Andina

Violencia contra niños: agresores más frecuentes están dentro de casa

MIMP y Unicef desarrollan estudio multinacional para prevenir violencia contra menores

Presentación de estudio multinacional sobre violencia contra la niñez. Foto: ANDINA/Héctor Vinces

Presentación de estudio multinacional sobre violencia contra la niñez. Foto: ANDINA/Héctor Vinces

07:03 | Lima, jul. 6.

Las personas más cercanas a los niños, niñas y adolescentes y los que son principales responsables de su protección son sus más frecuentes agresores y esto facilita la repetición de la violencia en la creencia de que el castigo físico forma parte de su educación moral.

Esta revelación se desprende del Estudio Multinacional  sobre los Determinantes de la Violencia que afecta a Niños, Niñas y Adolescentes, que desarrolla Unicef en cuatro países del mundo: Italia, Vietnam, Zimbawe y Perú y con el que se busca determinar evidencias para diseñar estrategias efectivas de prevención de la violencia.

La primera parte de este estudio, a cargo del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables y del Centro internacional  de Investigaciones de Unicef-Innocenti, fue presentada hoy. En ella se incluyó la revisión sistemática de 200  estudios sobre la violencia contra los menores de diversa naturaleza desarrollados en los últimos 15 años y el análisis de bases de datos secundarios como la Encuesta Nacional de Relaciones Sociales ENARES 2013, y Niños del Milenio  así como un mapeo no exhaustivo  de los programas de prevención de violencia contra los menores en el país.

El contexto en el que se desarrolla este estudio considera que la violencia contribuye a que los niños, niñas y adolescentes desarrollen sentimientos de miedo, sean suspicaces, pierdan su alegría  cotidiana, socava su autoestima y autonomía, así como su capacidad de autocontrol. 

Los niños, niñas y adolescentes que experimentan violencia tienen un mayor riesgo a lo largo de su vida de sufrir problemas emocionales, físicos y trastornos de conducta, pueden tener tasas más bajas de desempeño escolar y tasas más altas de desempleo, encarcelamiento y discapacidad. En definitiva, además de suponer una grave violación de sus derechos,  constituye una  inmensa amenaza para su presente y futuro y para el de toda la sociedad”, señala el documento.

En este trabajo se pretende derribar tres mitos sobre el ejercicio de la violencia contra los menores. El primer se refiere al carácter de “tradición cultural”  de la violencia la que ase asocia mayormente con la cultura andina cuando en realidad los estudios no lo demuestran así.

Se piensa igualmente que la violencia se hereda y que de padres violentos tienen que salir hijos violentos, cuando son muchos los padres que al ver sido maltratados de niños le dan otro significado a esa experiencia y, por el contrario, modelan actitudes de apoyo y afecto hacia sus hijos.

Otro mito que el estudio cuestiona señala que los niños solo están seguros dentro de la casa, cuando es allí donde se comete la mayoría de los actos de violencia en su contra y los principales perpetradores son quienes conviven con ellos.

A la presentación asistieron la titular del MIMP, Marcela Huaita; el jefe del Instituto Nacional de Estadística e Informática, Aníbal Sánchez; el viceministro de Poblaciones Vulnerables, Fernando Bolaños; y el viceministro de Educación, Flavio Figallo. También la representante de Unicef en el Perú, María Luisa Fornaro.

Las víctimas

En la presentación de hoy también se dio a conocer los resultados de la Encuesta Nacional sobre Relaciones Sociales (ENARES 2015) ejecutada por el INEI, según la cual el 41,5 % de niñas y niños fueron víctimas de violencia psicológica o física en los últimos 12 meses. El 32,8 % de los casos correspondió a agresión psicológica (insultos, palabras soeces, humillaciones, apodos) y el 26,7 % a violencia física.  El 18 %,  en tanto, manifestó haber sido víctimas de ambos tipos de agresiones. 
 
Asimismo, la encuesta reveló que en el año 2015, el 73,8 % de niñas y niños, fueron víctimas de violencia psicológica o física alguna vez, por parte de las personas con las que vive. El 58,9 % fueron víctimas de violencia psicológica y el 58,4 % de violencia física; mientras que el 43,5 % manifestaron haber sido víctimas de violencia psicológica y física a la vez.

El grupo objetivo de esta encuesta estuvo constituido por niños entre los 9 y los 17 años, segmento poblacional que representa el 16,9 % de la población total del país.

En suma, esta encuesta revela también que más del 80 % de la población adolescente fue víctima de violencia psicológica o física alguna vez durante el 2015 

Además, indica que el 50,1 % de niñas y niños fueron víctimas de violencia psicológica o física en los últimos 12 meses por parte de compañeros de escuela y que mayormente, estos hechos de violencia ocurrieron en el salón de clases (75,7 %)  y en el patio del plantel (39,2 %).

Otro dato importante señala que en el año 2015, el 34,6 % de la población adolescente fue alguna vez víctima de violencia sexual y que el 33,3 % buscó ayuda en una persona cercana. 
 
Creencias en las que se apoya la violencia 

En la encuesta se pudo determinar que existe la creencia de que la violencia contra los niños se justifica porque en la actualidad, la mayoría de ellos no respeta ni valora a sus padres (77,8 %). 
También que es necesario gritar a las niñas, niños o adolescentes para que entiendan lo que se les dice (42,9 %), seguido de que los padres deben castigar físicamente a la niña, niño o adolescente si se mete en problemas, miente con frecuencia, o coge algo que no le pertenece (36,1 %).

(FIN) NDP/ART 
JRA

Publicado: 5/7/2016
Loading...