Andina

Descubren en las nubes de Venus un gas presente en la Tierra y estas son las hipótesis

La detección de fosfina no supone una prueba robusta de vida, aclara la investigación.

Foto: AFP

Foto: AFP

11:09 | Lima, set. 14.

Un grupo de investigadores constató la "presencia aparente" en las capas nubosas de Venus de fosfina, un gas existente en la Tierra, y su procedencia podría deberse a un fenómeno desconocido o a una forma de vida, según un estudio publicado el lunes en Nature Astronomy.
 
Es la primera vez que se halla fosfina (o fosfano) en uno de los cuatro planetas telúricos del Sistema Solar, "al margen de la Tierra", indicó a la AFP Jane S. Greaves, profesora de astronomía de la Universidad de Cardiff, que dirigió el estudio difundido esta mañana.

El gas fue detectado mediante la observación de la atmósfera venusiana con la ayuda de dos radiotelescopios. "Podría proceder de procesos desconocidos de fotoquímica o geoquímica, o por analogía, de la producción biológica de fosfina en la Tierra, gracias a la presencia de vida", explica el estudio. 


Este compuesto se halla también en planetas gigantes gaseosos del Sistema Solar, pero no es de origen biológico.

La presencia de fosfina, un compuesto altamente tóxico, no sorprende en la atmósfera infernal del segundo planeta más cercano al Sol, compuesta en un 97% de gas carbónico.

En su superficie, la temperatura es de un promedio de 470 ºC, con una presión más de 90 veces superior a la de la Tierra.

Pero es en la espesa capa de nubes hiperácidas que cubren Venus hasta unos 60 km de altitud que el equipo de Greaves supone que se pueden hallar las moléculas.

"Ahí, las nubes son 'templadas', alrededor de 30 ºC", según el estudio, que no excluye que el gas se forme a una altitud más baja y caliente antes de elevarse.


Aún no se puede confirmar si es signo de vida

Pero, ¿de dónde procede? Greaves, que confía en "haber tenido en cuenta todos los procesos susceptibles de explicar su presencia en la atmósfera de Venus" antes de descartarlos, cree que solo queda como hipótesis un proceso desconocido o una forma de vida.

En este último caso, "creemos que tendría un tamaño pequeño, para flotar libremente", explica la científica, cuyo estudio "insiste en que la detección de fosfina no supone una prueba robusta de vida, sino que solo constata una química anormal inexplicada". 

Por ello, Greaves y sus colegas abogan por una observación más precisa de este fenómeno, mediante un telescopio espacial o bien una nueva visita por sonda de Venus o de su atmósfera.   

La Real Sociedad Astronómica (Royal Astronomical Society) dio a conocer las preguntas y respuestas clave en marco de esta investigación:

¿Por qué este descubrimiento es interesante?
La cantidad de fosfina que se ha detectado es relativamente grande. En la Tierra, la fosfina puede resultar de procesos naturales como los rayos y la actividad volcánica, pero solo en pequeñas cantidades. Los únicos procesos conocidos que producen fosfina en la Tierra en cantidades similares son de origen biológico. 

¿Significa que hay vida en Venus?
No. Lo emocionante es que esta es la primera detección de un posible signo de vida para el que no tenemos una explicación alternativa plausible. Eso no significa que definitivamente haya vida debido a que podría faltar algún otro método para producir fosfina en las cantidades requeridas, pero es una posibilidad que necesita más investigación.

¿Qué más podría haber producido fosfina en Venus? 
Los rayos o la actividad volcánica pueden producir pequeñas cantidades de fosfina en la Tierra. La molécula también puede ser liberada por meteoritos o generada por procesos exóticos como la interacción con el viento solar . Sin embargo, estos solo producen cantidades muy pequeñas, mucho menos de las que serían necesarias para explicar las observaciones.  

¿Podría ser simplemente contaminación de sondas anteriores? 
Una serie de sondas fueron enviadas a Venus durante los años 60, 70 y 80.  Existe la posibilidad de contaminación, pero es muy poco probable que puedan producir la cantidad de fosfina que vemos en estas observaciones. Muy pocos organismos en la Tierra producen fosfina, y muy pocos, si es que hay alguno, son capaces de sobrevivir en las condiciones extremas de las cubiertas de nubes de Venus. Esto hace que sea muy poco probable que se trate de una contaminación biológica de la Tierra.

¿Qué investigación adicional se necesitaría para confirmar vida o descartarla? 
La mejor forma de hacerlo sería detectar directamente la vida misma. En última instancia, esto implicaría volver a visitar Venus con sondas, que realizarían mediciones en la atmósfera del planeta y, potencialmente, traerían muestras a la Tierra para su posterior análisis.

Revisa más noticias sobre ciencia, la tecnología y la innovación en la Agencia Andina. 

Más en Andina:


(FIN) AFP /  NDP/ SPV

Publicado: 14/9/2020
Loading...