Andina

Científicos descubren momentos clave en los que el envejecimiento se acelera

Contrario a lo que se puede pensar, el envejecimiento no es un proceso continuo.

Tony Wyss-Coray, autor principal del estudio, que descubrió que los niveles de proteínas en la sangre pueden predecir la edad de una persona. Foto: Norbert von der Groeben / Stanford Medicine.

Tony Wyss-Coray, autor principal del estudio, que descubrió que los niveles de proteínas en la sangre pueden predecir la edad de una persona. Foto: Norbert von der Groeben / Stanford Medicine.

14:00 | Lima, dic. 14.

Adivinar la edad de una persona cuya historia no conocemos no es fácil. Las arrugas, la postura o la piel pueden darnos solo una pista. Para confirmar ese dato, un equipo de científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford solo necesita sangre.

Para ser más exactos, los investigadores realizarán un análisis de los niveles de 373 proteínas plasmáticas que circulan en ella. En un comunicado revelaron que este estudio de laboratorio será como echar un vistazo a un reloj. 

"Hemos sabido durante mucho tiempo que medir ciertas proteínas de la sangre puede brindar información sobre el estado de salud de una persona. Por ejemplo, las lipoproteínas para la salud cardiovascular", señala Tony Wyss-Coray,  PhD de Ciencias Neurológicas y director del Centro de Investigación de la Enfermedad de Alzheimer de Stanford. 

El científico asegura que no se había visto que tantos niveles de proteínas diferentes -aproximadamente un tercio de las que observamos- cambien notablemente con el avance de la edad.

Tres momentos clave
El estudio, publicado la semana pasada en la revista Nature, muestra los resultados obtenidos tras analizar el plasma (la sangre libre de células) de 4,263 adultos de entre 18 y 95 años.

"Las proteínas son los 'caballos de batalla' de las células del cuerpo, y cuando sus niveles relativos experimentan cambios sustanciales, significa que tú también has cambiado", dice Wyss-Coray.

El estudio sugiere que el envejecimiento fisiológico no siempre es uniforme, sino que hay puntos de inflexión en los que cambian notoriamente los niveles de muchas proteínas. Estos cambios se agrupan, principalmente, en tres momentos de la vida de una persona: a los 34, 60 y 78 años, que corresponden a la edad adulta temprana, edad adulta tardía y la vejez.


Se analizaron 3,000 proteínas en el plasma de cada individuo y se identificaron 1,379 proteínas cuyos niveles variaron significativamente con la edad de los participantes. De estas, un conjunto reducido de solo 373 proteínas fue suficiente para determinar las edades de los participantes con precisión.

Sin embargo, también hubo algunos casos de divergencia entre la edad cronológica (real) y la edad fisiológica de algunos participantes, principalmente de los más longevos y con una propensión genética a una salud excepcionalmente buena. 

"Nuestro reloj de proteínas plasmáticas estimó que algunos participantes con mayor fuerza física y una cognición más conservada eran más jóvenes fisiológicamente que lo que realmente eran", agrega.

El estudio también halló diferencias por sexo, ya que dos tercios de las proteínas estudiadas fueron significativamente más predictivas para hombres que para mujeres. Esto respalda, dice Stanford, a la política de Salud de Estados Unidos que, desde 2016, promueve una mayor inclusión de las mujeres en ensayos clínicos y la inclusión de la demarcación del sexo como una variable biológica en investigaciones.

Más en Andina:
(FIN) NDP/HML/SPV


Publicado: 14/12/2019
Loading...

Te puede interesar