Andina

Covid-19: cinco razones para no dudar en colocarte la segunda dosis de la vacuna

Especialista del Instituto Nacional de Salud, Lely Solari, explica cada una de ellas

ANDINA/Difusión

ANDINA/Difusión

09:03 | Lima, oct. 13.

Son diversas las razones por las cuales algunas personas no regresan a inocularse la segunda dosis de la vacuna contra la covid-19. Desde el miedo a repetir el “pinchazo” o sufrir nuevamente posibles efectos secundarios hasta desconocer los beneficios de colocarse correctamente este fármaco.

Según el Repositorio Único Nacional de Información en Salud (Reunis) del Minsa, el número de personas que actualmente requieren su segunda dosis supera los 3 millones 893 mil, cifra que incluye a quienes están dentro del plazo de 21 días entre la primera y segunda dosis.

Lo cierto es que, al no completar el esquema de vacunación en el tiempo programado, estas personas no solo se exponen a contraer la enfermedad y, en el peor de los casos, a sufrir cuadros graves, sino que ponen en riesgo el objetivo de controlar el coronavirus en el país.


Una es como ninguna


De acuerdo con la infectóloga del Instituto Nacional de Salud (INS), Lely Solari, solo la segunda dosis asegura la efectividad de la protección de la vacuna. “La inmunización parcial no sirve, no otorga ninguna protección. Se necesitan dos dosis para ser efectivas. Una no es como ninguna”, comentó a la agencia Andina.

Las que se aplican en el Perú -Sinopharm (de virus inactivado), la Pfizer (de ARN mensajero) y la AztraZeneca (de vector viral)- requieren la aplicación de dos dosis para cumplir el objetivo de asegurar una protección debida contra el coronavirus.

Solari recordó un estudio del INS con personal de salud al que se le aplicó Sinopharm. Allí se evidenció que con una sola dosis se alcanzaba una efectividad del 17% para prevenir la infección (con las dos dosis se alcanza el 50.4%). Asimismo, con una sola dosis se evitaba la muerte en un 46.3% (con las dos dosis la protección sube a 94%).


“En el Perú el esquema de vacunación es de dos dosis; por eso la población tiene que cumplir con ambas aplicaciones, de lo contrario, quienes se queden con una sola dosis, solo alcanzarán el 50 % o menos del 50 % de efectividad”, apuntó.


Evitar la aparición de variantes


Pero además del bienestar personal, existe otra razón muy seria para inocularse la segunda dosis y se relaciona con la comunidad, y por ende, con el país.

Esto quiere decir -dijo- que si no estamos bien vacunados, nos contagiamos y somos asintomáticos, estaremos contribuyendo a la transmisión del virus y, mientras más avancen los contagios, el virus tendrá mayores probabilidades de evolucionar hasta convertirse en una nueva variante. 

“Por ejemplo, se sabe que la variante delta es mucho más transmisible y podría ‘escapar’ de la vacuna. Pero aún así, con una buena campaña de inmunización, se le puede controlar. El Sars-Cov2 ha evolucionado y por eso existen diferentes variantes”.

Cuando no nos vacunamos, agregó la experta, contribuimos a la evolución del virus y podemos tener variantes mucho más agresivas, lo cual sería terrible. 


Carné de vacunación 


Pero si las razones arriba expuestas no son suficientes para quienes dudan y no tienen confianza en aplicarse la segunda dosis, esta tercera sí podría terminar de convencerlo. 

Y es que en Estados Unidos y varios países de Europa ya se está exigiendo la tarjeta de vacunación para ingresar a lugares públicos cerrados, como teatros, cines, museos o estadios, inclusive para estudiar de forma presencial en colegios y universidades. 

“Ese documento demuestra que la persona está totalmente vacunada contra la covid-19, y por lo tanto, no tiene ninguna restricción para realizar esas actividades”, señaló Solari.


En el Perú, recordó, este requisito solo se exige para asistir a estadios o coliseos, donde el aforo aún es reducido. “Pero la exigencia del carné o tarjeta de vacunación se extenderá y llegará a todo el país”, estimó.

“Estar totalmente inmunizado será un requisito indispensable para restablecer gradualmente nuestras actividades sociales. En Estados Unidos, algunas empresas hasta han despedido a quienes no se vacunaron”, aseveró.

La reacción alérgica no aumenta


Algo que se conoce poco es que, con la segunda dosis de la vacuna, se reduce la posibilidad de los eventos adversos serios, como una reacción alérgica, explicó la especialista del Instituto Nacional de Salud.

“El dolor en el hombro y la fiebre son efectos secundarios leves que ocurren con frecuencia y pueden repetirse con la aplicación de la segunda dosis, pero si la persona tuvo una reacción alérgica la primera vez, en la segunda difícilmente eso pasará”.


Evitar ola de contagios en Navidad


Otra razón de peso para estar completamente vacunado es que, solo así, llegaremos a Navidad y Año Nuevo con una población más protegida frente a la covid-19 y sus variantes. “Solo de esa manera se podrá evitar una ola de contagios, eso no ocurrió el año pasado”.

“El año pasado, ante una disminución de casos en octubre y noviembre, la población salió sin control a lugares de alta concentración, como Mesa Redonda, para realizar sus compras, y se reunió con familiares y amigos para celebrar las fiestas de fin de año”.
 
Precisamente por esas fechas la variante brasilera estaba entre nosotros y era motivo de preocupación; sin embargo, después de las celebraciones apareció la variante andina, y con ella, la segunda ola y las tristes consecuencias que ya conocemos. “Lo ideal es llegar a la mayor cantidad de gente bien vacunada, con sus dos dosis, para no volver a repetir esa experiencia”.

Más en Andina:


(FIN) SMS/RRC

Publicado: 13/10/2021
Loading...