Andina

Astrónomo Erick Meza: Perú es un lugar apropiado para la astronomía

El investigador peruano sueña con un "Qhapaq Ñan de telescopios" para difundir la ciencia en los jóvenes.

Foto: Conida

Foto: Conida

07:00 | Lima, jun. 25.

Por Sofía Pichihua

En sus viajes familiares colocaba un colchón sobre la tolva de la camioneta para mirar el cielo y admirar las estrellas en el camino. Desde su época escolar, en Cusco, soñó con ser astrónomo y lo logró. El Dr. Erick Meza, investigador principal de la Agencia Espacial del Perú - Conida, recibió un merecido homenaje por parte de la Unión Astronómica Internacional (UAI). Ahora, el cuerpo rocoso 36352 (2000 NE25) lleva su nombre, "Erickmeza", pero su sueño continúa y hoy busca seguir contribuyendo a que nuestro país destaque en astronomía observacional.

El Dr. Erick Meza asegura a la agencia Andina que el Perú es un lugar apropiado para la astronomía, debido a que nuestro amplio territorio facilita el trabajo de los astrónomos. Luego de este homenaje, el investigador del Observatorio Astronómico de Moquegua (OAM) se siente comprometido en fomentar la ciencia para que esté al alcance de todos, sobre todo de los más jóvenes.



"Son tantas noches que paso mirando el cielo y observando muchos objetos, entre ellos asteroides, y que uno de ellos lleve mi nombre es muy significativo para mí. Es como si hubiera recibido un premio que no esperaba", confiesa el Dr. Erick Meza.

Aún no sabe cómo su nombre llegó a ser nominado o quién envió la solicitud, pero se muestra muy agradecido por el reconocimiento, y decidido en seguir aportando en astronomía observacional.  


Un sueño de niño al que nunca renunció

Para ser astrónomo en el Perú no solo debes desearlo, la especialización no está disponible como una carrera certificada en el país. Y, en el ámbito universitario, son pocos los cursos disponibles que puedan satisfacer las exigencias formativas.

El Dr. Meza tenía este sueño desde niño, cuando disfrutaba de sus paseos escolares para observar la Luna o de las charlas con su vecino, un astrónomo aficionado. En la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) pasó a estudiar Ingeniería física para acercarse a su objetivo. 

Como miembro, y luego líder, del legendario grupo estudiantil de Astronomía, formado la última vez que el cometa Halley pasó por la Tierra (1986), participó en actividades que lo acercaron cada vez más a su vocación.

"Fue en una lluvia de estrellas que viajamos a la sierra central de Lima y vi un bólido (una estrella fugaz muy luminosa) y allí fue cuando dije que quiero ser astrónomo porque eso cambió mi vida", recuerda el investigador peruano.  
 
Durante sus estudios universitarios, una misión de Francia llegó al país para un encuentro académico. "Tuve la suerte de explicarles mi proyecto del observatorio astronómico, y llegó la invitación para viajar a Francia por cuatro meses", precisa. 

"En Francia realicé la observación de mi primera ocultación estelar por el asteroide Irma, que hasta ahora recuerdo. Fue especial porque nunca había participado en una experiencia como esa. Además, la observación es conjunta con otros colegas, lo cual lo hace súper apasionante".

Cuando regresó obtuvo una beca del Fondecyt para su doctorado en Astronomía y Astrofísica en la prestigiosa Universidad de La Sorbona, en Francia. Estando allá siempre estuvo seguro de que quería regresar al Perú.

Ser astrónomo en el Perú

"Perú tiene mucho potencial. Tenemos ahora un telescopio (en el Observatorio Astronómico de Moquegua) que nos permite hacer contribuciones importantes debido a nuestra ubicación geográfica. Apostar por el Perú no es poca cosa, es todo lo contrario. Ese fue mi objetivo: sacar adelante la astronomía observacional en conjunto con otros astrónomos. Esta es una labor que depende de muchas personas", indica. 

En su opinión, la técnica de ocultaciones estelares, aplicada por el astrónomo peruano en su labor diaria, tiene mayor potencial ya que el Perú tiene un territorio muy amplio.  "La astronomía observacional en el Perú tiene para dar más. He escuchado que hay más astrónomos amateurs que están muy activos. Creo que Perú es un lugar apropiado para la astronomía. Solo queda tener más astrónomos profesionales e invertir en proyectos de astronomía", asegura.

"Debemos aumentar esa masa crítica e implementar instrumentos. Desde la Dirección de Astronomía y Ciencias Espaciales de Conida tratamos de impulsar esto para dar opciones a que los jóvenes puedan interesarse (en la astronomía). Para ello hay que tener instrumentos que nos permitan realizar contribuciones de vanguardia", refiere.

Luego de haber participado en múltiples investigaciones, incluyendo ser parte del grupo co-descubridor de los anillos del planeta enano Haumea, ahora tiene nuevas metas. "Mi sueño sería dejar algo para las generaciones futuras. Ahora también quiero ir más allá y crear una red de observación en el Perú. Ya estoy juntando muchas cosas que van a permitir dar más pasos poco a poco. En palabras simples es como tener un Qhapaq Ñam pero lleno de telescopios a los que los jóvenes y niños tengan acceso. Eso sería un sueño para mí".

La labor del Dr. Erick Meza se suma a los avances logrados por la Dra. Myriam Pajuelo, docente de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), quien también fue homenajeada recientemente por la Unión Astronómica Internacional (UAI), que nombró un asteroide en su honor.

Los asteroides son cuerpos rocosos pequeños del Sistema Solar, en gran medida mucho menor en tamaño que los planetas. Hay una innumerable cantidad de ellos, aproximadamente en el espacio ubicado entre las órbitas de los planetas Marte y Júpiter, constituyendo un conjunto conocido bajo el nombre de “Cinturón de Asteroides”. Estos astros, al igual que los planetas, orbitan el Sol, y se considera que son los restos, lo que ha quedado luego de la formación de nuestro Sistema Solar, ocurrida hace unos 4600 millones de años. 

Revisa más noticias sobre ciencia, la tecnología y la innovación en la Agencia Andina.

Más en Andina: (FIN) SPV

Publicado: 25/6/2021
Loading...