Andina

En Navidad también se activan emociones de rabia, dolor y frustración

Sostiene especialista en salud mental

INTERNET/Medios

INTERNET/Medios

09:58 | Lima, dic. 23.

A pocas horas de celebrarse la Navidad, muchos se sentirán felices de compartir gratos momentos con familiares y amigos; sin embargo, esta situación no ocurre en otras personas debido a que se sienten presionadas a demostrar alegría cuando en realidad sienten rabia, cólera, tristeza, frustración y hasta quisieran desaparecer.

Así lo señaló el doctor Humberto Castillo, director general del Instituto Nacional de Salud Mental, al indicar que las festividades transmiten emociones satisfactorias como si el mensaje fuera un llamado a estar alegres, pero también se activan conductas de frustración y dolor, generando sin saber aislamiento y rechazo a la Navidad.

El especialista indicó que en estas fechas existe una expectativa y una realidad, por lo que la experiencia será positiva si ambas coinciden, pero si sucede lo contrario, lo único que obtendrá es frustración.

Además, explicó que si la persona arrastra conflictos o sentimientos de dolor, que muchas veces datan desde la infancia, se van a experimentar situaciones de angustia porque deben hacer un esfuerzo para 'disfrazar' lo que realmente sienten.
 
“Si esperas reunirte con alguien y no ocurre, si esperas un regalo y no lo tienes va ocurrir una frustración. Entonces el otro año pueden activarse esos recuerdos inconscientes de experiencias desagradables, conflictivas o doloras. Algunos pueden disimular, otros  pueden expresar  una emoción de cólera, de rechazo y se declaran anti Navidad”, agregó.
 
Asimismo, Castillo indicó que otras personas pueden presentar emociones contradictorias y difusas, es decir ni están contentos ni reconocen su cólera o rechazo, por lo que suelen cometer actos fallidos como llegar tarde a la fiesta, quedarse dormido o enfermarse.
 
“Este tipo de personas también pueden buscar boicotear o sentirse ansiosos. Por ejemplo, trabajan duro para organizar la fiesta, pero terminan cansados, no pueden disfrutarla y eso hace que se sientan ansioso. O entran en situación de conflicto con otros porque alguien no llegó a la hora de la cena; entonces van a vivir una emoción conflictiva”, explicó.
 
Ante esto el especialista recomendó aceptar que algunos pueden experimentar tristeza y frustración en Navidad, por lo que las personas deben identificar las experiencias vividas en estas fechas durante la infancia, evaluar cómo fue y trabajar sobre ello mediante ayuda profesional. 

(FIN) NDP/JVJ/RRC

Publicado: 23/12/2015
Loading...