Banner Mobile ONPE Regional 10.09 al 01.10 Banner JNE MOBILE - Del 17/09 al 30/09
Andina

Chan Chan: evidencias policromáticas en huaca Takaynamo sugieren su importancia ceremonial

Ministerio de Cultura invierte alrededor de S/ 2 millones para trabajos de investigación, restauración y puesta en

Las evidencias policromáticas hallads en la huaca Takaynamo sugieren su importancia ceremonial de este sitio arqueológico ubicado dentro del complejo Chan Chan, en La Libertad. Foto: Luis Puell

Las evidencias policromáticas hallads en la huaca Takaynamo sugieren su importancia ceremonial de este sitio arqueológico ubicado dentro del complejo Chan Chan, en La Libertad. Foto: Luis Puell

09:32 | Trujillo, may. 4.

El inicio de la tercera etapa de los trabajos del proyecto Recuperación de la Huaca Takaynamo del Complejo Arqueológico Chan Chan, ubicado en el distrito de La Esperanza, provincia de Trujillo, La Libertad, han reforzado la hipótesis de que este conjunto arquitectónico hecho de adobe exhibió muros policromados y tuvo uso ceremonial.

Sinthya Cueva García, arqueóloga y directora del Programa de Investigación Arqueológica, Conservación y Puesta en Valor del Complejo Arqueológico Chan Chan, informó que desde que en el 2020 se inició la intervención del sitio se han hallado alrededor de 2,000 fragmentos policromados, lo cual refuerza la teoría que este conjunto tuvo una función ceremonial e importante entre los 800 a 900 años después de Cristo para la sociedad Chimú.






“La particularidad que tiene este sitio es que hemos encontrado evidencia del uso de seis colores: azul, blanco, amarillo, verde, negro y rojo, que no han sido hallados en las demás estructuras en Chan Chan; quizás alguno, pero no todos juntos en el mismo lugar”, remarcó.

Cueva cree que la aparición de esta policromía que se registra en Takaynamo tenga respuesta en la sociedad Moche. “Takaynamo es la construcción más temprana de los Chimú y debido a su cercanía con los moches es posible que haya tenido influencia de la policromía que se registra en la arquitectura de esta sociedad del antiguo Perú como se puede hallar en huaca de La Luna o El Brujo”, sostuvo.

La arqueóloga espera que durante la excavaciones de esta tercera etapa en Takaynamo puedan hallar alguna evidencia más grande de la policromía.

Arquitectura


Asimismo, de las intervenciones ejecutadas en las dos primeras temporadas (2020 y 2021), se conoce que Takaynamo registra una sola estructura de planta rectangular y fachadas escalonadas, compuesta por dos niveles de plataforma superpuestas y un único acceso ubicado al oeste de la huaca.


Como parte de los trabajos de investigación se ha logrado recuperar decoración mural asociado a escenarios marinos, y que registran la superficie pintada por los colores mencionados líneas arriba.

Conservación


Roxana Loayza, responsable de Conservación, informó que se trabaja a la par con las labores de conservación, a fin de poder proteger los corredores, paramentos y demás estructuras que vayan apareciendo, porque el objetivo esta vez no es volverlas a enterrar, sino mostrarlas a los turistas.


“Los trabajos de conservación van a terminar con el acondicionamiento del sitio para que las demás personas vengan a visitarlo, de tal manera que la arquitectura esté expuesta, pero protegida. Creemos que la huaca Takaynamo reúne las condiciones para ser puesta al turismo”, señaló.

Loayza mencionó que en gabinete se trabaja con las piezas que se van encontrando como los fragmentos de decoración mural policromado, textiles, material malacológico como conchas de spondylus, semillas de nectandra, 60 cráneos de niños de 1 a 15 años de edad, usado por los antiguos peruanos en ceremonias importantes.


Otro dato importante que llama la atención de los investigadores es que la iconografía encontrada en los textiles no es igual a las decoraciones en los muros del sitio arqueológico.

Este proyecto de inversión pública inició el 11 de abril y terminará el 8 de diciembre. Durante estos ochos meses se trabajarán los componentes de investigación arqueológica, conservación y difusión social.

Todo ello permitirá ejecutar en el 2023 el componente de la puesta en valor, referido al acondicionamiento del sitio arqueológico, debidamente investigado y conservado, para el uso social.


Se cuenta con un total de 100 trabajadores, entre ellos 14 arqueólogos, 14 conservadores, 2 ingenieros civiles, 1 topógrafo, 2 fotógrafos, 1 encargado de almacén, 2 vigilantes, 1 prevencionista, 1 enfermera y 62 auxiliares (peones).

Más en Andina:

(FIN) LPZ/MAO

Publicado: 4/5/2022