Andina

“Quiero hacer justicia ambiental desde la OEFA”

Servidora pública de carrera labora en el Estado desde los 21 años

Gerente general de OEFA, Miriam Alegría Rojas, asegura que el equipo de fiscalizadores de la institución es de primera. ANDINA/Melina Mejía

Gerente general de OEFA, Miriam Alegría Rojas, asegura que el equipo de fiscalizadores de la institución es de primera. ANDINA/Melina Mejía

10:20 | Lima, jul. 18.

Miriam Alegría Zevallos es gerente general del Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA). En lo que va del año, su gestión ya resolvió 72 emergencias ambientales a escala nacional, incorporó a la institución al régimen del Servicio Civil y su objetivo es lograr que la OEFA sea referente mundial en fiscalización ambiental.

Creció en el campo alejada de la civilización, recuerda Miriam, a 12 kilómetros de Ayaviri, en Puno, rodeada de cerros color café. Las vastas plantaciones de ichu sobre ellos les daban esa tonalidad peculiar que aún conserva en su memoria. 

El contacto con la naturaleza en aquellos primeros años de su vida le dieron sentido a su existencia, pues protegerla de los males que las industrias desatan contra ella es su bandera de lucha hoy.

Desde el 2017 es gerenta general del OEFA y se ha propuesto modernizarlo para elevarla a categoría mundial en materia de fiscalización ambiental. Es posible, sostiene, porque cuenta con profesionales calificados y una estructura institucional moderna.

Servidora Pública

En lo que va del año ya atendió 72 emergencias ambientales, por ejemplo, de las cuales Tucari es un caso emblemático. En Moquegua determinó que esa unidad minera de la empresa Aruntani cerrara por contaminar ríos, amenazar la salud de la población e incumplir medidas de prevención, cuenta.

“Contamos con procesos administrativos online que han reducido el tiempo de los trámites y por ende las comisiones de trabajo llegan más rápido a las emergencias que se concentran sobre todo en Junín, Ica, Puno, Moquegua e Iquitos. Además, gracias a la reorganización institucional tenemos los profesionales que necesitamos para estas tareas”.

Justicia ambiental 


Miriam es abogada formada en las aulas de la Universidad Nacional San Antonio Abad del Cusco (UNSAAC). Fue alumna aplicada desde la escuela y sus padres vieron en ella a una futura médica, orgullo de la región cusqueña. 

Pero ella estaba llamada a hacer justicia ambiental, y mientras esperaba su cola para inscribirse en la facultad de medicina, un instante de lucidez cambiaría su elección hacia la carrera de abogacía. No se arrepintió en ningún momento de hacerlo.

Servidora pública

Miriam se forjó en la administración pública. Desde los 21 años sintió que era el mejor lugar para hacer realidad ese mandato justiciero. Dejó la ciudad de los incas para instalarse en Lima e intentar construir su propia historia.

Como su interés siempre se relacionó con los recursos naturales y los derechos socioambientales trabajó en el Instituto Minero y Metalúrgico (Ingemmet) y el Servicio Nacional de Certificación Ambiental (Senace), entre otros. 

Hoy es una experta en fiscalización y gestión ambiental que ambiciona ser evaluada por la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) para conseguir que el OEFA sea un paradigma internacional.

“No es sencillo, hay una cuota de sacrificio y perseverancia para cumplir con objetivos que mejoren el funcionamiento de las instituciones. Nuestra tarea de fiscalización es de primera. Me siento satisfecha y contenta con mi trabajo. Yo no he venido a calentar asientos”. Miriam es una mujer que toma grandes decisiones.

Hoja de vida


-Es Abogada graduada por la UNSA del Cusco.

-Tiene estudios de Maestría en Derecho con mención en Derecho Civil de la PUCP y Maestría en Derecho Constitucional de la UNFV. 

-También acumula estudios de especialización en diversos temas vinculados a la gestión pública, derecho administrativo, ambiental, minero y energético.

(FIN) DOP/ SMS

Publicado: 18/7/2019
Loading...

Te puede interesar