Banner Mobile ONPE Regional 10.09 al 01.10 Banner JNE MOBILE - Del 17/09 al 30/09 Banner Webinar Arbitraje II - 28/09 al 30/09
Andina

Amnistía Internacional: Boric puede resarcir el "legado sombrío" de Piñera

Chile vivió a finales de 2019 la crisis social más grave desde el fin de la dictadura de Augusto Pinochet. Foto: AFP

Chile vivió a finales de 2019 la crisis social más grave desde el fin de la dictadura de Augusto Pinochet. Foto: AFP

18:49 | Santiago de Chile, abr. 25.

El presidente de Chile, Gabriel Boric, tiene la oportunidad de resarcir el "legado sombrío" en materia de derechos humanos del Gobierno anterior, presidido por el conservador Sebastián Piñera, dijo este lunes Amnistía Internacional (AI).

En el marco del encuentro de una delegación de esa organización con Boric, el director de AI en Chile, Rodrigo Bustos, aseguró que el mandatario "tiene una oportunidad histórica de poner los derechos al centro del actuar estatal en Chile y dejar atrás el legado sombrío del Gobierno anterior durante el estallido social".


Una delegación de la organización AI, con sede en Londres, fue recibida este lunes por el gobernante chileno, a quien entregaron una serie de recomendaciones sobre distintos temas relacionados con los derechos humanos.

Entre los temas abordados por AI destacan "acceso a la justicia y reforma policial, derechos sexuales y justicia reproductiva, política migratoria y de refugio y desigualdad y acceso al derecho a la salud, así como el rol de Chile en la protección de los derechos humanos en la región, de manera particular en Venezuela".

"Celebramos la voluntad del nuevo Gobierno de hacerse cargo de sus obligaciones en materia de derechos humanos y jugar un rol de liderazgo internacional", indicó al término de la reunión Erika Guevara, directora para las Américas de la organización.


En Latinoamérica, el continente más desigual del mundo, "el Estado chileno y los demás Estados de la región deben enfocarse en una recuperación justa que no deje a nadie afuera", agregó la activista.

Chile vivió a finales de 2019 la crisis social más grave desde el fin de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), que empezó como una protesta contra el alza en el precio del tiquete de metro y se convirtió en una revuelta por un modelo económico más justo y acceso a derechos sociales.

Las revueltas dejaron episodios de violencia como incendios, saqueos y destrucción de mobiliario público que llevaron a la Fiscalía a abrir más de 5.000 causas por delitos cometidos en las marchas, además de señalamientos por parte de la ONU y AI contra las fuerzas de seguridad por violaciones a los derechos humanos.


Según AI, Boric "manifestó su compromiso de que las víctimas de violaciones a los derechos humanos sean centrales en las acciones prioritarias de su Gobierno" y "se mostró firme en su convicción por ejercer un liderazgo distinto y condenar las crisis de derechos humanos en el resto de la región con un solo estándar".

Agencia Efe: todos los derechos son reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin la autorización previa y por escrito de la Agencia Efe.


Infórmese de todo el acontecer mundial en nuestra sección de Internacionales.


Más en Andina:

(FIN) EFE/LIQ

Publicado: 25/4/2022