Andina

Canciller en APEC: “Educación de calidad, empleo justo y crecimiento deben ser prioridad”

Sostuvo que la pandemia del covid-19 nos obliga a afianzar nuestros vínculos económicos y comerciales

Foto: ANDINA/difusión.

Foto: ANDINA/difusión.

15:00 | Lima, nov. 11.

El ministro de Relaciones Exteriores, Oscar Maúrtua de Romaña, sostuvo hoy que deben ser prioridad las áreas de mayor impacto como la educación de calidad, la generación de empleo justo y seguro, y el crecimiento económico fuerte y a largo plazo, todo ello bajo modelos sostenibles de producción y consumo que permitan la preservación de nuestros ecosistemas.

Los esfuerzos nacionales y multilaterales deben otorgar resultados tangibles y concretos en estas materias en bien de la población, dijo.


Fue durante su participación en el diálogo de líderes de las economías miembros del Foro Económico Asia Pacífico-APEC con los representantes del Consejo Consultivo Empresarial, adonde asistió en representación del Presidente de la República, Pedro Castillo. 
 
Durante su intervención en el evento, que se desarrolló de manera virtual, el canciller Maúrtua afirmó que la pandemia del covid-19 ha obligado a todos los países, sin importar su nivel de desarrollo, a prestar urgente atención al impacto de la epidemia en las condiciones de vida de nuestras poblaciones.
 
“Una coyuntura adversa como la generada por esta pandemia nos obliga a afianzar nuestros vínculos económicos y comerciales, bajo el entendido de que dichos vínculos traen consigo mayores y mejores oportunidades para todos, en especial para aquellos que se encuentran en situación de vulnerabilidad”, señaló. 


Indicó que para generar una mayor inclusión es imperativo el acceso a la educación y la formación de capital humano y agregó que la pandemia ha tenido efectos muy disruptivos en este ámbito, afectando, particularmente, a las niñas, los niños y los jóvenes. 
 
Explicó que en el Perú el cierre de las escuelas y la inmersión repentina de los alumnos en entornos digitales, a los que no todos tienen acceso, ocasionó que aproximadamente 230,000 estudiantes peruanos en condiciones de vulnerabilidad abandonaran sus estudios el 2020. 
 
“Esta situación puso en evidencia la gran brecha digital existente entre las grandes ciudades y los pueblos rurales en el Perú”, indicó al tiempo de señalar que en nuestro país, mientras que el 38 % de los hogares urbanos cuenta con una computadora en casa, solo el 7.2 % de los hogares rurales la tienen. Asimismo, el acceso a internet en las zonas más remotas del Perú solo cubre el 13.2 % de los hogares. 
 
En ese sentido, enfatizó que para el gobierno del presidente Castillo acortar esta enorme brecha digital es una tarea prioritaria, que además de integrar a nuestros ciudadanos en el mundo globalizado les permitirá aprovechar los beneficios que ofrece la economía digital.
 
Sostuvo, asimismo, que otra importante herramienta para promover la recuperación económica de los sectores menos favorecidos es el empoderamiento de las mujeres, por lo que es urgente establecer mecanismos de apoyo que les permitan insertarse adecuadamente en el mercado laboral.

“Se estima que si logramos una verdadera equidad de género para el 2050la economía global podría añadir unos 20 billones de dólares a su crecimiento”, refirió el canciller durante su exposición. 


En otro momento, subrayó que es fundamental avanzar hacia el desarrollo inclusivo adoptando medidas que incentiven la transición de los agentes económicos desde la economía informal hacia la formal. “En el Perú la cifra del empleo informal supera el 70 %, lo que nos impide generar empleos de calidad”, señaló. 
 
Del mismo modo consideró necesario acelerar la inversión en infraestructura y cerrar las brechas existentes en este sector para lograr la inclusión social y económica, y así poder conectar a las zonas rurales con los grandes centros de distribución y consumo para generar un círculo virtuoso de desarrollo y de oportunidades, en especial para las micro, pequeñas y medianas empresas. 
 
Por último, se refirió a la inclusión energética señalando que la energía eléctrica significa para las familias en concreto: el uso de electrodomésticos, la conservación de los alimentos en frío, tener luz en la noche, poder estudiar en casa, cargar dispositivos móviles, entre otros. 
 
“Por lo tanto, el acceso a la energía eléctrica no solo aumenta la eficiencia del tiempo dedicado a las tareas domésticas, sino que facilita el acceso a los medios de comunicación y a una mejora de la calidad de vida de los miembros del hogar”, indicó. 
 
El canciller Maúrtua concluyó su intervención ratificando la vocación del Perú por estrechar sus relaciones con los socios económicos de la Cuenca del Pacífico, lo cual se refleja en el ofrecimiento de nuestro país para ser sede del Foro APEC en el 2024.

Más en Andina:


(FIN) NDP/SRE/CVC
GRM

Publicado: 11/11/2021
Loading...