Andina

¡Cuidado! Trabajo o estudio virtual en cuarentena pueden ocasionar problemas de visión

Especialista brinda recomendaciones

INTERNET/Medios

INTERNET/Medios

05:30 | Lima, jun. 26.

La vida en cuarentena puede ser dura para la vista. Entre trabajar desde casa, asistir a una escuela virtual y comprar en línea, casi todos los días estamos mirando computadoras y dispositivos digitales más que nunca, sin tener en cuenta los problemas que pueda generar en la visión.

A partir de marzo, los adultos y niños pasamos más de 14 horas al día mirando pantallas, un gran salto respecto a las horas que se solían a usar en esta actividad en periodos prepandemia. 


Especialistas de Oftalmosalud señalaron que la fatiga visual relacionada con el uso excesivo de dispositivos digitales está marcada por síntomas que pueden incluir ojos secos, adoloridos, visión borrosa, ardor, escozor o enrojecimiento.

Asimismo, ojos llorosos, la sensación de tener arena o un cuerpo extraño en la superficie. 

Cuando usamos una pantalla no parpadeamos con la misma frecuencia impidiendo así la lubricación natural de los ojos llevando a que se sequen, resultando en posibles afecciones oculares más serias.

Los efectos suelen ser temporales y no conducen a daños duraderos. El parpadeo natural distribuye lágrimas por toda la superficie del ojo manteniendo así la lubricación perfecta.  
 
¿Entonces qué debemos hacer? 

Tómese un descanso 20-20-20: Cada 20 minutos, mueva los ojos para mirar un objeto a una distancia de al menos 20 pies durante al menos 20 segundos, lo cual relajara los músculos de la acomodación relajando así sus ojos aún más.

Es un poco como levantarse y estirarse, excepto que esto es estirar los pequeños músculos de los ojos que se están esforzándose para concentrarse en algo cercano. 

A medida que las personas envejecen, los músculos de los ojos deben esforzarse más para enfocar de cerca, por lo que, si tiene más de 40 años, las gafas de lectura pueden aliviar la tensión en los ojos. 

Configure su pantalla correctamente: asegúrese de mirar nivelado o ligeramente hacia abajo en la pantalla de una computadora. Cuando miras hacia arriba, tus ojos están más abiertos, el párpado superior se abre un poco más, por lo que terminas con la parte inferior del ojo más expuesta al aire. Mirar constantemente hacia abajo, por otro lado, puede provocar tensión en el cuello. 
 
Los especialistas indicaron que el buen contraste también es importante. Opte por letras negras sobre fondo blanco o lo contrario, y no se siente con una ventana brillante detrás de usted, lo que causará deslumbramiento en la pantalla. 
 
Médicos de Oftalmosalud recomendaron que el uso de lágrimas artificiales especialmente si no tienen perseverante, sea una gran solución para mantener su salud ocular en tiempos de cuarentena; pero si necesita las gotas más de cinco veces al día, consulte al oftalmólogo para determinar si hay un problema. 
 
El uso de alta luminosidad en el teléfono, tabletas o en el PC, especialmente en la noche, podría afectar aún más sus ojos, incluso predisponerlos a desarrollar patologías en retina. 

Cambiar a tonos de pantalla más cálidos por la noche, con menos luz azul en el ambiente natural en la noche, no solo protege sus ojos sino que además le indica al cerebro que comience a producir más melatonina que le permitiría dormir plácidamente.

Muchos dispositivos, incluido el "Night Shift" de Apple y el "Night light" de Microsoft, ofrecen esta opción más fácil de usar. 
 
Atención especial a pacientes en riesgo

Con el propósito de atender de manera segura y bajo estrictas medidas de bioseguridad, Oftalmosalud ha implementado una de sus sedes exclusivamente para aquellos pacientes catalogados de riesgo por padecer de hipertensión, diabetes y/o sean personas de la tercera edad; así como, personas que tengan afección crónica renal. 

La sede destinada a dicho grupo es la que se ubica en avenida El Polo, la cual atenderá solo 20 pacientes al día con un espacio de tiempo amplio entre cada paciente. 
 
Para mantener las medidas de bioseguridad necesarias, los ambientes serán desinfectados de manera extrema cada hora y se contará con personal especialmente capacitado para la atención de la población en riesgo, tales como niños y personas de la tercera edad.

Al ingresar cada paciente se deberá lavar las manos hasta los codos, aplicar gel, desinfectar el calzado; en seguida se le tomará la temperatura con un termómetro de no contacto, y deberá llevar mascarilla y guantes. 

Todos los ambientes e instrumentos utilizados en la consulta serán desinfectados cuando termine la atención de cada paciente.

Más en Andina:




(FIN) NDP/LIT


Publicado: 27/6/2020
Loading...

Te puede interesar