Banner  Movil Sunat - App Bienvenido al Perú - 04.07 al 10.07
Andina

Juan Carlos Rivera, un promotor de la lectura que cambia vidas [video]

La lectura puede transformar un entorno desfavorable y mejorar el futuro de las personas.

Juan Carlos Rivera Reyes trabaja en la Dirección del Libro y la Lectura del Ministerio de Cultura (Mincul) e integra el equipo que articula las acciones de la Red Nacional de Espacios de Lectura Perú Lee. ANDINA/ Ministerio de Cultura

Juan Carlos Rivera Reyes trabaja en la Dirección del Libro y la Lectura del Ministerio de Cultura (Mincul) e integra el equipo que articula las acciones de la Red Nacional de Espacios de Lectura Perú Lee. ANDINA/ Ministerio de Cultura

15:30 | Lima, jun. 17.

Juan Carlos Rivera Reyes se formó como docente y encontró que, en los barrios y comunidades, más que conocimientos, podía enseñar a las personas a hacer realidad sus sueños a través de la lectura. Hoy, junto a un equipo, impulsa la Red Nacional de Espacios de Lectura Perú Lee del Mincul, iniciativa que reúne bibliotecas comunales de todo el Perú.

Era el año 2012 cuando Juan Carlos llegó al distrito La Arena, en Piura, para supervisar la biblioteca comunal del lugar. Lo sorprendió alegremente que, conforme pasaban los minutos, niños y niñas usuarios frecuentes de los libros, fueran llegando mientras cumplía su misión de trabajo.

Sin embargo, fue una niña, que tenía entre 10 y 12 años, la que más llamó su atención, porque muy educada y discreta saludó a los presentes y se dirigió al anaquel de las publicaciones con una determinación que lo hizo detenerse para observarla, recuerda.


“Le pregunté a la responsable de la biblioteca comunal quién era ella. Me enteré que era la usuaria estrella, que era ciega de nacimiento y por esa condición su familia no la había matriculado en el colegio. La niña paraba en la puerta de su casa sin saber qué hacer. Apenas se percató de la existencia de la biblioteca la empezó a visitar, y gracias a la orientación de la encargada, los niños le leían los cuentos en voz alta”.


Ese día lo recuerda vivamente porque comprendió que la biblioteca le dio a esa niña un lugar para socializar y cambiar el sentido de su vida. Juan Carlos, Juancito para los amigos, se convenció de que promover la lectura a través de la creación de espacios para lograrlo podía transformar las circunstancias de las personas y ayudarlas a superar estigmas y prejuicios.

Ese caso fue la primera evidencia de que la lectura sí cambia vidas, puede transformar un entorno desfavorable y mejorar el futuro de las personas, especialmente la de los niños, comenta emocionado.

Red de libros y lectura


Actualmente trabaja en la Dirección del Libro y la Lectura del Ministerio de Cultura (Mincul) e integra el equipo que articula las acciones de la Red Nacional de Espacios de Lectura Perú Lee

Una tarea que requiere de paciencia y de una sólida convicción para poder recorrer el Perú y llevar, no solo la buena nueva del hábito de la lectura, sino conocimientos y herramientas de gestión para implementar esta iniciativa en zonas del país donde no llega la electricidad, ni la telefonía ni el internet.

Puede leer:

Felizmente, Juan Carlos es profesional en la materia y tiene una experiencia metodológica y de organización de más de dos décadas que ha puesto al servicio de la creación de esta red. Iniciativa que se origina en el Ministerio de Educación, y que continuó en el Mincul desde su creación en el 2010, pues muchas de las funciones relacionadas con la promoción del libro y la lectura se trasladaran a ese sector.


El proceso no se ha detenido, a la fecha existen 447 espacios de lectura, gracias a la tarea que cumple el equipo de profesionales que integra Juan Carlos. La función de este maestro, inspirado por el esfuerzo de su abuela que siendo analfabeta aprendió de puro empeñosa a leer el periódico, es establecer alianzas con entidades del Estado y organizaciones, para ubicar ese lugar que puede ser dotado de libros y estar a cargo de una persona capacitada por él que será responsable del servicio.


“La distancia geográfica entre las personas y los espacios de lectura, la pobreza económica y que en las familias no haya modelos de fomento de lectura, son barreras que impiden que la gente lea, más que los celulares o la televisión. Nuestro sueño es convertir cada biblioteca o espacio de lectura en un foco de cultura. Lo lograremos”.

Más en Andina:



(FIN) DOP/ SMS


Publicado: 17/6/2022