Andina

Japón recuerda los 50 años de fallecimiento del influyente novelista Yukio Mishima

AFP

AFP

19:00 | Tokio, nov. 25.

Yukio Mishima vivió y murió como un personaje de una de sus turbulentas obras. Hoy, cuando se cumplen 50 años de su fallecimiento, Japón todavía trata de asimilar el legado de uno de sus autores más influyentes e incómodos.

Mishima se quitó la vida por "harakiri" el 25 de noviembre de 1970, tras tomar como rehén al capitán del cuartel general de las Fuerzas de Autodefensa (Ejército nipón) en Tokio y fracasar su intento de inspirar un golpe de Estado.

La truculenta muerte de la mayor celebridad cultural nipona de su época sobrecogió al país, y eso que el propio escritor la había vaticinado: durante años representó repetidamente su suicidio según el ritual de los samuráis a través de sus novelas, obras de teatro o filmes.

"Era muy joven y no entendí la razón por qué lo hizo. Fue un choque para mí", dice a Efe una tokiota de 70 años que quiso permanecer en el anonimato durante su visita este jueves la tumba de Mishima en el cementerio de Tama de la capital, adonde suele desplazarse una vez a la semana.

"El japonés en el que escribe Mishima es muy bello. Lo primero que me sorprendió de sus obras es su lenguaje tan bonito, así fue como empecé a meterme de lleno en sus libros", dice un joven de 18 años que se identificó como Ohgota, y quien también peregrinó hoy a la tumba del autor desde Kanagawa (sudoeste de Tokio).

Un legado indigesto


Medio siglo después de su muerte, en Japón no hay ningún acto oficial en recuerdo a su figura, y son pocas las personalidades del mundo de la política y de la cultura que se atreven a ensalzarla pese a tratarse de uno los autores japoneses más conocidos del siglo XX.

El dramático final que puso a su vida, unido a sus ideas políticas y un sinfín de excentricidades, han eclipsado desde entonces a su obra, más traducida a otros idiomas que la de sus contemporáneos y ganadores del Nobel Yasunari Kawabata y Kenzaburo Oe.

Durante su discurso ante un millar de militares aquel día fatídico, Mishima llamó a restaurar la grandeza perdida del Japón Imperial y a abolir el artículo pacifista de la Constitución, el mismo que el partido gobernante reinterpetó en 2014 con una polémica iniciativa.

Agencia Efe: todos los derechos son reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin la autorización previa y por escrito de la Agencia Efe.

Más en Andina



(FIN) EFE/JAM

Publicado: 25/11/2020
Loading...