ONPE Elige local MOVIL
Andina

Sigue estos consejos de nutrición para combatir la ansiedad y el estrés en pandemia

Nutricionista del Hospital Sabogal señala que la ansiedad, la depresión y el estrés, provocan el consumo de alimentos no saludables. Foto: ANDINA/EsSalud

Nutricionista del Hospital Sabogal señala que la ansiedad, la depresión y el estrés, provocan el consumo de alimentos no saludables. Foto: ANDINA/EsSalud

08:57 | Lima, jul. 16.

En tiempos de Covid-19, los peruanos vivimos sometidos a niveles de estrés nunca antes vistos. Edinson Sánchez, nutricionista clínico del Hospital Nacional Alberto Sabogal, advierte que la ansiedad, depresión y estrés viene produciendo la ingesta de alimentos no saludables.

Ante situaciones estresantes, puede presentarse desinterés o falta de apetito, también puede ocurrir lo contrario: la compulsividad. Esto puede llevarnos a alterar los patrones de conducta alimentaria y afectar la calidad de la alimentación. 



El Lic. Edinson Sánchez, nutricionista clínico, nos recuerda que los altos niveles de estrés o ansiedad, pueden ser enfrentados de mejor manera mediante una alimentación balanceada. En ese sentido, enumera siete recomendaciones básicas para fortalecer nuestro sistema inmunológico: 

Evitar el exceso de azúcar: Nuestro cuerpo requiere un aporte de energía para realizar nuestra rutina diaria, la misma que podemos obtenerla a partir de carbohidratos complejos como tubérculos (papa, camote, oca, mashua), menestras (lentejas, pallares, frejoles) y cereales andinos (quinua, kiwicha, cañihua). El exceso de azúcar añadida en bebidas, así como en los dulces (golosinas y productos de pastelería), se ha asociado muchas veces a una mayor incidencia de alteraciones psicológicas y del sueño.

Incluir proteínas: Se recomienda optar por huevos y lácteos para el desayuno. Incluir pollo, pavita, pescado, cuy, gallina, res, vísceras y proteína vegetal, como menestras o quinua, en el almuerzo. Ello asegurará un adecuado aporte de triptófano, un aminoácido esencial precursor de serotonina, que regula nuestro estado de ánimo y melatonina, muy relacionado a la calidad del sueño. 


Evitar las frituras y consumir grasas saludables: Nuestro cuerpo requiere fuentes de Omega 3 como la anchoveta, el bonito y el jurel, al menos dos veces por semana. Este ayuda a reducir la inflamación en nuestro organismo y protege nuestro sistema cardiovascular reduciendo los niveles de colesterol. Se recomienda agregar aceitunas y palta en los desayunos y ensaladas, la palta es buena fuente de potasio que ayudará a regular nuestra presión arterial. 

Consumir fibra, genera saciedad: La fibra no solo se encuentra en las frutas y verduras, también en los productos integrales, menestras y los frutos secos. Cuando estamos estresados, optamos por comida chatarra o alimentos ultraprocesados, pero en su lugar deberíamos consumir fruta picada con yogurt y semillas o preparar panqueques de avena con frutas para saciar el antojo de algo dulce. 


No descuidar tu aporte de vitaminas: Las frutas y verduras tienen potentes antioxidantes que ayudarán a combatir los radicales libres producto del estrés y otros factores. Durante el invierno deberíamos aumentar el consumo de cítricos como la naranja, la mandarina, el aguaymanto, los arándanos, el camu camu y verduras como la zanahoria y el tomate. La espinaca y la acelga, aportarán magnesio, un relajante natural del sistema nervioso. 


Mantener hidratación: La deshidratación puede ser el gran causante del cansancio, irritabilidad y dolor de cabeza aumentando nuestro estrés. Por ello es importante asegurar un adecuado consumo de líquidos, durante esta época de invierno, optando por bebidas tibias o calientes como infusiones, avena, quinua, emoliente, soya, agua de piña o canela.

Ejercitarse: haz pausas activas: Si llevamos una vida sedentaria, tenemos un mayor riesgo de sufrir enfermedades crónicas como la diabetes, hipertensión, dislipidemias y sobrepeso, se recomienda mantenernos activos, realizar ejercicios cardiovasculares, de fuerza y flexibilidad y hacer pausas activas para respirar, estirar e hidratarnos. 

La alimentación es muy importante para el bienestar del cuerpo. Llevar una dieta balanceada no sólo ayuda a mantener los niveles correctos de energía; también combate estados mentales negativos, como el estrés.

El Servicio de Nutrición del Hospital Nacional Alberto Sabogal ha redoblado sus esfuerzos y acciones en tiempos de pandemia para que el estrés no golpee, más que el propio coronavirus, la salud de los peruanos.

Más en Andina:


(FIN) NDP/SRE/KGR

Publicado: 16/7/2021