Andina

Desarticulan banda dedicada al robo de contenedores con mercadería valiosa

Operaba en aeropuerto Jorge Chávez y estaba integrada por coronel PNP

Gracias a un megaoperativo liderado por el personal de la fiscalía y la Diviac se logró desarticular la organización criminal conocida como los Rápidos y Elegantes del Aeropuerto, en el que participaba un coronel de la Policía y 12 personas más, quienes fueron detenidos esta madrugada.Foto: Mininter

10:38 | Lima, dic. 5.

Gracias a un megaoperativo liderado por el personal de la Fiscalía y la Diviac, esta mañana se desarticuló la organización criminal "Los rápidos y elegantes del aeropuerto", en el que participaba un coronel de la Policía y 12 personas más, todas las cuales han sido detenidas.

La organización delincuencial interceptaba los camiones que salían del almacén de la empresa Talma, secuestraba a sus ocupantes, desactivaban el GPS y huía con los productos. Posteriormente, los secuestrados eran liberados en una zona lejana y la mercadería era vendida hasta por un 60% más de su valor normal.

La banda estaba liderada por Giancarlo Jesús Panizo Cotillo (35), alias “Nacho” o “Negro”, quien se encargaba de planificar, coordinar y ordenar la ejecución de los robos agravados, tenencia ilegal de armas de fuego y otros delitos conexos.

En tanto, el efectivo policial detenido es el coronel PNP Manuel Ibárcena Escalante, secretario en el Estado Mayor de la Policía, quien de acuerdo con las primeras informaciones, se encargaba de brindar datos importantes sobre el tipo de mercadería de los contenedores que salían del terminal aéreo del Callao.

Mininter

Ibárcena Escalante, detenido por personal de la fiscalía y la Diviac, ya habría estado involucrado en una serie de delitos desde el año 2000, los mismos que provocaron su baja de la institución y su huida hacia la ciudad de Arequipa. Sin embargo, tras su regreso a Lima su caso volvió a fojas cero e incluso logró ascender. 

En el año 2018, dicho efectivo habría sido designado para laborar en la Dirección antidrogas en el Callao, desde la cual habría extorsionado a narcotraficantes.
 
En declaraciones a la prensa brindadas esta mañana, el Director Nacional de Investigación Criminal de la Policía Nacional del Perú, Neyre Rodríguez, informó que el coronel intervenido está colaborando con las investigaciones. "Ya se inició el proceso para separarlo de la institución y en 15 días debe haberse acreditado el nivel de su participación en este importante caso". 

Durante el operativo -desarrollado en Surquillo, Barranco y  Surco- se encontraron armas de fuego de largo alcance, municiones, documentos y vehículos que eran usados para los atracos. 


Esta organización robaba de contenedores y/o furgones mercadería valiosa como celulares de última generación, laptops, videojuegos, relojes, entre otros productos que proceden por vía aérea y son almacenados en la empresa logística “Talma”.

Robos de gran magnitud


Una serie de grandes robos se han vinculado con esta organización criminal. En octubre del 2016 se registró un robo de 350,000 dólares en el distrito de San martín de Porres. El camión transportaba un lote grande de teléfonos celulares.  Al mes siguiente del mismo del año se registró una segunda denuncia por el robo de un camión con 1,000 tablets valorizada más de 200,000 dólares. Esta vez el atraco se registró en la avenida Argentina. 

Un tercer robo atribuido a esta banda ocurrió en agosto de 2017. Aquella vez lograron hacerse con un camión interceptado en la avenida Colonial con 433 cajas de prendas de vestir por un monto de 290,000 dólares. Ese mismo mes robaron también un lote de equipos de videojuegos valorizado en un millón 400,000 dólares. El camión fue interceptado en el distrito de San Miguel. 

En enero del año pasado se registró un nuevo robo de un camión con el mismo tipo de mercadería valorizada en 450,000 dólares. 

¿Cómo operaban?


Los delincuentes obtenían información sobre la salida de mercadería valiosa de los almacenes de la empresa “Talma” (placa del camión o furgón, hora de salida, tipo de mercadería a transportar).

El primer grupo (ejecutores directos) detenían el vehículo con la mercadería para posteriormente tomar posesión, bloquear el GPS y retener a las víctimas. A veces se hacían pasar como policías deteniendo los vehículos para posteriormente asaltar y cometer sus delitos. 

El vehículo con la mercadería era trasladado a una base temporal (almacén y/o cochera) para trasbordar dicha mercadería a otro vehículo. En tanto, las víctimas retenidas son liberadas en un lugar alejado y opuesto. 

El segundo grupo (ejecutores indirectos) era la de contención, simulaban ser conductores de vehículos ocasionales, causando tráfico para la fuga del primer grupo, hasta que se retiren del lugar.

Luego de varios días, a través de los receptadores la mercadería robada era colocada en establecimientos comerciales formales, donde se simulaba su procedencia lícita, obteniendo como ganancia el 60% del precio real.


Más en Andina: 

(FIN) KGR/RRC

Publicado: 5/12/2019
Loading...