ONPE Elige local MOVIL
Andina

INSN-Breña: niño con autismo superó mal congénito y fue dado de alta entre aplausos

Tras haber pasado cinco meses hospitalizado con fuertes dolores y un difícil diagnóstico

ANDINA/Difusión

ANDINA/Difusión

21:30 | Lima, ago. 10.

Entre aplausos y la satisfacción de haber salvado una vida, el equipo de médicos, enfermeras y técnicas del Instituto Nacional de Salud del Niño (INSN) de Breña celebraron que José Salvador, un niño con autismo y un mal congénito, esté listo para volver a casa, informó el nosocomio.

Puedes leer:

Tras haber pasado cinco meses hospitalizado con fuertes dolores y un difícil diagnóstico, ahora el pequeño de 11 años, está recuperado y deberá continuar en su hogar con el tratamiento médico establecido debido a su condición congénita de intestino inmaduro y trastorno del espectro autista


Sandra Schult Montoya, pediatra del servicio de Medicina “D” del INSN-Breña, indicó que el menor ingresó con episodios de dolor abdominal intenso, que le producía llanto permanente y además, presentaba cuadro febril; por ello recibió tratamiento antibiótico inmediato, mientras los especialistas buscaban la causa del malestar.

Puedes leer:

Por la complejidad del caso, se realizó un manejo multidisciplinario, con la intervención de pediatras y las especialidades de Gastroenterología, Inmunología, Nutrición, Anatomía Patológica, soporte de la Unidad de Cuidados Paliativos y Cirugía General, que operó en dos oportunidades al pequeño.

Tras los estudios, también realizados en el extranjero, se encontró que existía una inmadurez en su intestino, ocasionando que no funcione adecuadamente; con ese diagnóstico ahora recibe un tratamiento adecuado, que le ha permitido, además, subir de peso.

Antes de su hospitalización tenía menos de 18 kilos. Ahora, come con buen apetito y se va casa con una dieta especial.


José Salvador se ha convertido en una razón y motivación para trabajar, no solo para la dra. Schult Montoya, sino para todo el personal asistencial que se encuentra en la primera línea de atención durante la pandemia por covid-19.

Por su lado, Cintia Paola, madre del menor, no pudo contener las lágrimas al recordar los momentos tan difíciles que vivió al inicio; sin embargo, ahora se encuentra más tranquila y muy agradecida con el personal médico y enfermeras. 

“Muchas gracias por su apoyo incondicional conmigo y con mi hijito, mil bendiciones y siempre los voy a llevar aquí en mi corazón”, manifestó.

Más en Andina:



(FIN) NDP/LIT

Publicado: 10/8/2021