Andina

Ocho de cada 10 trabajadores quieren un mejor balance entre la familia y el trabajo

.

.

16:30 | Lima, feb. 17.

Según el estudio Lo que los trabajadores quieren de ManpowerGroup, ocho de cada 10 trabajadores priorizan tener un mejor balance entre la familia y su trabajo, eligiendo solo asistir a sus oficinas de dos a tres veces por semana.

“Ahora es nuestra oportunidad para crear un futuro que esté más cerca de lo que sabemos que los trabajadores han querido desde hace tiempo: más flexible, más virtual, con más confianza, permitiéndoles combinar mejor el trabajo y su hogar, y demostrando que pueden trabajar desde cualquier lugar”, sostuvo la directora de Gestión de Talento de ManpowerGroup Perú y Chile, Cynthia Sánchez.

En este contexto, la experta en recursos humanos, comparte cinco recomendaciones para que tanto empleadores y colaboradores unan objetivos y lineamientos en favor de una mejor normalidad para todos y todas: 

1. ¿Es oportuno volver a las oficinas? Las tareas que pensamos que nunca se podrían hacer de forma remota se han transformado de la noche a la mañana: por lo que ahora es un buen momento para preguntar ¿por qué regresar? ¿Qué necesitan los gerentes para liderar de forma remota? ¿Cómo pueden los trabajadores ser más productivos en casa? Estas interrogantes ayudarán a comprender mejor las necesidades de las personas evitando así, suposiciones y sesgos en la ejecución.


2. La era de las habilidades. Comunicación, adaptabilidad, integridad, pensamiento analítico, resiliencia, empatía son imprescindibles son las habilidades que necesitamos y buscamos el día de hoy. Debemos capacitarnos de manera constante. Los líderes deben fomentar y promover el aprendizaje remoto en temas alineados con las habilidades que su empresa necesita o el entorno en el que nos encontramos.

3. Flexibilidad y equilibrio para todos. Ofrecer a los empleados la oportunidad de trabajar de forma remota no es la única forma de permitir que las personas trabajen de manera flexible y equilibren el trabajo y el hogar. Para los roles que deben realizarse en el lugar de trabajo, se recomienda ofrecer tiempos de inicio y finalización escalonados, una programación más flexible y comprender las prioridades que las personas deben equilibrar para realizar su trabajo.

4. Bienestar físico y emocional como prioridad. Los sentimientos de aislamiento, estrés, miedo y ansiedad serán un legado del covid-19, y también lo serán nuestras reflexiones sobre el valor de la salud, el bienestar, la familia y la comunidad. Se debe priorizar el bienestar emocional con la misma importancia que los protocolos de salud, para garantizar que las personas estén seguras, saludables y productivas.

5. Fomentar la resiliencia. Las empresas necesitan generar confianza, escuchar a las personas, responder a sus necesidades y ayudar a los trabajadores a priorizar y recargar energías. Cuando el estrés va en aumento y la preocupación en la mente de nuestros equipos es mantener su trabajo y mantenerse sanos al igual que sus familias, es fundamental contar con un liderazgo remoto fuerte, una comunicación transparente y frecuente y una cultura adecuada híbrida entre el lugar de trabajo y el hogar para un bienestar accesible.

“En estos tiempos impredecibles, una cosa es cierta: esta crisis debería ser un catalizador para un nuevo futuro del trabajo, más flexible, más diverso y orientado al bienestar de lo que jamás podríamos haber imaginado. Aprovechemos esta coyuntura para construir organizaciones que ofrezcan oportunidades para muchos y no sólo para unos cuantos”, aseveró Sánchez.

Más en Andina:



(FIN) NDP/VLA
JRA

Publicado: 17/2/2021
Loading...