Andina

Emprendedores peruanos elaboran ropa con retazos textiles, sin químicos, y ahorran agua

Circular obtuvo el segundo lugar en los Premios Latinoamérica Verde 2020 en la categoría manejo de residuos

Por cada pantalón de aldogón recuperado, señala Vega, se ahorra 2700 litros de agua, equivalente a lo que bebe un ser humano por 4 años.

07:00 | Lima, jul. 8.

¡Los retazos textiles ya no tienen porque terminar en la basura!⁣, comenta convencido Carlos Vega, líder del proyecto Circular, un emprendimiento sostenible que elabora prendas con los sobrantes de las fábricas textiles, sin usar contaminantes, ni químicos, y ahorrando miles de litros de agua.

En el 2019, confeccionaron el primer jean de tela recuperada en el Perú, gracias al financiamiento de 50 mil soles que otorgó el Programa Innóvate Perú a través del Concurso Reto Bio, en alianza con la empresa Tecnología Textil Muchik.


Lee también: Investigadoras desarrollan tecnología para hacer pruebas de laboratorio desde un chip

En diálogo con la Agencia Andina, Carlos Vega, ingeniero industrial de la Universidad de Lima, señala que la tela -con la que confeccionan polos, pantalones y casacas- está elaborada de algodón 100% recuperado, reciclando retazos textiles. De esa manera, se evita que los restos terminen en la basura o siendo quemados.

“Primero se recolectan los retazos de algodón de los puntos de acopio que hay en Lima, luego se trituran y se procesan para volverlos nuevamente en fibra. Esa fibra se convierte en hilo y luego en tela. Finalmente en una nueva prenda,” indica el emprendedor peruano de 31 años. 

Las telas que usan para elaborar los polos, añade el ingeniero, provienen del reciclado de los conos de hilos deadstock. Estos conos obtenidos se separan por grosor y color, se distribuyen en cantidades iguales, y finalmente se teje la tela con la que se confecciona las nuevas prendas.


Un pantalón que ahorra agua

Por cada pantalón de aldogón recuperado, señala Vega, se ahorra 2,700 litros de agua, equivalente a lo que bebe un ser humano por cuatro años.

Lee también: UNI elabora bioplásticos con macroalgas para conservar alimentos

“Se evita la sobreproducción de 4 m² de plantaciones de nuevo algodón, dándole un respiro. Además, nuestro proceso emplea cero tintes y químicos contaminantes para el planeta,” comenta.

Según la ONU, la industria de la moda es la segunda más contaminante del planeta. Fue precisamente este dato clave lo que llevó al ingeniero Carlos Vega y a Natalia Tapia, comunicadora de la Universidad de Lima, a repensar la manera de elaborar prendas en el país.

“Nos cuestionamos cómo podíamos hacer para contribuir al cuidado del medio ambiente. Nuestra visión siempre ha sido hacer las cosas de la manera más sostenible posible,” recalca el líder de Circular, emprendimiento que obtuvo el segundo lugar en los Premios Latinoamérica Verde 2020 en la categoría manejo de residuos.

Así se animaron a postular al Concurso Reto Bio 2019, mediante el cual se otorgó fondos para el cofinanciamiento de emprendimientos que promuevan el desarrollo de soluciones innovadoras y efectivas que pongan en valor nuestros recursos naturales.

“Muchas veces somos indiferentes con lo que está pasando con el medio ambiente. Anímense a hacer cambios, anímense a emprender”, recomienda el ingeniero.

Después de un año de pandemia, y de situaciones difíciles que tuvieron que afrontar como emprendimiento, a la fecha, Circular ya se encuentra en el mercado con un par de colecciones lanzadas. Los precios de sus prendas oscilan entre los 100 y 200 soles y se ofertan en sus redes sociales.

Revisa más noticias sobre ciencia, la tecnología y la innovación en la Agencia Andina.

Más en Andina:
(FIN) MFA/SPV

Publicado: 8/7/2021
Loading...