Andina

SBS: se busca que microfinancieras sigan facilitando créditos a las mypes con DU

Gobierno fortalecerá patrimonialmente cajas ediles comprando acciones preferentes

Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS). Foto: INTERNET/Medios

17:26 | Lima, abr. 14.

Por Malena Miranda

Con un Decreto de Urgencia (DU), aprobado hoy en Consejo de Ministros, se promoverá que las entidades microfinancieras no bancarias sigan facilitando préstamos a las micro y pequeñas empresas (mypes) del país perjudicadas por la pandemia del covid-19, informó hoy la jefa de la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS), Socorro Heysen.

Mediante este programa de carácter preventivo, el Gobierno podrá comprar acciones preferentes a las cajas municipales y bonos subordinados a las microfinancieras no bancarias (cajas rurales), fortaleciéndolas patrimonialmente y capitalizándolas, manifestó a la Agencia Andina.  

“Esta medida tiene como propósito asegurar que la industria microfinanciera no bancaria pueda seguir apoyando con créditos a sus clientes (mypes) como lo han venido haciendo hasta ahora y para ello, se necesita que estén bien capitalizadas y sólidas”, destacó la funcionaria de la SBS.

Este programa, además, busca mantener la estabilidad del sistema financiero, proteger a los depositantes y mantener la cadena de pago en las mypes, expresó.

La jefa de la SBS precisó que esta medida es de carácter temporal. Conforme la capacidad de pago de los clientes se normalice y las microfinacieras no bancarias generen utilidades, estas empresas podrán repagar los fondos al Estado, añadió.

Entonces, estas entidades podrán repagar los aportes hechos por el Tesoro Público vía la recompra de las acciones preferentes o de los bonos subordinados, cuyo calendario de pago llega hasta el 2029, sostuvo la jefa de la SBS. 

Las empresas microfinancieras no bancarias que deseen acceder a este programa deberán cumplir algunos requisitos, durante el periodo que dure el programa, que implican el no reparto de utilidades, no realizar grandes aumentos de sueldos, entre otros, mencionó. 

“Estos compromisos buscan alinear los intereses de las empresas con la necesidad del Estado de recuperar los fondos”, sostuvo.

El acogimiento a este programa no es obligatorio e ingresarán las entidades microfinancieras no bancarias que estén dispuestas a hacerlo y asumir las exigencias o compromisos antes mencionados, enfatizó. 


Cálculo de capital

El cálculo del capital que podrían necesitar estas entidades microfinancieras a futuro se hará en base a ejercicios o supuestos entregados por la SBS, observando y previendo cómo se podría deteriorar la cartera (de préstamos) en los próximos meses a fin de brindarles más adelante el capital que necesitarían para que estén bien capitalizadas, explicó.

Este programa, también, considera la reorganización societaria de instituciones especializadas en microfinanzas, dirigido a facilitar fusiones y adquisiciones de las empresas participantes, comentó.

La jefa de la SBS refirió que si alguna de las microfinancieras no bancarias privadas no puediera capitalizar su entidad o alguna caja edil no generase suficientes utilidades más adelante para cumplir con los pagos acordados con el Estado, una opción será que esta institución sea absorbida por otra o fusionada.

También, podría acontecer a futuro que los accionistas de dos entidades microfinancieras no bancarias, por decisión propia, opten por fusionarse porque consideren que es lo mejor para ellos, comentó.


Rebaja de exigencias

En otro momento, informó que esta medida incorpora la reducción temporal del requerimiento de capital a 8% para todas entidades del sistema financiero, desde el actual 10%. “Este 8% es lo mínimo recomendado por Basilea”, anotó.

Esta medida de carácter temporal (la exigencia de capital), que en principio sería de un año, permitirá que las empresas financieras que no se acojan a este programa puedan tener el tiempo y espacio necesario para que puedan conseguir y captar el capital que puedan necesitar a futuro, manifestó. 

Programas similares a este se han realizado en otras partes del mundo en respuesta a la crisis en los mercados financieros, lo que ha permitido ayudar a las entidades financieras a recuperarse y proteger al depositante, sostuvo.

Esta disposición fue propuesta por la SBS y acordada con el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y el Banco Central de Reserva (BCR), indicó. “Es una medida vista por las tres instituciones”, dijo.

La jefa de la SBS resaltó que el Gobierno diseñó este programa temporal de fortalecimiento y reorganización societaria de instituciones especializadas en microfinanzas, vía la participación del Gobierno nacional, mediante la emisión de bonos del Tesoro Público para financiar la capitalización temporal y/o compra de deuda subordinada de estas entidades, así como habilitar la participación del Fondo de Seguro de Depósitos (FSD) en la reorganización societaria de las entidades que así lo requieran.

El reglamento de este DU se publicará en las próximas semanas y luego, vendría la revisión de Contraloría, por lo que podrían estar acogiéndose las primeras microfinancieras no bancarias a este programa en mayo, estimó.


Microfinanzas en Perú

En otro momento, destacó que las microfinanzas en el Perú tuvieron un desarrollo sostenido durante los últimos 20 años, siendo un ejemplo en la región, y cumpliendo un rol vital para la inclusión financiera y el financiamiento de la mypes.

Sin embargo, las instituciones microfinancieras son las que enfrentan mayores retos por estar financiando a los sectores y personas más afectados por la crisis sanitaria, ocasionado por la pandemia del covid-19, señaló.

La primera ola de este virus encontró al sistema financiero, en su conjunto, con niveles adecuados de liquidez y solvencia, gracias a un crecimiento sostenido de la economía, al fortalecimiento patrimonial y a la rigurosa labor de supervisión y regulación de la SBS, aseveró.

No obstante, la situación de algunas instituciones especializadas en microfinanzas se afectó como consecuencia de la permanencia del shock generado por la primera ola de la pandemia, indicó la jefa de la SBS.

Asimismo, la segunda ola obligó a retomar y endurecer las medidas de aislamiento social, interrumpiendo la recuperación que la economía estaba experimentando desde diciembre del 2020, lo cual afectó a las familias, a las mypes, y a algunas instituciones especializadas en microfinanzas.

En ese contexto, el Gobierno continuó con la implementación de las medidas destinadas a mitigar los efectos de la segunda ola de la pandemia, enfocándose primordialmente en atender a los segmentos de la población y sectores económicos más perjudicados, con el lanzamiento del Programa de Apoyo Empresarial a las Mypes (PAE-Mype), y extendiendo los plazos y periodos de gracia de los créditos otorgados bajo el programa Reactiva Perú, señaló.

Por ello, es necesario complementar las medidas anteriores con otras que permitan mantener la solidez y solvencia de las instituciones especializadas en microfinanzas, enfocadas en las mypes, las mismas que tienen una significativa participación de microempresarias mujeres, golpeadas doblemente por la pandemia y que podrían ver muy difícil el acceder a un crédito para continuar con sus emprendimientos, puntualizó.


Más en Andina:




(FIN) MMG/SDD
JRA





Publicado: 14/4/2021
Loading...