Andina

Cinco actividades deportivas para retrasar la aparición de las várices

Experto advierte que también es importante hidratarse

Aeróbicos estimula la circulación sanguínea. Foto: Cortesía

Aeróbicos estimula la circulación sanguínea. Foto: Cortesía

10:40 | Lima, ene. 11.

La circulación sanguínea es el trayecto que recorre la sangre a través del cuerpo impulsada por el sistema cardiovascular. Gracias a este proceso, todos los órganos y tejidos reciben la sangre y los nutrientes que necesitan para funcionar correctamente.

El cirujano vascular y flebólogo Iván Gutiérrez Romero sostuvo que la actividad física debe ser una constante en nuestras vidas para gozar de una buena salud y tener irrigada todas las zonas del cuerpo -especialmente las piernas– debido a que soportan todo el peso y están expuestas a la gravedad.

Dijo que la práctica de ejercicios de forma regular estimula el retorno venoso y potencia el bombeo de la sangre de las extremidades inferiores hacia el corazón, logrando con ello una mejor circulación y previniendo la aparición de várices y las llamadas “arañitas” vasculares.

“Nadar, caminar, correr, montar en bicicleta y realizar ejercicios aeróbicos son las principales actividades físicas que mejoran la circulación sanguínea en las piernas y reactivan todo el sistema circulatorio. Podemos aprovechar el verano y hacerlas al aire libre”, comentó Gutiérrez Romero. 

Así tenemos que la natación activa la sangre, mejora la circulación, fortalece los músculos y potencia la memoria. Para aquellos que sufren problemas circulatorios, como las varices, es el ejercicio físico más completo que existe con resultados casi inmediatos.

“Caminar unos 30 minutos al día es una excelente forma de ejercitarse. Una caminata por la mañana, ayuda a mejorar la circulación, alivia la tensión y aumenta el suministro de oxígeno a cada célula de nuestro cuerpo. Nos mantiene alertas y con buen ánimo todo el día”, indicó el especialista y director de la clínica Flebocenter

Correr es otra forma de mantener una buena salud venosa. Durante su práctica, los músculos se desarrollan, mejora el retorno de la sangre y se alivian síntomas como la pesadez, el adormecimiento de las piernas y los calambres. 

De igual manera, pedalear de 10 a 30 minutos al día es una manera sencilla de estimular el riego sanguíneo y las articulaciones. Montar en  bicicleta y al aire libre aumenta el colesterol positivo, el mismo que se encarga de proteger de la descalcificación de los vasos sanguíneos y prolongar el deterioro de las arterias”.

Si bien los aeróbicos son una combinación de ejercicios y baile, su práctica genera el aumento de pulsaciones cardiacas. Este deporte acompañado de música, mejora la función cardiovascular y la flexibilidad. Además de reafirmar los tejidos y disminuir los niveles de estrés. 

Finalmente, Gutiérrez Romero señaló que es importante la hidratación durante la práctica de deporte, principalmente con agua, para ayudar a eliminar los elementos tóxicos de la sangre y después de la actividad es aconsejable una ducha de agua fría para reactivar la circulación sanguínea.

Más en Andina:

(FIN) NDP/RRC

Publicado: 11/1/2019
Loading...