Andina

Así fue divisado Neptuno desde el Observatorio Astronómico de Moquegua

El nuevo integrante de la familia solar fue descubierto el 23 de septiembre de 1846.

Foto: Conida

Foto: Conida

10:20 | Moquegua, set. 14.

Este viernes 11 de septiembre, a las 3:26 pm (hora peruana), el planeta Neptuno estuvo en oposición, es decir, en un lugar del cielo diametralmente opuesto al del Sol, dentro de la constelación Aquarius.

Con motivo de la oposición de Neptuno, el Observatorio Astronómico de Moquegua del Conida capturó una imagen de este planeta con la finalidad de compartirla con todos sus seguidores de las redes sociales. 

En el momento de dicha captura, el planeta se encontraba a unos 4327 millones de kilómetros de la Tierra y tenía un tamaño aparente de 2.36’’ (segundos de arco). ¡Imaginen tratar de distinguir una naranja, de unos 10 cm de diámetro, desde una distancia de 250 km! Así de complicado es explorar estos lejanos astros desde nuestro mundo, revela Conida en un comunicado.


Lo que se conoce de Neptuno
Neptuno es el último, el más lejano planeta del Sistema Solar. Antes de que los científicos pudieran observarlo directamente, se predijo su existencia matemáticamente, usando la denominada ley de la gravitación universal de Sir Isaac Newton. 


En la primera mitad del siglo XIX, las irregularidades en el movimiento de traslación del planeta previo, Urano, desconcertaban a los astrónomos. Algunos sugerían que Newton se había equivocado y que su teoría de la gravedad necesitaba modificarse en consecuencia para de esta forma resolver los problemas. 


Otros consideraban que la razón por la que Urano se comportaba como se observaba era porque existía otro planeta más allá, que no había sido descubierto hasta esa fecha y que con su masa gravitatoria, aplicando las mismas leyes de Newton, perturbaba o modificaba ligeramente el movimiento de Urano. 

En efecto, se hicieron cálculos para determinar, a partir de las observaciones de Urano, dónde podría estar el nuevo planeta causante de todas las inexplicadas irregularidades. 


En especial, Conida destaca los cálculos hechos por Urbain Jean Joseph Le Verrier, quien entonces predijo a dónde debían apuntar los telescopios para visualizar por fin al supuesto planeta. Fue Johann Gottfried Galle el que, desde el Observatorio de Berlín, siguiendo las predicciones de Le Verrier, descubrió al nuevo integrante de la familia solar el 23 de septiembre de 1846.

Neptuno, en los días anteriores y posteriores a su oposición, guarda con la Tierra una configuración tal que su distancia a nuestro planeta es grosso modo la más pequeña que se tiene durante el año, como se bosqueja en la imagen. 

En realidad, la variación de esta distancia no es tan marcada, cuando consideramos la inmensa escala del Sistema Solar, pero Neptuno igual tendrá un tamaño y un brillo relativamente destacados en el firmamento, los máximos del 2020, adecuados como para hacerle provechosas observaciones con un telescopio de potencia modesta.


Revisa más noticias sobre ciencia, la tecnología y la innovación en la Agencia Andina. 

Más en Andina:


(FIN) NDP/ SPV

Publicado: 14/9/2020
Loading...