Andina

Así fue la entrada simbólica del Corpus Christi en miniatura en el Cusco

Fieles católicos y artistas revaloran celebración religiosa

Imágenes de santos y vírgenes en miniatura protagonizaron entrada simbólica del Corpus Christi en el Cusco. Foto: ANDINA/Percy Hurtado Santillán

23:15 | Cusco, jun. 2.

Vecinos y turistas que recorrían esta tarde el centro histórico del Cusco mostraron su admiración ante el paso de pequeñas imágenes de 15 santos y vírgenes del Corpus Christi —la fiesta mayor de la Ciudad Imperial— en manos de mayordomos, sus hijos y fieles católicos.

Desde la víspera, se aguardaba con gran interés la presencia de obras de arte; por medio de las redes sociales se apreció la salida de cada una de las imágenes desde los templos que llevan sus nombres, o aquellos que las albergan, como San Jerónimo, San Sebastián o San Cristóbal.

El Corpus Christi une a todos los ciudadanos en fe, devoción, alegría y comida.

El artista Christian Vargas Quispe afirmó a la Agencia Andina que junto a tres amigos se juntaron, con el fin de revalorar la fiesta mayor de la ciudad del Cusco, aquella que une a todos los ciudadanos en fe, devoción, alegría y comida.

Por ejemplo, San Bárbara, patrona del distrito de Poroy, llegó después de la caminata de sus fieles por 12 kilómetros; la Virgen de Belén, después de siete cuadras; y así, poco a poco, todos se concentraron en la plazoleta de Santa Catalina y la calle Santa Clara.

Entrada simbólica

Hemos representado la entrada simbólica del Corpus Christi; este año no vamos a poder celebrar esta gran fiesta, pero los invito a que celebremos desde nuestras casas la institución del cuerpo y la sangre de Cristo”, señaló.

Las imágenes de los santos y de las vírgenes en miniatura llegaron al atrio de la catedral, donde permanecieron y fueron acompañados a ritmo de bandas de músicos, pero sin mucha concurrencia por las restricciones de la pandemia de la covid-19.

Moisés Palomino, parte de la familia Palomino Gamarra, no organiza la celebración en honor al patrón Santiago desde antes de la pandemia, al igual que él, los mayordomos o carguyoc no pierden las esperanzas en que todo pase.

Se alistan

“Hoy nos juntamos en familia, con algunos devotos compartiremos recordando esta entrada del Corpus; no nos aglomeraremos, pero sí nos alistaremos para retomar el próximo año nuestra festividad”, expresó.

Los santos, cuando no había covid, permanecen bajo la atenta mirada del Señor de los Temblores, Patrón Jurado del Cusco. Según la tradición oral, así conversan, se divierten, se entretienen con algunas situaciones que atraviesa Cusco o se preocupan por alguna otra, y tratan de solucionar todo lo malo.

La pandemia no podrá borrar las tradiciones y costumbres de la ciudad del Cusco, y menos el plato de Chiriuchu, porque en la plaza San Francisco, como es de costumbre, amas de casa venden este potaje a 25 soles, pero solo para llevar.  

Más en Andina:

(FIN) PHS/JOT

Publicado: 2/6/2021
Loading...