Andina

Pérdidas por más de US$ 8 millones genera violencia contra la mujer en Gamarra

5 de cada 10 son víctimas de ataques psicológicos, físicos, sexuales o económicos

La violencia contra la mujer en el emporio comercial de Gamarra genera pérdidas por US$ 8 millones 888,673  al año, según una investigación de la USMP.

La violencia contra la mujer en el emporio comercial de Gamarra genera pérdidas por US$ 8 millones 888,673 al año, según una investigación de la USMP.

10:05 | Lima, may. 20.

Karina Garay Rojas

La violencia contra la mujer en el emporio comercial de Gamarra genera pérdidas por 8 millones 888,673 dólares al año, según una investigación realizada por el Instituto de Investigación de la Facultad de Ciencias Administrativas y Recursos Humanos de la Universidad de San Martín de Porres.


De acuerdo a esa investigación, esta manifestación de la violencia se genera sobre todo a causa del presentismo, que puede explicarse como estar presente físicamente, pero distraído o preocupado por cuestiones extralaborales, en este caso a causa de la violencia, cuyas consecuencias tienen un costo económico para las trabajadoras agredidas como para los agresores.

Así lo explicó Zaida Asencios-Gonzales, autora de la investigación "Los costos empresariales de la violencia contra las mujeres en el Emporio Comercial de Gamarra", el cual contó con el apoyo de la Cooperación Alemana GIZ, que alienta novedosos estudios para combatir la violencia contra la mujer en Latinoamérica.

Mercadería malograda

“Por causa del presentismo, las trabajadoras agredidas han perdido o malogrado mercadería en 11.7%, han cometido errores laborales en 27.8%, a lo que se les puede agregar horas y días perdidos de trabajo, retraso en la entrega de pedidos y deficiente calidad de atención a la clientela

"En cuanto a los agresores (parejas o exparejas), el 28.8% ha cometido errores laborales y 15.9% ha perdido o malogrado mercadería”, detalló, evidenciando que con la violencia las hombres también pierden económicamente.

La investigación realizada por Asencios-Gonzales pone nuevamente en discusión lo interiorizada que está la violencia en nuestro país.

“Un dato revelador del estudio es que el 28.2% de mujeres ha sido agredida en su centro de labores, lo que demuestra que Gamarra es un sector muy vulnerable, donde no hay medidas de protección para la mujer, a diferencia de las empresas grandes.

Consultada sobre los factores que activan la violencia contra ellas, detalló que es una suma de factores.

Mirada patriarcal

“La mayoría de personas que trabajan en Gamarra son de provincia. Hay marcados factores patriarcales. A esto se suma el alcoholismo y el machismo, que hace la violencia más aceptada por todos. Encontramos casos no solo entre las asalariadas, sino también entre mujeres jefas de emprendimientos”, anotó.

La investigadora de USMP, quien próximamente desea analizar los efectos de la violencia entre parejas universitarias, lamentó que durante el estudio las mujeres y hombres (con familiares víctimas de la violencia) no supieran adónde acudir para solucionar su problema ni que el Estado tiene programas para atender estos lamentables casos.

“Esperamos que esta información sensibilice a las empresas para que luchen contra la violencia. Así como se realizan estrategias de crecimiento y mejora de utilidades, también deben desarrollarse para prevenirla. No hay que olvidar que en una organización el activo más importante es el trabajador”, indicó.

Ciclos de la violencia: del perdón al olvido

“La mayor parte de las vendedoras niega la violencia. Considera que si su pareja o expareja les ha golpeado o amenazado eso forma parte de las discusiones de una pareja”, detalló Zaida Asencios-Gonzáles. En todos los casos primero la reconocen, luego la niegan y, finalmente, perdonan al agresor para comenzar un nuevo ciclo que nunca termina.

Se ha determinado que las mujeres del emporio comercial de Gamarra padecen 27.4 ataques al año que pueden ser de tipo psicológico, económico, físico y sexual. El 7% de la muestra ha tenido que acudir a un centro médico.

“Con la violencia, el Estado también enfrenta pérdidas, como las de vidas humanas, gastos en atención médica, gastos policiales, judiciales y en servicios sociales”, agregó la investigadora.

(FIN) DOP


Publicado: 20/5/2015
Loading...

Te puede interesar