Andina

Priorizan construcción de “casitas calientes” para combatir heladas en Tacna

En una primera etapa implementarán 135 viviendas

Priorizan construcción de casitas calientes para combatir heladas en Tacna. ANDINA/Difusión

Priorizan construcción de casitas calientes para combatir heladas en Tacna. ANDINA/Difusión

12:54 | Lima, feb. 15.

A comienzos de mayo de 2017 el Gobierno inauguró las primeras “casitas calientes” como se conoció en un principio a las viviendas rurales acondicionadas para enfrentar el descenso de la temperatura en las zonas altoandinas del país.


Estas “casitas calientes” forman parte el proyecto Mi Abrigo, una intervención que ejecuta el Fondo de Cooperación para el Desarrollo Social (Foncodes), del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis), para acondicionar viviendas rurales en zonas de riesgo alto y muy alto frente a las heladas, con la finalidad de disminuir la vulnerabilidad de las personas que viven en pobreza y pobreza extrema expuestas al fenómeno de las heladas.

También lea:

Este 2018 el enfoque del proyecto está en el sur. Por ejemplo, en Tacna Foncodes ya implementa Mi abrigo en diversas comunidades campesinas, en especial en las zonas donde las condiciones climáticas son extremas, con temperaturas inferiores a los cero grados Celsius.

Además, se implementa el proyecto Haku Wiñay, que financia pequeños negocios y emprendimientos, en el marco del Plan Multisectorial contra las Heladas y el Friaje y de la estrategia de inclusión económica desarrollando capacidades productivas y emprendimientos rurales.


Foncodes resalta que los usuarios de estos proyectos son hogares rurales en situación de pobreza o extrema pobreza focalizados, priorizados y seleccionados bajo criterios técnicos por el Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social, ente rector de la política social del Estado, y por Foncodes, programa nacional adscrito a este sector.

El acondicionamiento de viviendas rurales para convertirlas en casas térmicas a efectos de reducir la vulnerabilidad de las personas frente a las bajas temperaturas, protegiendo la salud y la vida de las familias, es el objetivo principal del proyecto Mi Abrigo.

Las viviendas térmicas se han acondicionado en los centros poblados de Mamuta y Coracorani del distrito de Tarata, en la provincia del mismo nombre. También en el centro poblado Cano del distrito de Susapaya de la provincia de Tarata, así como en los centros poblados de Alto Perú y Ancomarca del distrito de Palca en la provincia de Tacna.


En todas estas localidades se acondicionaron 135 viviendas térmicas con una inversión de 1 millón 546,772 soles. Su realización fue posible por la protagónica participación de los ciudadanos quienes constituyeron Núcleos Ejecutores para la gestión de los proyectos en convenio con la Municipalidad Provincial de Tarata y la Municipalidad Distrital de Palca, cuyos alcaldes, Efraín Caso Paucar y Wilber Tapia Alave, facilitaron los procesos para la intervención de Mi Abrigo.

También vea:

El jefe de la Unidad Territorial de Foncodes en Tacna, Hugo Eyzaguirre Reynoso, explicó que el acondicionamiento de las viviendas rurales para convertirlas en “casitas calientes” también incluyó el reforzamiento de las viviendas con geomalla antisísmica, que brinda mayor seguridad a la familia ante la eventualidad de fuerte movimientos sísmicos.

El acondicionamiento térmico se realiza en viviendas ya existentes de hogares focalizados y priorizados dentro del Plan Multisectorial contra las Heladas y Friaje, y que se encuentra en situación de “alto” y “muy alto” riesgo, utilizando tecnologías ya validadas. Comprende la construcción e instalación de los siguientes componentes:


Muro “trombe” que permite aprovechar el calor de la energía solar durante el día para transferirlo al dormitorio durante la noche. Dicho muro está hecho con policarbonato transparente, y va adosado a una de las paredes del dormitorio. La temperatura se eleva entre 10 a 15 grados en el dormitorio de la vivienda
Reforzamiento de los muros con geomalla que permite mayor estabilidad de las paredes ante movimientos sísmicos, lo que brinda seguridad a las familias.
Piso de madera machihembrada, que los aísla de la humedad.
Techo con arpillera con revestimiento de yeso, que evita que el calor se fugue por los techos.
Doble puerta de madera y doble ventana para evitar que fugue el calor cuando se ingresa o sale de la vivienda y para tener un ambiente intermedio antes de salir al exterior.

Proyecto Mi Abrigo


Primera fase:



1,146 viviendas acondicionadas para mitigar el impacto de las heladas en hogares rurales de Apurímac (Tambobamba, Coyllurqui), Haquira, Mara y Challhuahuacho); Cusco (Coporaque, Pichigua y Ocongate) y Puno (Asillo, Azángaro, Ituata y Tiquilaca). La inversión fue de 10.3 millones de soles.

Segunda fase:


1,046 viviendas acondicionadas en hogares rurales de Arequipa (Yura, San Juan de Tarucani, San Antonio de Chuca y Tisco); Huancavelica (Pilpichaca, San Antonio de Cusicancha, Mollepampa, Arma, Pampas, Ñahuinpuquio y Pilchaca); Moquegua (Carumas y Ubinas); y Tacna (Tarata, Susapaya y Palca). La inversión es de 11.8 millones de soles.

Proyecto Haku Wiñay


Un conjunto de 402 hogares rurales de las comunidades de San Pedro, Patapatani y Totora del distrito de Candarave, provincia del mismo nombre; así como otros 401 hogares de los centros poblados de Sitajara, Yunga y Lupaja del distrito de Sitajara, provincia de Tarata, en el departamento de Tacna, está implementando el proyecto Haku Wiñay/Noa Jayatai de Foncodes.

Estos proyectos productivos son gestionados a través de dos Núcleos Ejecutores Centrales (NEC) y en convenio con la Municipalidad Provincial de Candarave y la Municipalidad Distrital de Sitajara.


Haku Wiñay (Vamos a Crecer) tiene cuatro componentes: fortalecimiento de los sistemas de producción familiar, mejora de la vivienda saludable, promoción de negocios rurales inclusivos y fomento de capacidades financieras.

El propósito de Haku Wiñay de este proyecto es desarrollar capacidades productivas y emprendimientos rurales para la seguridad alimentaria y el incremento y diversificación de los ingresos autónomos –monetarios y no monetarios- de los hogares rurales en pobreza y pobreza extrema. El objetivo estratégico, es la inclusión económica de las familias y su no retorno a la pobreza, afirmó Hugo Eyzaguirre Reynoso, jefe de Foncodes en Tacna.

También lea:

Esta tarea se enmarca dentro de la estrategia “Incluir para Crecer” que impulsa el Estado a través del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social, acotó.

En Candarave se están trabajando en los centros poblados de San Pedro con 152 hogares, en Patapatani con 135 y en Totora con 115 familias. La inversión es de 1 millón 809,000 soles.


En el distrito de Sitajara se trabaja con 401 hogares usuarios de los centros poblados de Sitajara, Yunga y Lupaja. La inversión es de 1 millón 804,500 soles.

En conjunto la inversión asciende a 3 millones 613,500 soles.

Un rol clave para el desarrollo de capacidades productivas y emprendimientos rurales es el que cumplen los yachachiq. Se trata de los mejores talentos rurales de las mismas comunidades seleccionados y capacitados para brindar asistencia técnica a las familias en la instalación y manejo de las tecnologías productivas, así como en la constitución de grupos de interés para la implementación y desarrollo de pequeños negocios rurales.


Los yachachiq tienen el apoyo del equipo técnico del Núcleo Ejecutor Central (en el que están representados los propios usuarios del proyecto y el gobierno local de la zona). El equipo técnico de la Unidad Territorial de Foncodes Tacna, supervisa la ejecución de los proyectos Haku Wiñay.

Ampliación


El responsable de Foncodes anunció que este año, el proyecto Haku Wiñay ampliará su intervención en el departamento de Tacna. Intervendrá además en el distrito de Quilahuani de la provincia de Candarave, y en el distrito de Palca, en la provincia de Tacna. Sostuvo que el presupuesto, de alrededor de 4 millones de soles, ya fue aprobado.

(FIN) MAO

Más en Andina:


Publicado: 15/2/2018
Loading...