruela”.

Otras versiones


Otra versión popular refiere que en 1824, durante la guerra por la independencia, un soldado realista huye ante de la derrota de su regimiento en la célebre Batalla de Junín y, siendo pariente del sacerdote de Acobamba, se refugia cerca del cerro Shalacoto. Allí habría descubierto la imagen de Cristo. Otro relato indica que el soldado graba con su espada una cruz en la piedra en agradecimiento por haber salido con vida de la batalla, y en ella aparece pintada luego la imagen de Cristo crucificado.


Una constante en estas historias es que el sacerdote local se niega a creer en la aparición de Cristo e incluso intenta ocultar el hecho cubriendo la imagen, hasta que es obligado a reconocer su error, porque Cristo se revela ante él y por la difusión de los testimonios de otros testigos sobre la aparición, se genera una creciente legión de creyentes.

Los relatos indican de este modo el origen popular del culto y su posterior institucionalización, estableciéndose la fecha de celebración el 3 de mayo, fecha en que se celebra al Señor de Muruhuay en el calendario festivo católico.

Santuario


Debido al aumento creciente de peregrinos y a la necesidad de dar mayor prestancia al espacio de culto, una nueva capilla fue inaugurada en 1835.

En 1926 se formó un comité por la construcción del Santuario de Muruhuay, el mismo que fue inaugurado y bendecido por el Obispo de Huánuco, Monseñor Francisco Rubén Berroa, el 1 de mayo de 1928.


En la década de 1960 se planteó otra vez la necesidad de construir un templo más grande, el cual fue levantado y consagrado en 1972, siendo diseñado por el arquitecto suizo Kristian Telg Telg. En el atrio central se aprecia la imagen principal en el lado izquierdo del Santuario, acompañada por imágenes de la vida y pasión de Cristo hechas en tapices tejidos en San Pedro de Cajas.

Festividad


Si bien la fiesta se produce esencialmente en mayo, hay ciertas actividades que se desarrollan con anticipación, entre ellas cabe destacar por su contenido simbólico, el acopio de leña para la preparación de los alimentos.

La fiesta se desarrolla en tres partes: la víspera, el día central y el despacho. Durante la mañana del día de víspera, el mayordomo acostumbra dar el cumplido, un ofrecimiento de panes, golosinas y chicha de jora que ofrece a quien haya sido escogido como su sucesor para la fiesta del año siguiente.


En la actualidad la fiesta dura todo el mes de mayo y, en algunos casos, se prolonga hasta el mes de junio o meses siguientes. Su culto es conocido en todo el Perú e incluso ha traspasado fronteras, estableciéndose hermandades del Señor de Muruhuay que organizan sendas actividades religiosas y culturales en honor a esta venerada imagen.


En el 2017 la festividad del Señor de Muruhuay fue declarada Patrimonio Cultural de la Nación por el Ministerio de Cultura.

(FIN) LZD/MAO

También en Andina:



Publicado: 2/5/2018