Andina

Duelo por muerte de ser querido dura en promedio tres meses, afirma especialista

Instituto Nacional de Salud Mental Honorio Delgado – Hideyo Noguchi.   Foto: ANDINA/Archivo

Instituto Nacional de Salud Mental Honorio Delgado – Hideyo Noguchi. Foto: ANDINA/Archivo

16:14 | Lima, oct. 23 (ANDINA).

El duelo ante la pérdida de ser un querido puede durar en promedio tres meses, aunque esto es variable y depende de si el fallecimiento es inesperado y el tipo de relación que tenía el doliente con el fallecido, señaló hoy el psiquiatra Freddy Vásquez Gómez del Instituto Nacional de Salud Mental Honorio Delgado – Hideyo Noguchi.

 
El especialista explicó que a pesar del sufrimiento que produce una pérdida, el duelo constituye un proceso normal que ayuda a la persona a adaptarse a la ausencia y vivir sin la presencia física de un ser querido.

“Se puede considerar que los dos primeros años suelen ser los más duros, luego se experimenta un descenso progresivo del malestar emocional”, detalló.
 
Vásquez sostiene que la pérdida de un ser querido puede ocasionar estrés, por lo que “es importante cuidarse a sí mismo para enfrentar este proceso. Se trata de una emoción temporal que va desaparecer”, precisó.
 
El especialista refirió además que durante el proceso del duelo se puede producir una serie de pensamientos, sentimientos y conductas ocasionadas por la pérdida y que en principio se pueden considerar normales, como culpa, impotencia, confusión y fatiga.
 
“Después de la muerte de un ser querido el doliente quiere permanecer solo, dormir poco o en exceso, presenta falta de concentración, sueña o tiene pesadillas. A algunas personas les cuesta concentrarse, estudiar o comer, y otras pierden el interés por las actividades que solían disfrutar”, advirtió el especialista al enumerar algunos de los signos físicos de la etapa del duelo.
 
Asimismo, se presentan sensaciones como opresión en el pecho o garganta, hipersensibilidad al ruido, debilidad muscular y sequedad de boca.

En cuanto a la conducta, el afectado es afectado por llanto constante, sueños con el fallecido, incredulidad, confusión, preocupación y alucinaciones breves y fugaces, como “ver” al ser querido.
 
El especialista explicó que muchas veces, para escapar de la realidad, las personas piensan en el suicidio, en lastimarse a sí mismas o se involucran en actividades peligrosas o autodestructivas, como el consumo excesivo de alcohol o drogas.

“Esto sólo conlleva a que estos sentimientos de dolor se acumulen en el interior, prolongando el duelo”, dijo el psiquiatra.
 
Para superar esta etapa de duelo el galeno recomendó expresar los sentimientos y emociones libremente.

“Se debe llorar si se tiene deseos, no es bueno reprimirse. Además se deben realizar actividades física; alimentarse y dormir bien y reunirse con la familia y amigos para evitar estar solos”, manifestó.
 
Agregó que la ayuda de un terapeuta profesional puede ser útil porque permite hablar a la persona de la pérdida y expresar todos los sentimientos que tiene dentro.

(FIN) NDP/ART


Publicado: 23/10/2011
Loading...

Te puede interesar