Andina

Estar siempre alerta por contagio de covid-19 puede desencadenar casos de ansiedad

Experto sugiere propiciar psicoeducación de la población para controlar los pensamientos catastróficos

ANDINA/Renato Pajuelo

ANDINA/Renato Pajuelo

11:50 | Lima, nov. 22.

Muchas personas sienten la necesidad de estar constantemente en alerta para no exponerse al contagio del covid-19 y el hecho de salir del hogar es visto como una tarea compleja que demanda mucha atención en todo lo que se hace, produciendo un desgaste psicológico que puede desencadenar un trastorno de ansiedad.

“Estudios recientes sobre el tema arrojan que entre las personas sometidas a confinamiento hay una alta prevalencia de problemas psicológicos, con síntomas de angustia, ansiedad, depresión”, alertó Manuel Saravia Oliver, psicoterapeuta. Director del Instituto Guestalt de Lima.

La emergencia sanitaria, comentó, lamentablemente, no solo está afectando la salud biológica de la humanidad, sino también la salud emocional de las personas. Las medidas sanitarias que se han tomado para controlar esta enfermedad, como el confinamiento obligatorio, por ejemplo, han incrementado los problemas de salud mental y se teme que estos trastornos tomen bastante tiempo en superarse.

“La imposibilidad de quitarse de la cabeza ideas o pensamientos negativos producen un malestar psicológico persistente, normalmente ansiedad, o un estado de ánimo depresivo debido a que las ganas en sí de quitarse esa idea de la mente hacen que esta gane más y más importancia, mayor poder de atraer nuestra atención hacia ella”.

Perder la noción del tiempo

El experto indicó que al pasar mucho tiempo en casa es fácil perder la noción del tiempo y empezar a malgastarlo en tareas poco productivas. Esto hace que corramos el riesgo de que las responsabilidades se nos vayan acumulando hacia el final del día o de la semana, aumentando el estrés. Además, impide que se duerma bien, lo cual nos vuelve más vulnerables a la ansiedad.


El gran temor por infectarse y contagiar a los seres queridos, aunado a la frustración y al aburrimiento por haberse roto las rutinas y estar sometidos a un encierro obligatorio también son factores para considerar.

Sostuvo que la percepción de escasez de medicamentos y algunos servicios, así como la información inadecuada que se recibe a través de los medios de comunicación exacerba los temores, que se ven incrementados con la pérdida de trabajo o reducción de salarios, entre otros problemas económicos.

¿Qué hacer?

Para Saravia es fundamental establecer que el período de confinamiento sea el estrictamente necesario, buscando tomar otras medidas de control de la infección relacionadas con las normativas para la convivencia en esta nueva normalidad.

Se debe propiciar además la psicoeducación de la población para, de este modo, controlar los pensamientos catastróficos que se producen, estableciendo y fortaleciendo los canales de atención y consejería, tanto para el manejo físico como el emocional de la población, y priorizar siempre al personal de primera línea de atención.


“Hay que reforzar la idea de que gracias al confinamiento se está ayudando a mantener a nuestras familias, y a las personas en general, seguras, incluidas aquellas particularmente vulnerables”, indicó. 

Para el manejo específico de la ansiedad se sugiere establecer horarios para las actividades en casa, aprovechar la luz solar, practicar ejercicios aeróbicos y meditación, dejando atrás las excusas que pueden jugar en contra.  

En caso de no poder manejar la ansiedad con estas recomendaciones, el director del Instituto Guestalt de Lima, sugirió buscar ayuda profesional, ya sea de manera presencial o virtual.

Más en Andina: 
(FIN) DOP
JRA


Publicado: 22/11/2020
Loading...