Andina

Luciano Cárdenas, artesano huancavelicano, transforma piedras en obras de arte

También elabora productos para uso doméstico como morteros, conocidos como la “licuadora andina”

Don Luciano Cárdenas es natural del centro poblado de Ccaccasiri, de Acoria, en Huancavelica, y desde niño talla piedras. La que trabaja es conocida como “alaymosca” o viuda negra, muy resistente a los golpes a los que se exponen los morteros. ANDINA/ Gobierno Regional de Huancavelica

Don Luciano Cárdenas es natural del centro poblado de Ccaccasiri, de Acoria, en Huancavelica, y desde niño talla piedras. La que trabaja es conocida como “alaymosca” o viuda negra, muy resistente a los golpes a los que se exponen los morteros. ANDINA/ Gobierno Regional de Huancavelica

19:39 | Lima, may. 10.

Las manos de don Luciano Cárdenas Quispe tienen magia, porque convierten simples piedras en verdaderas obras de arte, pues una simple roca es el principal recurso que transforma en sólidos y atractivos morteros y diversos utensilios de cocina.

Don Luciano es natural del centro poblado de Ccaccasiri, de Acoria, en Huancavelica, y desde niño talla piedras. La que trabaja es conocida como “alaymosca” o viuda negra, muy resistente a los golpes a los que se exponen los morteros. 

Tras su extracción del río donde abunda este material, y luego de una selección rigurosa que descarta fisuras y desmoronamientos, inicia el proceso de conversión, para el cual Luciano Cárdenas hace uso de un cincel, amoladora y lija.

Los morteros circulares que produce son los más pedidos, y sus manos gruesas y callosas crean bellos diseños que retratan animales de la zona como la trucha, gallina, chancho y cuy. Pero ha pedido de algunas personas también elabora fuentes de piedra para ceviche, plato de tres bordes, ajiceros, llamativas cucharas y piezas decorativas.

El artista andino, también elabora fuentes de piedra para ceviche, plato de tres bordes, ajiceros, llamativas cucharas y piezas decorativas.

El tiempo mínimo que demanda la elaboración de sus obras es de tres días y sin descanso, pero si el diseño es exigente el tiempo de dedicación es mayor, razón por la cual el precio de sus trabajos cuesta desde los 60 soles hasta los 450, según sea el tamaño y forma.

 Los turistas extranjeros quedan maravillados con las “licuadoras andinas”, cuenta don Luciano, “Así le dicen a los morteros”, cuenta. 

“Me dicen que mi trabajo refleja la identidad de Huancavelica. Me siento orgulloso con lo que realizo, y me siento reconfortado cuando las personas toman interés en mi arte”, comenta emocionado el artista andino. 

Apoyo del Estado


Este emprendimiento lo apoya la dirección regional de Producción (Direpro) Huancavelica, promoviendo el trabajo del huancavelicano mediante su inscripción en la plataforma “Perú Imparable”, donde se exponen sus productos en un catálogo virtual gratuitamente.

El titular de la Direpro, Néstor Gutiérrez Paitán, mencionó que con esta iniciativa se busca la reactivación económica de los productores y empresarios huancavelicanos. 

“Perú Imparable permite al productor incrementar sus ventas. Por eso articulamos sus productos a fin de que cuenten con pedidos para que reactive su economía”, comentó.

Más en Andina:



(FIN) NDP/ SMS


Publicado: 10/5/2021
Loading...