Andina

Cajamarca: sacerdote que llevaba oxígeno a domicilio de pacientes vence a la covid-19

El padre Juan Carlos Pérez recibió alta epidemiológica y retoma actividades con oficio de misa virtual

El religioso fue diagnosticado con el virus el pasado 20 de abril al someterse a la prueba antígena. Foto: ANDINA/Cortesía Eduard Lozano

El religioso fue diagnosticado con el virus el pasado 20 de abril al someterse a la prueba antígena. Foto: ANDINA/Cortesía Eduard Lozano

20:28 | Cajamarca, may. 6.

El sacerdote Juan Carlos Pérez, quien llevaba oxígeno a domicilio para los paciente con covid-19, logró vencer la enfermedad tras permanecer 25 días aislado y con monitoreo médico en la casa de la catedral de la ciudad de Cajamarca, donde esta mañana ofició una misa virtual como reinicio de sus actividades.

El religioso fue diagnosticado con la covid-19 el 20 de abril mediante prueba antígena, a la que se sometió luego de presentar algunos síntomas como fiebre, cuando desarrollaba su labor social de llevar oxígeno a las viviendas de los pacientes infectados.

“Cuando me diagnosticaron covid-19 lo tomé con bastante calma, con bastante tranquilidad. Fue una situación que cambió mis planes nada más”, contó el sacerdote a la Agencia Andina, al agradecer las muestras de afecto y solidaridad de la población que se interesó por su salud.

“Es fundamental el apoyo de la familia, de mis padres, de mis hermanos que siempre estuvieron pendientes del proceso epidemiológico; además, de la población, la feligresía en general, que estuvieron pendientes y muy unidos a través de la oración”, acotó.

Al recibir el alta epidemiológica de la Dirección Regional de Salud (Diresa), el religioso señaló que retomará sus actividades en forma paulatina y hoy ofició una misa virtual a las 10:00 horas en la catedral, y que en adelante replicará cada mañana.


Respecto a la labor que cumplía junto a un equipo de voluntarios del Colectivo Cajamarca Respira, llevando oxígeno a los domicilios de pacientes covid-19, manifestó que por el momento no podrá cumplir esa función porque aún está en proceso de recuperación, pero desde la casa en la catedral coordina el apoyo  para que el vital insumo llegue a la población.


Comentó que recibir el alta médica le generó una sensación de alegría porque logró superar el ciclo de la enfermedad y, de esa manera, ya no contagiará a los demás; sin embargo, es consciente de que el virus podría ocasionarle una reinfección.

"Hay que ir con cuidado, cumpliendo las recomendaciones del médico. En este momento ya no me han suministrado medicamentos, solo monitoreo nutricional, pero aún me siento débil físicamente, no tengo la misma energía con la que siempre me he desenvuelto”, expresó.
 

Vida espiritual 


La salud del sacerdote cajamarquino no llegó a complicarse debido a dos cosas fundamentales: la buena vida espiritual, que ayuda muchísimo a enfrentar cualquier enfermedad; la fe cristiana bien orientada es un soporte impresionante e inigualable para enfrentar las enfermedades, “porque nos ayuda a no caer en crisis, en depresión. Nos ayuda a no perder el sentido a la vida”.

También lea: 
 

“La fe nos ayuda a entender que la enfermedad nos permite unirnos a la pasión de nuestro Señor Jesucristo, que es una pasión redentora; en consecuencia, un enfermo cristiano ofrece su enfermad por la salvación del mundo, por la salvación de la humanidad y aprende a llevar su enfermedad con paciencia”, reflexionó.

El segundo elemento netamente humano y fundamental es la buena alimentación, pues una buena calidad de vida permite tener un sistema inmune fuerte, acotó.
 
Por último, el religioso instó a la colectividad a cuidarse mucho. “Quienes estamos por debajo de los 40 años es probable que sobrevivamos al virus, pero quienes están por encima de los 50 no es tan fácil que sobreviva; en consecuencia, el mensaje es una invitación a la responsabilidad, a cumplir con exigencia los protocolos sanitarios, evitar reuniones masivas, celebraciones innecesarias”.

Más en Andina: 


(FIN)  ELJ/TMC/JOT

Publicado: 6/5/2021
Loading...