Andina

Conoce a Hugo Ari, quien de cobrador de combi se convirtió en un exitoso productor de cuy

Gracias a la crianza de cuyes logró superar la pobreza

Conoce la historia de Hugo Ari, el joven puneño quien de cobrador de combi se convirtió en un exitoso productor de cuy. Gracias a este emprendimiento logró superar la pobreza. ANDINA/Difusión

Conoce la historia de Hugo Ari, el joven puneño quien de cobrador de combi se convirtió en un exitoso productor de cuy. Gracias a este emprendimiento logró superar la pobreza. ANDINA/Difusión

06:55 | Puno, mar. 5.

La vida está llena de oportunidades, solo se necesita voluntad y perseverancia. Es el caso de Hugo Ari (30), quien dejó ser cobrador de combi para convertirse en un exitoso criador de cuyes, el negocio rentable que le permitió superar la pobreza.

Hugo, es natural del distrito de Samán, en la región Puno, la tierra que lo vio nacer, al que alguna vez decidió abandonarla y mudarse a la ciudad de Lima, porque se había hartado de vivir en la miseria.



Pensó que su carencia económica mejoraría, pero no fue así, el dinero que obtenía como cobrador de combi en la capital, apenas le alcanzaba para sobrevivir, ante la situación adversa decidió volver a su natal Samán para impulsar su proyecto familiar.

Hace tres años, con el apoyo del proyecto Haku Wiñay instaló una granja de cuyes, poco a poco este emprendimiento se convirtió en un negocio estrella que hoy va viento en popa, con las ganancias obtenidas amplió su granja, denominada el “Parque del Cuy”, que actualmente cría cerca de 1,000 ejemplares.


Los potenciales clientes para la compra de sus animales menores, son dueños de exclusivos restaurantes de las ciudades de Juliaca, Arequipa y Cusco. Cada cuy lo vende entre 18 y 20 soles.


Es el emprendedor más exitoso de su comunidad, el líder y visionario, que superó la adversidad para impulsar su negocio familiar. “Agradezco a Haku Wiñay que me dio esta oportunidad”, refiere Hugo, entre lágrimas al recordar los momentos críticos que le tocó vivir.

Las tierras áridas que heredó de sus padres lo convirtieron en alfalfares, el forraje preferido de sus cuyes, a los que los cuida con mucho ahínco y afecto, porque le genera ingresos económicos para vivir dignamente con su familia.


En sus horas libres realiza charlas al resto de los miembros de su comunidad, comparte sus conocimientos adquiridos en los diversos talleres de pasantía, con el fin de estandarizar la crianza de cuyes, conforme a las exigencias de los clientes al que provee.

Más en Andina:

(FIN) JCB/MAO

Publicado: 5/3/2021
Loading...