Andina

Bono de chatarreo es una oportunidad para la industria automotriz

Sector emplea a 200,000 personas, señala gremio industrial

ANDINA/Difusión

ANDINA/Difusión

21:43 | Lima, feb. 10.

El presidente de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI), Ricardo Márquez, señaló hoy que el bono de chatarreo es una oportunidad para promover el crecimiento de la industria automotriz nacional y otros sectores de su cadena productiva, que emplea a más de 200,000 trabajadores.

El Decreto de Urgencia N°029-2019, establece incentivos para renovar el parque automotor mediante un bono de chatarreo, y el Decreto Supremo N° 005-2020-MTC, reduce la antigüedad permitida para la importación de vehículos usados de cinco a dos años.

Márquez afirmó que nuestro país cuenta con diversas empresas que fabrican y ensamblan buses, autobuses, vehículos para minería y diversas autopartes, y cuentan con la tecnología y con los conocimientos necesarios para seguir impulsando el crecimiento y la diversificación del sector.

“Y con potencial de atraer nuevas inversiones que generen empleos formales y mejores salarios”, subrayó. 

Asimismo, destacó que las normas emitidas también benefician a otras industrias que componen la cadena de valor del sector automotriz y generan puestos de trabajo formales, como las industrias metálicas básicas (hierro, acero, aluminio y sus productos); la metalmecánica (motores, engranajes, sistemas de climatización).

También a la industria de plásticos y químicos (productos plásticos, pinturas y barnices); la de productos de caucho (neumáticos y cámaras de aire); asientos; radios, paneles; baterías; servicios de mantenimiento y reparación de vehículo, entre otros rubros.



El titular de la SNI destacó que tanto el referido decreto de urgencia como el decreto supremo, refuerzan el marco normativo para el crecimiento del sector automotriz, reducen la contaminación ambiental, promueven la renovación del parque automotor y la mejora de las condiciones de seguridad vial.

También, consideró que se debería evaluar la eliminación o reducción progresiva de los tributos que gravan la compra de vehículos nuevos; pues, indirectamente constituyen un desincentivo a la renovación del parque automotor. 

“Es tarea pendiente aún mejorar, mediante reglamentación técnica, los niveles de seguridad de los vehículos de transporte en el país, combatir la informalidad y evaluar en el mediano plazo la prohibición total de la importación de vehículos usados, para cuidar el medio ambiente y mantener renovado el parque automotor, que es uno de los más antiguos de Latinoamérica”, puntualizó.

Más en Andina:


(FIN) MDV / MDV

Publicado: 10/2/2020
Loading...