Andina

Ciclón Sally deja un muerto e inundaciones en su avance en EE. UU.

Muchas carreteras están intransitables por la crecida de los ríos y la caída de árboles y postes eléctricos

El agua rocía un letrero mientras el agua cubre lentamente una carretera desde la aproximación del huracán Sally en el puerto de Alabama, Alabama, EE. UU., Foto: EFE

El agua rocía un letrero mientras el agua cubre lentamente una carretera desde la aproximación del huracán Sally en el puerto de Alabama, Alabama, EE. UU., Foto: EFE

03:00 | Alabama, set. 18.

El ciclón Sally, que tocó tierra por la costa de Alabama (EE. UU.) con fuerza de huracán el miércoles, avanza este jueves como depresión tropical por Georgia, dejando graves inundaciones a su paso y tras ocasionar al menos un muerto.

De momento las zonas más afectadas por las inundaciones son Alabama y la parte norte de Florida, donde las precipitaciones han sido intensísimas debido al lento desplazamiento de la tormenta. Esa región de la costa del Golfo de México se enfrenta ahora a una penosa recuperación de los daños millonarios ocasionados por las lluvias que, según dijo hoy la gobernadora de Alabama, Kay Ivey, no podrán ser evaluados completamente hasta los próximos días. 

"A medida que el agua continúe retrocediendo, algo que puede tardar unos días, tendremos un informe más preciso de la devastación total", explicó Iveyy, quien aseguró que Sally estuvo a la altura de lo que pronosticaban los meteorólogos y fue "un evento de lluvias e inundaciones sin precedentes". 

Un hombre fallecido


Sally ya se ha cobrado una vida, confirmó en la misma rueda de prensa el director de la Agencia de Gestión de Emergencias (EMA, en inglés) en Alabama, Brian Hastings, que no dio más detalles. Según medios locales, se trata de un hombre que falleció este miércoles con la llegada de Sally con vientos huracanados a la población costera de Orange Beach, sin que se sepa si es un vecino o un turista, mientras que una mujer se encuentra desaparecida. 

"Esperamos no tener más muertes", señaló Hastings, quien aseguró que si no ha habido más víctimas es porque la población "prestó atención a las advertencias y pudo sortear el peligro". Tanto en Alabama como en Florida, donde se movilizó a la Guardia Nacional para ayudar en las tareas de protección y recuperación, hay centenares de personas que acudieron a refugios para protegerse de la tormenta, a las que se han sumado los damnificados cuyos hogares han quedado inhabitables. 


Carreteras intransitables y sin suministro eléctrico 


En Alabama y en el noroeste de Florida, muchas carreteras permanecen intransitables por la crecida de los ríos y la caída de árboles y postes del tendido eléctrico, mientras que los usuarios que se han quedado sin electricidad alcanzan casi el medio millón. 

De estos, unos 30.000 corresponden a hogares de Georgia, donde la tormenta está dejando ya daños en su camino hacia las Carolinas. En las poblaciones de la costa, donde Sally llegó con vientos de 165 kilómetros por hora, la tormenta arrancó tejados y convirtió las calles en ríos, pero la marejada que elevó el nivel de las aguas del mar tiende a normalizarse en la mayor parte del territorio. 

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, advirtió a los habitantes de las zonas inundadas del noroeste del estado de que permanecieran atentos hasta que se retire toda el agua dejada por el huracán, aunque aún se mantiene el peligro por la crecida de los ríos en los próximos días debido a las fuertes precipitaciones en el interior. 

Agencia Efe: todos los derechos son reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin la autorización previa y por escrito de la Agencia Efe.

Más en Andina

(FIN) EFE/JAM

Publicado: 18/9/2020
Loading...