Andina

Región Cusco lidera iniciativas para nuevas áreas naturales protegidas

Con Área de Conservación Regional Ausangate y Reserva de Biósfera Avireri Vraem

En su apuesta por el aprovechamiento sostenible de su patrimonio natural y enorme biodiversidad, la región Cusco lidera las iniciativas para la creación de nuevas áreas naturales protegidas, con dos nuevas propuestas referidas al Área de Conservación Regional Ausangate y la Reserva de Biosfera Avireri Vraem. ANDINA/Jack Ramón

En su apuesta por el aprovechamiento sostenible de su patrimonio natural y enorme biodiversidad, la región Cusco lidera las iniciativas para la creación de nuevas áreas naturales protegidas, con dos nuevas propuestas referidas al Área de Conservación Regional Ausangate y la Reserva de Biosfera Avireri Vraem. ANDINA/Jack Ramón

15:50 | Lima, abr. 19.

En su apuesta por el aprovechamiento sostenible de su patrimonio natural y enorme biodiversidad, la región Cusco lidera las iniciativas para la creación de nuevas áreas naturales protegidas, con dos nuevas propuestas referidas al Área de Conservación Regional Ausangate y la Reserva de Biosfera Avireri Vraem.

El gerente regional de Recursos Naturales y Gestión del medio Ambiente del gobierno regional de Cusco, Miguel Atausupa, sostuvo en diálogo con la Agencia Andina, que en el caso del Área de Conservación Regional Ausangate, que comprende una superficie de 126,000 hectáreas.

El nevado Ausangate es considerado un apu tutelar en el Cusco, debido a su imponente presencia e íntima conexión religioso-cultural que existe con la población local desde tiempos ancestrales. 


Su ubicación, los ecosistemas andinos, los servicios de agua permanente y de calidad que ofrece, las lagunas alto andinas y los paisajes asociados a dicho glaciar, hacen de Ausangate un lugar muy importante para su conservación.

Afirmó que la propuesta de Área de Conservación Regional Ausangate incluye territorios comunales de los distritos de Ocongate y Marcapata, en la provincia de Quispicanchi; y los distritos de Pitumarca y Checacupe, en la provincia de Canchis, las cuales desarrollan diversas actividades económicas agrícolas y ganaderas.

Dentro de este territorio se encuentra el cerro Winikunka, llamado también la “montaña arcoíris” o “de siete colores”, que con una altitud de 5,200 metros sobre el nivel del mar, se ha convertido en un atractivo turístico que convoca cada vez más visitantes que quedan maravillados con su impactante belleza natural. 


“El complejo de nevados del Ausangate y las áreas cercanas muestran una gran riqueza paisajística, cultural y de biodiversidad. Por dicho motivo las autoridades regionales y locales ven necesaria la conservación de este territorio con un enfoque de desarrollo sostenible que ayudará a reducir el impacto del cambio climático, conservar hermosos paisajes como el apu Ausangate, el cerro Winikunka, el lago de Sibinacocha, entre otros de gran atractivo turístico”, enfatizó.


También permitirá conservar alrededor de 126,000 hectáreas de flora, fauna y diversas actividades económicas existentes, así como la ejecución de proyectos de inversión para el desarrollo sostenible y mejora de la calidad de vida de las poblaciones locales; y proteger aspectos culturales y geográficos de las zonas de Ocongate y Marcapata. 

“Ausangate como área de conservación regional será un espacio cuya importancia radica en la conservación de la diversidad biológica, los servicios ecosistémicos y demás valores asociados de interés cultural, paisajístico y científico.

El funcionario regional agregó que otra iniciativa de área de conservación regional cuyo expediente se viene elaborando es Marcapata-Camanti, con el apoyo del Programa de Inversión Pública para el Fortalecimiento de la Gestión Ambiental y Social de los Impactos Indirectos del Corredor Vial Interoceánico Sur-II Etapa (Programa Minam+CAF).  

“Estas áreas naturales protegidas se suman a las ya reconocidas de Choquequirao y Tres Cañones, así como la Reserva de Biósfera del Manu, reconocida como tal por la Unesco. Asimismo, se viene elaborando otras propuestas de área de conservación regional llamadas Urusayhua, ubicada en la provincia de La Convención, y Cuatro Lagunas, en la provincia de Acomayo y que involucra a espejos de agua que sustentan el desarrollo económico sostenible en el Cusco”, anotó.

Atausupa destacó que para la materialización de estas propuestas el gobierno regional trabaja de manera articulada con instituciones públicas como el Ministerio del Ambiente, el Sernanp y el Programa Minam+CAF

“Desde el gobierno regional estamos tomando mucho ímpetu junto con las instituciones que nos apoyan para asegurar la conservación de los recursos naturales de la mano con las comunidades asentadas en esas zonas, dado que ellas van a brindar la sostenibilidad a la promoción de estos recursos”, manifestó.


Sobre el nivel de avance de la propuesta en el camino a su reconocimiento oficial, el gerente regional de Recursos Naturales y Gestión del Medio Ambiente refirió que gracias a los comités de gestión integrados por autoridades locales y representantes de las comunidades presentes en el territorio que aspira a ser área de conservación regional se avanza en el proceso de consulta previa para contar con la respectiva licencia social. 

Luego se culminarán los detalles técnicos y se remitirá el expediente al Sernanp para su evaluación y aprobación dentro de su competencia. La propuesta será elevada después a los viceministerios para su aprobación y como última etapa será refrendada por la Presidencia del Consejo de Ministros para su reconocimiento oficial mediante un Decreto Supremo.

El proceso de reconocimiento de esta área de conservación regional cuenta con el acompañamiento técnico del Programa Minam+CAF. Se trata de una propuesta de desarrollo del Ministerio del Ambiente en territorios andinos y amazónicos con vastísimo patrimonio biológico (ecosistemas, especies y genes), que han sido impactados por la construcción del Corredor Vial Interoceánico Sur (CVIS), en especial en sus tramos 2, 3 y 4.

Al respecto, la directora ejecutiva del programa Minam+CAF, Carmen Kameko, afirmó que se viene trabajando en los componentes de conservación y fortalecimiento de capacidades de los gobiernos regionales de Cusco, Puno y Madre de Dios para promover la formalización de áreas de conservación regional y privada y garantizar la preservación de los ecosistemas.

“El trabajo que venimos desarrollando con los gobiernos regionales es que a partir de este trabajo articulado se logre el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales y con ello contribuir al mejoramiento del nivel de vida de las poblaciones que viven en esas zonas”, apostilló.

Detalló que el programa Minam+CAF brinda asistencia técnica especializada en la formulación de los expedientes técnicos que son necesarios para generar la documentación de reconocimiento de las áreas de conservación por parte del ente rector. Asimismo, se ayuda en la conducción de los procesos de consulta previa y en la elaboración de los planes maestros de las áreas de conservación para el adecuado aprovechamiento de los recursos naturales.

Reserva de Biósfera Avireri Vraem


En el caso de la Reserva de Biósfera Avireri Vraem, el funcionario regional comentó que se proyecta a convertirse en la sexta reserva de biósfera nacional y comprende a las regiones Cusco, Junín y Ayacucho.

El territorio de esta área natural protegida agrupa al Parque Nacional Otishi, el Santuario Nacional Megantoni, la Reserva Comunal Matshiguenga, la Reserva Comunal Ashaninka, y el Área Nacional Protegida Vilcabamba.


En ese sentido, Atausupa sostuvo que existe un pleno consenso en los gobiernos regionales involucrados, así como en las autoridades municipales de Pichari, Kimbiri, SanMartín de Pangoa, Mazamari, Río Tambo, Satipo, Megantoni, Ayna San Francisco, Chungui, Echarate, Vilcabamba y Quellouno para llevar adelante esta iniciativa.

A diferencia de la propuesta del área de conservación regional Ausangate, a la iniciativa de la Reserva de Biósfera Avireri Vraem le falta llevar adelante el proceso de consulta previa con las comunidades y la subsanación de observaciones técnicas referidas a la delimitación territorial. Por tratarse de un reconocimiento de alcance internacional otorgado por la Unesco, el camino que debe recorrer la propuesta de la Reserva de Biósfera Avireri Vraem es más largo.


Las Reservas de Biósfera son áreas representativas de ambientes terrestres o acuáticos creados para promover una relación equilibrada entre los seres humanos y la naturaleza

Reserva de Biósfera es una designación otorgada por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) que significa que el área natural protegida es reconocida internacionalmente por su innovación y demostración de desarrollo sostenible y ordenamiento territorial. 

Las Reservas de Biósfera son más que áreas naturales protegidas. Están diseñadas para entender uno de los temas más importantes que enfrenta el mundo hoy en día: reconciliar la conservación de recursos naturales con su uso sostenible. 


A fin de construir Reservas de Biósfera efectivas, todas las comunidades científicas y sociales, grupos de conservación y desarrollo, autoridades de gestión y comunidades locales tienen que trabajar juntos.

En el Perú existen 5 reservas de biósfera: Reserva de Biósfera del Huascarán, Reserva de Biósfera del Manú, Reserva de Biósfera del Noroeste Amotapes-Manglares, Reserva de Biósfera del Oxapampa-Ashaninka-Yanesha y la Reserva de Biósfera del Gran Pajatén.


Estas declaraciones fueron formuladas en el foro “Cusco: Historia, biodiversidad y conservación para el mundo”, realizado en el Museo de Historia Natural de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, en Lima. 

(FIN) LZD/MAO

También en Andina:




Publicado: 19/4/2018
Loading...

Te puede interesar