SMV-MOVIL
Andina

En 2017 se incautaron 10,398 animales silvestres en todo el país


Se efectuaron 1,081 intervenciones a través del Minagri y los gobiernos regionales

Más de 10,000 animales silvestres incautaron mayormente en 6 regiones

Más de 10,000 animales silvestres incautaron mayormente en 6 regiones

16:39 | Lima, jun. 13.

En el Perú se ha intensificado la lucha contra el tráfico ilegal de animales silvestre, habiéndose decomisado en el 2017 un total de 10,398 ejemplares, vivos, muertos (partes, como cráneos, pieles, entre otros) o disecados, la mayoría de ellos en las regiones de Moquegua, Tacna, Puno, Lima; y en la Amazonía, en San Martín.

La incautación se realizó durante 1,081 intervenciones que ejecutó el Estado, a través del Ministerio de Agricultura y Riego (Minagri), y los gobiernos regionales, sostuvo la Directora de Gestión Sostenible del Patrimonio de Fauna Silvestre del Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor), Jessica Gálvez-Durand.


De la cifra de intervenciones, 715 corresponde a las Administraciones Técnicas Forestales y de Fauna Silvestre (ATFFS), órganos desconcentrados de Serfor de Minagri, que decomisaron 9,088 animales, la mayor parte de ellos vivos.

La funcionaria también mencionó que los gobiernos regionales quienes tienen las funciones forestales y de fauna silvestre transferidas, efectuaron 366 intervenciones que generaron el decomiso de 1,310 ejemplares, la mayoría muertos o disecados.

En cuanto a los animales silvestres más traficados en el país, dijo que figuran en anfibios, la rana acuática jaspeada (Telmatobius marmoratus), especie endémica del lago de Junín y la rana del Titicaca (Telmatobius culeus), especie originaria del lago más alto del mundo. En aves sobresale el perico de ala amarilla (Brotogeris versicolurus) y el botón de oro (Sicalis flaveola).


Entre los reptiles están la tortuga taricaya (Podocnemis unifills) y la tortuga motelo (Chelonoidis denticulata). Asimismo, en los mamíferos destacan el mono fraile (Saimiri macrodon) y el mono machín (Sapajus macrocephalus).


Nuevas rutas

Gálvez-Durand también presentó las nuevas rutas del tráfico ilegal de fauna silvestre en el país, identificadas por vías fluviales, aéreas y terrestres por el Serfor, con el apoyo de la Wildlife Conservation Society (WCS), como parte de la implementación de la Estrategia Nacional para reducir el tráfico ilegal de fauna silvestre 2017–2027.

Por vía terrestre se encuentran la carretera Panamericana Norte que conecta Lambayeque, La Libertad, Piura, Tumbes; la Carretera Longitudinal de la Sierra Central (Áncash, Huánuco, Junín, Tarma, La Oroya); la Carretera Longitudinal de la Sierra Sur (Cusco, Ayacucho, Ica) y la Panamericana Sur que une Arequipa, Moquegua, Tacna, entre otras vías, por las que ingresan y salen ilegalmente especímenes de nuestra fauna silvestre.

En tanto, las principales vías fluviales utilizadas por los traficantes son los ríos Tigre y Pastaza; los ríos Marañón y Amazonas; el río Madre de Dios y el Ucayali. 

Entre las rutas aéreas se identificó las de Maynas a Iquitos (Loreto); de Purús, Sepahua y Atalaya a Pucallpa (Ucayali) y de Tahuamanu y Tambopata a Puerto Maldonado (Madre de Dios).

Gálvez-Durand explicó que estas nuevas rutas surgen porque los traficantes al darse cuenta de la intensificación de la vigilancia en los puestos de control, así como del patrullaje siempre están buscando otros caminos para poder sacar a los animales. “Este tema no es solo en Perú sino internacional. Lo que ocurre en nuestro país es una muestra de lo que sucede, por ejemplo, en Colombia, Brasil, México. Las nuevas rutas detectadas servirán para fortalecer el control”, anotó.

Las nuevas rutas fueron identificadas gracias a un trabajo multisectorial desarrollado el año pasado, donde participaron instituciones como la Fiscalía Especializada en Materia Ambiental (FEMA), la Superintendencia Nacional de Aduanas y Administración Tributaria (Sunat), la Dirección General de Capitanías y Guardacostas del Perú (Dicapi) y la Policía Nacional del Perú, entre otros actores vinculados a la protección de nuestro patrimonio natural, manifestó. 

“La fauna silvestre por lo general sale sola o con madera; y con drogas coincidió algunas veces porque el mismo traficante la traslada”, indicó.

Países de destino  

Respecto a los países de destino, en Europa además de España, están Alemania y Francia; los Países Bajos- muchos de ellos son zonas de tránsito- y más que a Europa sobresalen los países asiáticos (China, Japón, Tailandia, Singapur (igualmente de tránsito). En la lista se incluye de igual modo a Estados Unidos, México, Canadá, Ecuador, Colombia, Bolivia, entre otros. A Chile es un poco más difícil que ingresen ilegalmente los ejemplares porque este país tiene un control muy estricto, remarcó la funcionaria. 

“Lamentablemente, los países de destino del tráfico ilegal de animales silvestres coinciden con los que también nos compran legalmente, porque el Perú tiene dualidades de aprovechamiento legales, que como es dirigido, los que mayormente salen son aves, reptiles y primates”, puntualizó Gálvez-Durand.

Añadió que actualmente hay en Perú tres especímenes de Guacamayo de Bolivia, patrimonio de esa nación, que fueron decomisados y pronto serán repatriados.

Más adelante, dio a conocer que se está trabajando un listado de los precios de comercialización ilegal, porque, por ejemplo – indicó- los traficantes venden un monito de bolsillo hasta por 5 mil dólares.

Por último, refirió que a nivel internacional, el jaguar está supliendo la demanda de colmillos de tigre. “La mayoría está saliendo de Bolivia. En Perú siempre ha habido comercio de colmillos de jaguar, lobo marino y de todo tipo de animales porque a la gente le gusta tenerlos colgados y los cráneos como adornos. Pero se han decomisado colmillos también”, acotó.  

En Lima

En el 2017, la ATFFS Lima, a través de sus sedes y puestos de control ubicados en el Aeropuerto Internacional Jorge Chávez, el puerto de Callao y las tres principales carreteras de ingreso a la capital del país (Panamericana Sur y Norte y la Carretera Central), registró 168 intervenciones. 

Este es el mayor número de inspecciones a nivel nacional y mediante el cual se logró decomisar 1516 ejemplares de animales silvestres, la mayoría de ellos muertos o disecados. Dicha cifra hace pensar que Lima es la ciudad de destino final a nivel nacional, tanto para la demanda nacional, como para enviar animales silvestres vivos, disecados, en partes al extranjero.

Un traficante de animales silvestres es sancionado hasta con 10 Unidades Impositivas Tributarias (UIT). Solo al reincidente se les aplica pena privativa de la libertad.


Zoocriaderos 

En relación a los zoocriaderos, se precisó que actualmente existen 12, ubicados en Loreto, Madre de Dios, Ica y Lima, donde están trabajando la crianza de los anfibios rapaces, primates, tucanes y otros. Este trabajo es supervisado permanentemente por las autoridades competentes. 

Dato: 

El tráfico ilegal de vida silvestre constituye el cuarto mercado que más dinero mueve alrededor del mundo, después de las armas, trata de personas y drogas. Se calcula que anualmente moviliza entre 50 y 150 mil millones de dólares.

Más en Andina: 


(FIN) NDP/TMC/MAO

Publicado: 13/6/2018