ONPE Elige local MOVIL
Andina

Donación de órganos, un gesto de amor que puede salvar muchas vidas, incluso la suya

Este año apenas se lograron alrededor de 150 trasplantes. El promedio de años anteriores superaba los 500 casos.

ANDINA/Jhonel Rodríguez Robles

ANDINA/Jhonel Rodríguez Robles

12:29 | Lima, ene. 1.

¡Qué mejor regalo que donar vida! El tiempo transcurre y con él, las esperanzas de muchos pacientes que a pesar de la larga espera por un donante, no se desaniman. Son niños, jóvenes y adultos que forman parte de los más de 3 mil asegurados que aguardan la posibilidad de continuar viviendo gracias a la donación de órganos.

Es una lucha diaria y muy sacrificada, razón por la cual el Seguro Social de Salud decidió reforzar las unidades de procura a nivel nacional a fin de captar más donantes y devolverles la esperanza a quienes necesitan un órgano para vivir. 

No todos los casos son iguales, para los trasplantes de corazón e intestino es obligatorio un donante cadavérico, de igual manera que para un trasplante de córnea. 

Se recomienda que pulmón y páncreas sean también de donante cadavérico; sin embargo, se han podido realizar trasplantes con donantes vivos. El hígado es el órgano más difícil de trasplantar. En todos es fundamental la compatibilidad del grupo sanguíneo. Para algunos órganos importa el tamaño del donante en relación al receptor (corazón, pulmón e intestino). Finalmente, para donantes vivos se recomienda que sea un familiar, aunque no es obligatorio.

Trasplantes de riñón

Sucede algo muy peculiar en los trasplantes de riñón donde se debe hacer la inmunocompatibilidad, es decir buscar el parecido inmunológico entre los linfocitos (células de respuesta o de defensa) del donante con el receptor. Esto se hace para buscar a la pareja más parecida, dado que son muchos pacientes en espera y no hay otra manera de seleccionarlos.


Los trasplantes dependen precisamente de la aceptación de los familiares que deciden desprenderse de prejuicios, creencias y entregan los órganos de sus seres queridos para lograr que otro ser humano siga viviendo. O también del acto de amor de un ser que en vida ofrece su órgano para salvar de la muerte a otra persona. 

Durante este año de pandemia 137 pacientes fueron trasplantados, solo el 25% de lo que fue el año pasado, que se lograron 500. 

Nueve vidas

Todos los casos de pacientes que esperan encontrar a su salvador, son historias diferentes, una tal vez más triste que la otra, lo único cierto es que, sin ese donante, su vida corre peligro. La presidenta ejecutiva de EsSalud Fiorella Molinelli hizo un llamado para sensibilizar a la población sobre la donación de órganos.


“En esta época donde nos reunimos en familia es importante reflexionar sobre la importancia de la donación de órganos, no solo es poner SI, en nuestro DNI, si no sensibilizar a nuestras familias para que respeten esa decisión una vez que lo hemos puesto en nuestro documento de identidad. Una persona puede donar hasta 9 órganos, 9 vidas que se salvan, dar vida más allá de la vida, ese es el mensaje”, sostuvo la titular de EsSalud.


Mauro tiene 11 años y padece de una enfermedad renal crónica, en el 2017 fue su propia madre quien le donó uno de sus riñones y logró salvarle la vida, la felicidad que en ese momento produjo la donación, hace unos meses se vio resquebrajada, una enfermedad llamada polomavirus infectó su riñón y hoy necesita un nuevo donante. El menor ahora recibe hemodialisis 4 veces por semana, espera junto a su madre un donante, que les quite la angustia y la desesperación. Maurito no pierde la fe.

No pierden la fe

“Tengo fe que va a llegar ese riñón a mí porque me siento triste, yo no quiero estar así”.

“Si hubiera un donante tanto para mi sobrino como para cualquier otro niño sería muy feliz porque le están dando una nueva vida y si por mi fuera yo le donaría mi riñón, hay que tener fe, vamos hijito tu puedes” sostuvo muy emocionada la tía del pequeño.


De igual manera, Robhino de 13 años, quien sufre una enfermedad renal crónica, está en lista de espera desde hace 1 año y desde hace 7 largos años se realiza sesiones de diálisis. Confía también al lado de su madre, que alguien pueda donar el riñón que necesita.

“Que donen, que pongan si en su DNI y van a salvar un montón de vidas como a mi hijo o a muchas personas. Él no puede jugar ni saltar, tiene dificultades. Donen por favor".

Junto a los menores también estuvo Aytana, una hermosa niña a quien su madre le donó uno de sus riñones y logró salvarle la vida.

Pequeños guerreros que luchan contra el tiempo. Dar vida, más allá de la vida.

Más en Andina: 

(FIN) NDP/KGR

Publicado: 2/1/2021