Andina

Micromachismos incrementaron violencia contra la mujer, revela estudio

Micromachismos incrementaron violencia contra la mujer, revela estudio

el director general del Instituto Nacional de Salud Mental (INSM), Humberto Castillo Martell, sostiene que la combinaciión de micromachismos es tóxico. Foto: ANDINA/ MIMP.

el director general del Instituto Nacional de Salud Mental (INSM), Humberto Castillo Martell, sostiene que la combinaciión de micromachismos es tóxico. Foto: ANDINA/ MIMP.

20:34 | Lima, nov. 25.

El machismo en sus formas sutiles y silenciosas promueve la desigualdad de género desde la infancia y opera de manera encubierta en las agresiones físicas y psicológicas contra la mujer, cuyas consecuencias más extremas llevan al feminicidio.

Así lo señaló el director general del Instituto Nacional de Salud Mental (INSM) del Ministerio de Salud (Minsa), Humberto Castillo Martell, quien explicó que los denominados "micromachismos" son comportamientos sexistas que van generando sentimientos de incapacidad en la mujer.

“Los micromachismos legitiman la desigualdad de género y se practican diariamente con sutileza, se dan más en el ámbito doméstico, mediante la explotación de la capacidad femenina respecto al rol de cuidadora, madre, esposa y trabajadora”, precisó. 

La obligación de estar a cargo de las tareas y la crianza de los hijos recae en las mujeres todavía, provocando sobreesfuerzo físico y emocional en ellas, mientras que el hombre adopta el rol de apoyo para evitar responsabilidades, acotó.


Micromachismos directos e indirectos


Otra práctica usual, encubierta o indirecta, es la conducta impositiva manipuladora, que genera sentimiento de culpa en las mujeres y las minimiza. La figura del paternalismo es la más frecuente, pero en realidad es la posesividad disfrazada, indicó. 

Agregó que la manipulación, acusar a la mujer de ser alterada emocionalmente y que el hombre sea pasivo en algunas decisiones, también son prácticas machistas sutiles, así como la victimización del varón para controlar a su pareja ante el crecimiento profesional de ella, acusándola, por ejemplo, de no compartir más tiempo con él. 

Castillo Martell señaló que existen micromachismos de tipo coercitivos o directos, que buscan que la mujer pierda confianza en sí misma para que se vaya apoyando en la decisión del hombre. “Estas prácticas describen conductas que desautorizan a la mujer buscando eliminar su autonomía”, refirió. 

El médico psiquiatra sostiene que el uso combinado de micromachismos es tóxico y es la raíz de las violencias más severas que generalmente culminan en quitarle la vida a la mujer. 


Prevención 


Ante conductas violentas, las mujeres pueden buscar ayuda psicológica acudiendo al Centro de Salud Mental Comunitario más cerca de su domicilio, llamar a la línea 113 opción 5 del Ministerio de Salud o la línea 100 del Ministerio de la Mujer. 

“La limitación de su libertad, su autoculpabilización, el agotamiento emocional que sienten y la baja autoestima afecta la salud mental de las mujeres. Desgraciadamente, desde la infancia, la familia todavía educa a sus hijos atribuyendo características y roles en función a su género, en base a prototipos socioculturales establecidos”, comentó. 

En el marco del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, señaló que, para prevenir la violencia, la población debe conocer y ser consciente de estas conductas estereotipadas para erradicar sus efectos. 

Más en Andina:



(FIN) NDP/ SMS
JRA

Publicado: 25/11/2021
Loading...