Andina

Científica visita colegios para despertar amor por la ciencia entre escolares mujeres

Concytec desarrolla iniciativa para acercar la ciencia a las niñas

Científica Silvia Rosas visitó colegio Rosa de Santa María, gracias a Concytec. Foto: ANDINA/Norman Córdova

Científica Silvia Rosas visitó colegio Rosa de Santa María, gracias a Concytec. Foto: ANDINA/Norman Córdova

04:00 | Lima, dic. 13.

"Lo que más me ha gustado es la invitada. Me llamó la atención sus logros, la beca que ganó para ir a Alemania. Me quería tomar una foto con ella. No había conocido a mujeres relacionadas con la ciencia hasta ahora”. Así relata Daniela una de las experiencias más bonitas que le ha tocado vivir en sus 12 años de vida.

Ante el mandato de elegir entre la música y la ingeniería espacial, afirma que conocer a la ingeniera geóloga Silvia Rosas la ha puesto muy feliz. Pero sobre todo poder hacerle tantas preguntas. 

Concytec

Invitar a la experta al colegio Rosa de Santa María, ubicado en Breña, es parte de una interesante propuesta desarrollada por el Concytec para demostrar que mujeres como ella existen y brillan en campos tan diversos de la ciencia, por largo tiempo asociada solo a los varones. 

Y lo más importante, despertar en las niñas, el amor y vocación por el fascinante mundo de la ciencia. O como lo ha hecho con la chispeante Daniela, confirmarla.

“He tenido varias charlas sobre la ciencia. Cada vez que en el colegio hacían charlas, asistía. Siempre me han llamado la atención las mujeres que han creado artículos domésticos. Pero a mí también me gusta la música. Mis padres me quieren apoyar en la música, pero yo les pido mayormente que me ayuden en la ingeniería espacial”. 

Hija única de un operador de maquinaria pesada y una ama de casa, dijo que quiere “llegar tan lejos como Silvia” y se aseguró de saber cómo hacerlo por las numerosas preguntas que le hizo. Se comprometió a estudiar mucho más - “estoy en el cuarto puesto de mis 20 compañeras- para ver si gana una beca como la ilustre invitada, quien dejó también huella en la tímida Flor, de 13 años.

“Antes de este taller no tenía idea de qué estudiar. Hoy me di cuenta de que ser científica también es algo interesante. No sabía nada de eso, pero ahora que me han dado más información quiero hacer ciencia física. Me gustó que nos hablaran del ambiente, de lo que pasa con las personas. Me voy pensando en física, en seguir mis sueños”.   

Concytec

Nos dijo que lee contaría a sus padres, quienes trabajan vendiendo desayunos, su nuevo plan de vida. “Tengo que estudiar bastante para poder lograr esto. Sé que lo voy a lograr”, sostuvo antes de salir corriendo al esperado recreo. 

Habilidades y no prejuicios 


Silvia Rosas Lizárraga, prueba viviente de que la geología puede ser también un mundo maravilloso para las mujeres, refirió que la elección de la carrera profesional debería hacerse en base “a las habilidades naturales que se tienen y no por prejuicios”.   

Docente e investigadora de la Universidad Católica del Perú, se presentó ante las niñas como alguien que podía “saber lo que cuentan las rocas” y que eso era posible gracias a su habilidad de imaginar cosas en tercera dimensión. Y también dibujarlas. 

“Cuando estaba en tercer grado hice un dibujo en perspectiva y cuando mi profesora lo vio me puso cero. Dijo que yo no lo había hecho. Tuvo que ir mi hermana a explicarle que yo podía hacerlo. Esa es la habilidad que yo tenía y que me ha permitido interpretar el subsuelo en tercera dimensión. Gracias a eso podía proyectar la composición de los cristales y otras cosas cuando estudiaba en la Universidad de Ingeniería, lo cual le resultaba difícil al resto”. 

Entusiasmada por el interés despertado entre las niñas, dijo ser partidaria de que todos desarrollen las carreras para las que tienen el mejor perfil, sean hombres o mujeres, haciendo énfasis en la necesidad de descubrir para qué son buenos, ya sea con apoyo de la escuela o de la familia, como lo hizo su madre con ella. 

Concytec
“He vivido el hecho de llegar a una mina y que no me dejen entrar por ser mujer. Sin embargo, logré entrar. He trabajado en la industria minera donde creo he ayudado a romper algunos paradigmas, pero se puede hacer más”, anotó. 

“Que no se sientan raras”


“Las Jornadas de Promoción de Vocaciones” entre niñas y adolescentes de colegios públicos y privados del país busca incentivar que cada vez más mujeres se decanten por carreras en áreas STEAM (ciencia, tecnología, ingeniería, arte y matemáticas) y, para que quienes ya lo piensen, “no se sientan raras”. 

Así lo manifestó la presidenta del Concytec, Fabiola León-Velarde, para quien las “niñas que tienen una vocación natural por la ciencia, generalmente, se sienten un poco aisladas, porque piensan que están fuera de la manera de pensar del resto de las niñas en general. Pueden pensar que son raras”. 

Estas jornadas quieren instalar en sus mentes que apostar por la ciencia es algo normal y natural. Los talleres de sensibilización están dirigidos a estudiantes mujeres entre 9 y 12 años, porque aún no tienen vocaciones definidas. 


Concytec

Pero no solo se trata de despertar amor por la ciencia, como ocurrió con Flor, sino de empoderar también a niñas como Daniela que lo tienen clarísimo, para que se animen a comentarlo entre sus pares y así despierten otras mentes curiosas. 

Bióloga de la profesión, Velarde, doctora en ciencias con mención en fisiología, manifestó que, a diferencia de muchas jóvenes, ella sí contó con el respaldo de su padre, médico veterinario, quien fue crucial para fortalecer su vocación, de ahí la necesidad de que los padres de familia apoyen esta iniciativa, que puede ser un semillero de grandes investigadoras.  

Niñas de todas las regiones 


Marco Rinaldi, coordinador del Programa de Popularización de la Ciencia del Concytec,
detalló que este año se espera impactar a 150 niñas de Lima y Callao con el piloto de “Jornadas de Promoción de Vocaciones”. 

El próximo año se proyecta alcanzar a 1,500 niñas de todo el país. 


Concytec

“La selección de regiones se hará en base a estadísticas sobre problemáticas relacionadas con género, violencia, vocaciones científicas. Ya estamos trabajando en cruzar información de regiones representativas”.

Se mostró entusiasmado con el interés despertado entre diversas organizaciones, las que han expresado sus ganas de apoyar la propuesta a fin de llegar a más niñas y en menor tiempo. 

Actualmente, en el mundo solo el 10% de quienes estudian ingeniería e informática son mujeres y una tendencia similar se registra en nuestro país.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), las carreras más estudiadas por mujeres en el Perú son educación (20,3%), administración de empresas (15,6%), ciencias de la salud (13,5%), ciencias económicas y sociales (12,4%), psicología (9,7%) e ingeniería (8,7%).

Más en Andina:


(FIN) KGR/RRC

Publicado: 13/12/2018
Loading...