Andina

Loreto: conoce la “Isla de los monos”, centro de protección de esta especie vulnerable

Ubicado a 30 km. de Iquitos, conserva ejemplares de seis tipos de primates amazónicos

ANDINA/Vidal Tarqui

13:33 | Loreto, set. 28.

Por Luis Zuta Dávila

A 30 kilómetros al este de la ciudad de Iquitos, capital de la región Loreto, existe un refugio que pone a salvo, rehabilita y luego libera en su hábitat natural a los primates amazónicos en peligro de extinción por la caza furtiva y la deforestación. A continuación, conozca la “Isla de los monos”, un ejemplo de conservación de la biodiversidad y del turismo sostenible.

Este centro de rescate privado, de 20 hectáreas de extensión y circundado por pequeños ramales del majestuoso río Amazonas –el más caudaloso del planeta-, pertenece a Gilberto Guerra Reátegui y se encarga, desde agosto de 1997, a cuidar de simios, generalmente crías, que fueron rescatados de traficantes por las autoridades.


También llegan a la isla primates que fueron encontrados por personas comprometidas con la preservación de la biodiversidad, quienes encontraron a antropoides lastimados tras escapar de cazadores furtivos.

Aníbal, guía y cuidador de este albergue temporal donde los aullidos y gruñidos de los primates se sobrepone por momentos al canto de las aves y al silencio del bosque, precisó a la Agencia Andina que actualmente se atiende a más de 20 ejemplares de seis tipos de mono amazónico: “aullador” (Alouatta seniculus), “leoncito” (Cebuella pygmaea), “tití”, “tocón” o “ardilla” (Saimiri sciureus), “saki”, “huapo negro” o “parahuaco negro” (Pithecia monachus), “choro barrigudo” o “barrigudo gris” (Lagothrix lagothicha); y “maquisapa” o “mono araña” (Ateles).


Refirió que durante los primeros ocho años de funcionamiento del centro de rescate, se priorizó la recuperación del bosque, sembrando árboles oriundos y frutales para poder crear un ambiente sustentable y sostenible para garantizar el bienestar de los simios.

Tras la construcción de la infraestructura básica, con espacios especiales para la rehabilitación, cuidado y recuperación final de los monos con problemas de salud, se empezó a principios de este siglo a recibir los primeros ejemplares, cuya estancia varía según las condiciones de deterioro físico que presenten. Hasta ahora han pasado por la isla centenares de primates arrancados de las fauces de la extinción.


Fases del cuidado


El cuidado de los simios comprende tres fases definidas: rescate, rehabilitación y liberación. Primero el ejemplar pasa por el control de un veterinario, quien emite un diagnóstico, dictamina las condiciones del animal y si necesita o no un tratamiento.


La desnutrición es un factor típico que se observa en las crías después de haber sido separados de la leche materna, por lo que se busca asegurar la suficiente cantidad de nutrientes y vitaminas que permitan que recupere peso y buena salud.

Rehabilitación


Una vez que el primate está en óptimas condiciones de salud es introducido a la isla para que pueda integrarse a las otras comunidades de monos. A los monos jóvenes se les dedica más tiempo para que ganen fortaleza y confianza, dejándolos sueltos en el bosque, aunque teniendo los debidos cuidados y precauciones.


Mientras permanecen en el albergue, los monos interactúan con sus cuidadores e incluso pierden el temor de acercarse a los visitantes, en especial las crías hembras, por lo que pueden trepar por manos y brazos y recostarse sobre los hombros o cabeza de quienes se animan a alimentarlos y recibirlos con cariño.


Liberación


El proceso culmina con la liberación de los monos, como lo exige la legislación sobre fauna silvestre. Para la liberación se necesita estudios previos del hábitat para determinar la sostenibilidad y estado del mismo. 

En vista que la rehabilitación, cuidado y proceso de liberación demandan recursos económicos significativos, y a fin de hacer autosostenible el centro de rescate, este se financia con los ingresos generados por el turismo, así como por donaciones.


Turismo sostenible


Quienes deseen visitar la Isla de los monos tienen varias opciones. Un “Full day” donde los visitantes pueden jugar y alimentar a los monos, tener un paseo por el bosque, tomar un refrescante baño en el río y almorzar en el albergue, tiene un costo desde 100 dólares por persona.


Hay también estancias de 2 días y 1 noche, tiempo en que además de las actividades ya mencionadas, se puede pescar, realizar una caminata nocturna, y tener almuerzo y cena. En este caso, la tarifa es de 140 dólares por persona.

Las estancias de 3 días y 2 noches cuestan 300 dólares por persona, mientras que las de 4 días y 3 noches cuestan 360 dólares por persona.

Programa de voluntariado


Existe un programa de voluntariado para quienes desean formar parte del equipo de cuidadores del centro de rescate y vivir una experiencia única y enriquecedora. Para ser voluntario no se necesita experiencia, solo la pasión y el compromiso con el cuidado de animales, expresó Aníbal.


Sostuvo que dentro de los deberes de los voluntarios están la alimentación y cuidado de los monos. Si se tiene una iniciativa o se desea implementar un proyecto específico en la isla, se debe plantear la propuesta a los administradores.
Para el programa de voluntariado se exige una estancia mínima de 5 días y tiene un costo de 25 dólares por día. La contribución cubre la alimentación, hospedaje y enseñanza sobre el cuidado de los simios.


Cómo llegar


Antes de visitar la “Isla de los monos”, es recomendable comunicarse con los propietarios o visitar su oficina en la ciudad de Iquitos para coordinar los términos de la estancia. Las embarcaciones fluviales parten generalmente del puerto Productores o del terminal Bellavista-Nanay, en la zona portuaria de la ciudad. Desde allí se traslada a los turistas hasta el embarcadero de Varadero, en la localidad de Mazán. El viaje por el río Amazonas hasta el centro de rescate tomará alrededor de 25 minutos.


La tarifa promedio en bote deslizador (con capacidad para 12 a 20 pasajeros y motor de mediana potencia) hasta el puerto de Varadero asciende a 15 soles por persona, mientras que en “peque peque” (embarcación casi plana construida con madera e impulsada con un motor fuera de borda de baja potencia) el costo es de 5 soles. El boleto de ingreso a la isla es de 20 soles por persona, de cualquier edad. La atención es todo el año, en el horario de 8:00 a 16:00 horas.

Qué llevar


Se recomienda vestir camiseta manga larga y pantalón para evitar la picadura de mosquitos (se recomienda evitar el repelente de insectos porque puede causar daños a los monos), así como portar agua embotellada, sombrero o gorra, bloqueador solar y lentes con filtro ultravioleta dado el intenso calor existente. Se permite llevar cámaras fotográficas y de video, así como frutas (uvas, sandía, piña, camu camu) para alimentar a los monos, siempre bajo supervisión de los guías y cuidadores.  


(FIN) LZD/MAO
JRA

También en Andina:



Publicado: 28/9/2017
Loading...