Andina

Maratón Des sables: competencia se desarrollará en deslumbrante escenario natural de Ica

Desiertos, dunas, oasis y litoral de ensueño bajo un calor extremo acompañarán a los atletas

Maratón Des sables: conoce el deslumbrante escenario natural de Ica en esta competición. ANDINA/Difusión

Maratón Des sables: conoce el deslumbrante escenario natural de Ica en esta competición. ANDINA/Difusión

10:59 | Lima, oct. 24.

Poseedora de uno de los desiertos y dunas más deslumbrantes del planeta, la región Ica volverá a ser este año el epicentro de la célebre Maratón Des Sables, considerada una de las carreras más difíciles del mundo. Del 30 de noviembre al 6 de diciembre, más de un centenar de atletas recorrerán paisajes inigualables donde solo se escucha el sonido del viento y el calor es abrasador durante el día.

Tal como ocurrió con espectacular rally Dakar, que este año se desarrolló íntegramente en el desierto peruano, la Maratón Des Sables (Maratón de las Arenas en castellano) eligió por segundo año consecutivo el impresionante desierto iqueño. Con sus cautivantes dunas, oasis y litoral de ensueño, esta competición pedestre exige al límite la capacidad de resistencia de los participantes al abrasante calor y la sinuosa arena fina que deben transitar para llegar a la meta.


A continuación, repasemos algunos de los impactantes escenarios que impactarán por su belleza paisajística a los participantes en la intensa y desafiante Maratón Des Sables. Detalles sobre esta competición en el siguiente enlace.

Reserva Nacional de Paracas


Con una superficie total de 335,000 hectáreas, la Reserva Nacional de Paracas fue creada como área natural protegida por el Estado, el 25 de setiembre de 1975, para proteger muestras representativas de nuestros ecosistemas marino-costeros.


Está localizada en el kilómetro 245 de la Panamericana Sur, vía completamente asfaltada, y se puede llegar allí en un tiempo aproximado de cuatro horas. Además, a pocos kilómetros se encuentra la ciudad de Pisco, donde se puede pernoctar y emprender también otras actividades como la visita a las Islas Ballestas, lugar donde anidan lobos marinos.


Convertida en uno de los destinos favoritos de los turistas nacionales y extranjeros en los últimos años, la Reserva Nacional de Paracas posee ambiente combina naturaleza y aventura. 


El viento intenso, que puede alcanzar 50 kilómetros por hora, le da el nombre a la zona. Paracas procede de dos vocablos quechuas y significa “lluvia de arena”. Entre agosto y octubre es costumbre la presencia de estas tormentas de arena.


En el desierto de Paracas casi nunca llueve. Sin embargo, sus dunas poseen una belleza abrumadora. Sus acantilados, de singulares formaciones rocosas, son bañados por el mar formando una diversidad de hermosas playas. El mar resalta por sus tonos turquesa e índigo.


En la Reserva Nacional de Paracas se han registrado 1,543 especies vegetales y de animales marinos y terrestres, entre ellas aves como el cóndor, el pingüino de Humboldt y el flamenco; también mamíferos como el lobo de mar, nutrias y delfines.


El desierto de esta área natural protegida es un escenario ideal para la aventura. Vuelos en parapente, ala delta, y “sandboarding” (deslizarse por la arena de las dunas sobre una tabla), son los deportes de aventura que atraen cada vez más a los visitantes. 

Reserva Nacional San Fernando


La Reserva Nacional San Fernando se ubica entre las provincias de Ica y Nasca, en una zona que destaca por su biodiversidad debido a que en este lugar confluyen nueve ecosistemas, como las lomas costeras, los bosques ribereños y el desierto.


En esta área natural protegida destacan las penínsulas de Punta Gallinazo y Punta San Fernando, ambas ubicadas en forma paralela y muy cerca la una de la otra, con un islote en el centro.


Desde Punta Gallinazo se puede observar, en especial por las tardes, el vuelo del cóndor andino. Este es uno de los pocos lugares de la costa donde se puede apreciar a esta ave emblemática peruana.


Oasis de Huacachina


Ubicado a las afueras de la ciudad de Ica, donde destacan imponentes dunas de hasta 200 metros de altura, el oasis de Huacachina es un destino ideal para practicar sandboarding. A su alrededor se generó una pequeña localidad con una población permanente de alrededor de 120 habitantes.


Hoy en día, Huacachina es una ciudad turística con un gran número de piscinas de hotel que se pueden divisar desde lo alto de las dunas. Subir y bajar dichas dunas en un vehículo arenero o "buggy" es otro pasatiempo favorito entre los turistas.


Sobre la laguna Huacachina hay un número de leyendas locales que rodean este lugar mágico. Una de ellas refiere que una princesa local, dolida por la muerte de un guerrero amado, entró en el desierto y comenzó a llorar. Sus lágrimas cayeron sobre la arena y pronto se convirtió en un pequeño charco. Cuando notó que un cazador la observaba, huyó, dejando el charco de agua que luego se convirtió en laguna.


Según otra versión, una hermosa princesa inca caminaba en el desierto, admirándose en un espejo de mano, cuando sus ojos avistaron a un cazador. Huyendo de él, dejó caer el espejo que se hizo pedazos y se convirtió en un pequeño lago en medio del desierto.


Casi todas las versiones de la leyenda dicen que los pliegues de su capa, corriendo detrás de ella mientras corría, se convirtieron en las dunas de arena que circundan la laguna de Huacachina.


Una de las experiencias más asombrosas en el desierto es pasar la noche fuera al aire libre rodeado solamente de arena y mirando el cielo despejado con millones de estrellas brillantes. Algunos operadores turísticos ofrecen una noche de campamento en algún lugar en el medio de las dunas, incluyendo un refrigerio campestre.


Otras actividades de día en Huacachina incluyen descansar relajados bajo palmeras en la orilla de la pequeña laguna, remando en el espejo de agua o nadar en la laguna.

Cañón de los perdidos


Se localiza al sudoeste del distrito de Santiago, en el sector denominado Montegrande y a 40 kilómetros al sur de la localidad de Ocucaje, en la provincia de Ica. Esta fisura en medio del desierto tiene una extensión de 2 kilómetros y una profundidad de entre 200 a 300 metros. Fue descubierta en julio de 2011.


El cañón se formó por la erosión del río Seco que desemboca en el río Ica. En medio del cañón se encuentra una laguna formada por aguas subterráneas. Esta impactante formación geológica se ha convertido en los últimos años en un centro de peregrinaje de estudiosos y viajeros de todo el mundo.


A simple vista el Cañón de los perdidos tiene cuatro niveles. Recorrerlo demanda un tiempo aproximado entre 2 a 3 horas. Este recorrido produce en los visitantes diversas emociones porque se aprecian diversas figuras naturales llamadas “Rostro del puma”, “La calavera”, “El feto”, “Tobogán del cañón”, “La plaza caracol”, “El anfiteatro”, entre otras por definir.

(FIN) LZD/MAO

También en Andina:



Publicado: 24/10/2019
Loading...