Banner Mobile ONPE Regional 10.09 al 01.10 Banner JNE MOBILE - Del 17/09 al 30/09
Andina

¿Cansado todo el tiempo? Cuidado, podría tener anemia causada por una enfermedad compleja

Expertos del Ministerio de Salud detallan algunas señales de alerta

Foto: ANDINA/difusión.

Foto: ANDINA/difusión.

09:46 | Lima, jul. 23.

Son constantes las campañas de lucha contra la anemia infantil en el país y muy poco se habla de la anemia en adultos, que también existe y puede estar relacionada con enfermedades complejas.

“En la mayoría de los casos, la presencia de anemia en adultos se debe alguna enfermedad y no por un problema nutricional”, destacó la licenciada Lily Sandoval Cervantes, coordinadora de la Unidad Funcional de Alimentación y Nutrición Saludable del Minsa, en entrevista con la Agencia Andina.

Explicó que la anemia es una enfermedad que se origina cuando tenemos poca cantidad de hierro en la sangre. El cuerpo carece de los suficientes glóbulos rojos sanos para transportar un nivel adecuado de oxígeno a todos los tejidos del cuerpo, incluido el cerebro, generando decaimiento, apatía y cansancio. 

Signos de alarma

Puede ser silenciosa y tan leve que, al inicio, pasa desapercibida. Sin embargo, a medida que el cuerpo se quede sin hierro los signos y síntomas se intensificarán. 


Quienes tienen anemia se sienten cansados, padecen dolores de cabeza, no tienen ganas de hacer nada, duermen mucho, se ven pálidos, pueden tener taquicardia. En algunos casos hay irritabilidad, mareos y hasta falta de apetito.


“La persona tendrá uñas quebradizas, caída abundante del cabello. Algunos tendrán grandes deseos de comer hielo o tierra, como ocurre con los niños. Eso pasa porque su cuerpo busca minerales”. 

En niños, por lo general, la anemia es producto de una mala alimentación. En adultos, el origen se encuentra, en la mayoría de los casos, en males de fondo, como los inmunitarios, que destruyen los glóbulos rojos

“Pueden ser problemas crónicos, como los renales, gastrointestinales; artritis reumatoidea o algún tipo de cáncer. Las causas son distintas”, explicó Lily Sandoval. 

¿Qué pruebas debo hacerme? 

Los adultos con anemia deben pasar una consulta con un médico general o internista, quien le indicará exámenes de laboratorio, entre ellos un hemograma para ver los niveles de la hemoglobina, que es una proteína que contiene hierro.


“Las mujeres debemos tener 12 de hemoglobina a más, mientras que los hombres debe estar por encima de 13.8 o 14. En el caso de los hombres este valor es mayor debido a que no tienen pérdidas mensuales de sangre por menstruación. Si los valores de las pruebas son menores a estos rangos la persona tiene algún tipo de anemia y hay que buscar la causa”. 
Podrían indicarse también pruebas de heces, para saber si hay pérdida de sangre en las deposiciones. 


“Cuando hay heces oscuras hay una alta probabilidad de que tengamos un problema al colon. De igual manera, cuando las mujeres tienen periodos menstruales muy largos, con pérdida abundante de sangre, podría tratarse de un cáncer de útero”.

En la mayoría de los casos de cáncer hay un descenso de los niveles de hemoglobina, como en el de tiroides, huesos, médula ósea, leucemia, linfoma, entre otros.  

“Es importante saber que la absorción del hierro se da a nivel de intestino. Si un paciente ha tenido un baipás intestinal, se le ha extirpado parte del intestino delgado, no va a poder absorber los nutrientes y desarrollará anemia. Los pacientes celiacos pueden presentar también anemia”. 

Si se trata de mala alimentación 

La solución a la anemia en adultos dependerá del origen de la enfermedad. Si el médico determina que es un por un déficit de nutrientes, con una mejor alimentación y una suplementación adecuada el problema estará resuelto. 

“Debe quedar claro que el hierro obtenido de alimentos animales nunca podrá compararse con el obtenido de fuente vegetal. Los primeros siempre serán superiores. En este grupo están las carnes rojas y sobre todo vísceras, sangrecita, hígado o bazo”.



Erróneamente, muchas personas consumen solo pecho de pollo y cuando se trata de pescados buscan el más blanco y desechan las partes oscuras, donde se aloja la mayor concentración de hierro. 

“El pecho de pollo, la pulpa pura solo tiene 1.5 miligramos de hierro, en comparación con otras fuentes como la sangrecita y el bazo de res, que tienen cerca de 30 miligramos de hierro”, detalló la coordinadora de la Unidad Funcional de Alimentación y Nutrición Saludable del Minsa. 

Explicó que aunque las menestras son un superalimento y nos proveen de vitaminas y hierro, no lo tienen en tanta cantidad como las carnes y vísceras. Además, para poder absorberlo de ellas debemos consumirlas siempre con vitamina C, ya sea acompañadas por una ensalada, limonada o naranjada. 

“Es importante además disminuir el consumo de bebidas gasificadas o altas en azúcar, alimentos procesados y ultraprocesados, que tienen octógonos, para evitar la diabetes y la obesidad que también puede influir en la anemia”.

Cáncer y otras enfermedades 

Si la anemia se debe a un problema autoinmune se requiere de un tratamiento más complejo. En algunos casos podría necesitarse incluso una transfusión de sangre, pero eso será determinado por un hematólogo u otro especialista.


“Un adulto con anemia puede tenerla mucho tiempo, pero su organismo no aguantará la falta de hierro toda la vida y se hará evidente con los mismos síntomas que en los niños, pero más acrecentados. Por ejemplo, aftas en boca, úlceras bucales, problemas cardiacos, que podrían complicarse si es que la persona tiene además colesterol alto, triglicéridos altos o diabetes”. 


Una anemia no tratada a tiempo puede aumentar el riesgo de contraer infecciones, de tener partos prematuros o niños con bajo peso al nacer, de morir por hemorragias, entre otras complicaciones. 

“La mayoría de las veces, como tenemos muchas actividades, dejamos de lado nuestra salud olvidando que para poder desarrollar nuestras responsabilidades requerimos estar sanos y por eso debemos realizarnos chequeos periódicos. No debemos esperar a tener síntomas de algo para recién ir al médico. Mínimo una vez al año debemos pasar por un examen completo, que incluya pruebas de sangre para saber si tenemos anemia”, aconsejó la experta del Minsa.

Más en Andina: 

(FIN) KGR 
GRM

Publicado: 23/7/2022