Andina

Población del paiche silvestre aumentó en 2,000% en últimos ocho años

Gracias al trabajo conjunto del Ejecutivo y las comunidades de pescadores artesanales

La población del paiche, considerado uno de los peces de agua dulce más grande del planeta, en su medio natural aumentó en más de 2,000%, de 489 a 9,948 ejemplares entre los años 2010 y 2018, como resultado de una estrategia de repoblamiento ejecutada con éxito por las autoridades y los pescadores artesanales, informó el Ministerio de la Producción. ANDINA/Difusión

La población del paiche, considerado uno de los peces de agua dulce más grande del planeta, en su medio natural aumentó en más de 2,000%, de 489 a 9,948 ejemplares entre los años 2010 y 2018, como resultado de una estrategia de repoblamiento ejecutada con éxito por las autoridades y los pescadores artesanales, informó el Ministerio de la Producción. ANDINA/Difusión

11:26 | Lima, ago. 29.

La población del paiche, considerado uno de los peces de agua dulce más grande del planeta, en su medio natural aumentó en más de 2,000%, al pasar de 489 a 9,948 ejemplares entre el 2010 y 2018, como resultado de una estrategia de repoblamiento ejecutada con éxito por las autoridades y los pescadores artesanales, informó el Ministerio de la Producción.

"Gracias al trabajo conjunto de las comunidades de pescadores artesanales y del Gobierno, a través de instrumentos para un manejo pesquero responsable, se ha logrado la repoblación del paiche en el medio natural", destacó el ministro de la Producción, Raúl Pérez-Reyes.


El Arapaima gigas, llamado “paiche” en Perú; “pirarucú” en Brasil, y “warapaima” en Colombia, es el mayor pez de escama de agua dulce de la cuenca del Amazonas. Esta especie pertenece a la súperfamilia de los Osteoglósidos (peces de lengua ósea) y puede alcanzar hasta 3 metros de longitud total con un peso promedio de 200 kilos.

El paiche habita los ecosistemas lénticos de esta cuenca (lagunas, lagos, meandros o “cochas” formadas por los ríos de la selva cuando cambian de curso), los cuales generalmente poseen abundante vegetación acuática flotante. La sobrepesca puso al paiche en peligro de extinción, por lo que fue urgente desarrollar una estrategia para evitar que desaparezca una de las pocas especies acuáticas de orígenes arcaicos.


Según el Protocolo de Reproducción del Paiche, elaborado por el Fondo Nacional de Desarrollo Pesquero (Fondepes), la temperatura adecuada del agua en la que vive el paiche oscila entre 24°C y 31°C. Excepcionalmente puede soportar hasta 34°C por poco tiempo, y de persistir esta condición puede ocurrir mortalidad. Igualmente, temperaturas menores a 18°C también pueden ocasionar su muerte.

Aguas levemente turbias, con visibilidad que varía entre los 30 y 60 centímetros son ideales para favorecer la formación de parejas e identificarlos.

Reproducción


Según el Fondepes, los peces reproductores deben tener características de buena apariencia morfológica, buen estado de salud y ser mayores de cuatro años de edad. En tanto, las hembras de paiche presentan desoves parciales y en cada oportunidad expulsan en promedio 200 óvulos por cada kilogramo de peso vivo por vez, lógicamente dependiendo de la edad y el estado nutricional del reproductor.


La reproducción del paiche es espontánea y asincrónico, y si bien ocurre todo el año, se da con mayor intensidad entre los meses de octubre hasta marzo, que es la temporada de precipitaciones pluviales altas.

Cuando hay un evento de reproducción, en la superficie del agua donde está ubicado el nido se observa un poco de espuma, así como en las orillas del estanque.


Los reproductores cambian de color, con dorsos oscuros y laterales rojizos, siendo el color rojizo más pronunciado en los machos. Las hembras depositan en los nidos los huevos que poseen un color verde azulado, que luego son fecundados por el macho. Los huevos se adhieren y forman un conjunto circular, se presume para facilitar el trasporte con la boca por el macho cuando se vean amenazados.

El reproductor hembra vigila sobre el nido y el macho se queda cerca para proteger de cualquier amenaza, y reemplaza a la hembra cuando ésta se dispone a respirar.


En cautiverio, el proceso de incubación en el estanque dura aproximadamente 3 a 5 días después del desove, hasta la eclosión de las larvas tiempo en que están al cuidado del macho. Se puede observar a las larvas que salen a la superficie con la protección del padre después de 4 o 5 días.

(FIN) LZD/MAO

También en Andina:



Publicado: 29/8/2018
Loading...