Banner Mobile ONPE Regional 10.09 al 01.10 Banner JNE MOBILE - Del 17/09 al 30/09
Andina

Hongos gourmet pueden ser cultivados artesanalmente mediante proceso innovador

Proyecto ganador del Reto Bio 2019 capacita en la producción de hongos comestibles en Satipo y Lima

Los hongos del género pleurotus son un tipo de hongos saprófitos, es decir, se alimentan de materia orgánica muerta o en descomposición.

Los hongos del género pleurotus son un tipo de hongos saprófitos, es decir, se alimentan de materia orgánica muerta o en descomposición.

06:26 | Lima, mar. 15

Por Gladis Juan de Dios

Victor Cabana es ingeniero agrónomo, y junto a sus socias Josselin Cervantes y Carmen Timoteo desarrollaron un protocolo innovador de producción artesanal -y en corto tiempo- de hongos comestibles, utilizando los residuos desechados de la producción de café y cacao en la región Junín. Posteriormente, crearon una técnica para cultivar estos mismos hongos de alto valor proteico dentro de casa.

De productores de café y cacao a productores de hongos gourmet

La producción de café y cacao genera una gran cantidad de residuos como las cáscaras, cascarillas y pulpas, que terminan siendo desechados por los mismos productores que desconocen la forma de sacarles provecho.

Una de estas formas es la fungicultura, actividad dedicada al cultivo de hongos en un ambiente controlado. Esta idea fue planteada por un equipo de profesionales agrónomos, liderado por el ingeniero Víctor Cabana, como estrategia de empoderamiento de los pequeños y medianos productores a través de la producción y comercialización de hongos comestibles.


Cabana explica a la Agencia Andina que se utilizarían los residuos orgánicos de la cadena productiva del café y cacao como sustrato para el crecimiento de hongos del género pleurotus, mejor conocidos como hongos ostra, apreciados por ser una fuente rica de proteínas alternativa a las carnes.


El tratamiento de estos residuos orgánicos en el cultivo de hongos, además, reduciría el impacto ambiental, ya que para ser desechados, suelen ser quemados o arrojados a los ríos en la zona de selva central.

Estos residuos, explica Cabana, no pueden compostarse (convertir a compost) ni biodiogestarse (convertir a biol), debido a que presentan compuestos químicos, como los taninos fenoles, que matan a las bacterias del compost y del biol, y es por esta misma razón que los hongos encuentran aquí un buen sustrato o ambiente para crecer.



Producción artesanal de hongos comestibles

Linli Verde es el nombre del emprendimiento que ganó el Reto Bio 2019 de ProInnóvate al desarrollar un protocolo innovador de producción artesanal de hongos gourmet de alto contenido proteico para su posterior consumo o comercialización, dirigido a los pequeños y medianos productores de café y cacao en la provincia de Satipo. 

Los hongos obtenidos a partir de este protocolo artesanal son del género pleurotus, conocidos como hongos ostra y se caracterizan por ser hongos saprófitos, es decir, que se alimentan de materia orgánica en descomposición, por lo que pueden ser producidos en cualquier etapa del año, ya que no dependen de un sustrato vivo para crecer.


El sustrato se prepara a partir de los residuos orgánicos: cáscara, cascarilla y pulpa de las plantaciones de café y cacao, estos son secados al sol por tres o cuatro días y luego sumergidos en agua con cal para la desinfección. La cal mata los patógenos del sustrato seco para que no pueda competir con el hongo. 

Posteriormente se hace la siembra del hongo pleurotus, que se va a alimentar de este sustrato, y cuando lo haya devorado por completo, pasa a ser regado para finalmente dar fruto: el champiñón ostra.

“Con nuestro protocolo innovador biotecnológico producimos estos hongos desde la siembra hasta la cosecha en aproximadamente dos semanas y media, lo que es muy atractivo para nuestros productores ya que ven los resultados en el corto plazo, es decir, una fuente más de ingreso económico para sus familias. Esto les convence de adoptar este procedimiento y convertirse en nuestros aliados”, afirma el ingeniero Cabana.


Estos hongos, frescos o deshidratados, Linli Verde se los compra a los productores para luego venderlos en el mercado de Lima Metropolitana. Cuenta Cabana que debido a la pandemia, tanto la producción como la comercialización fueron paralizadas. A raíz de esto y gracias al fondo de ProInnóvate reformularon y cambiando un poco la ruta de Linli Verde.


Cultivo de hongos gourmet en espacios reducidos

Debido a la pandemia, la operación presencial de Linli Verde con los productores de Satipo se detuvo y el equipo de profesionales tuvo que trasladarse a Lima. Desde aquí recibió una serie de capacitaciones no solo en el aspecto técnico agrícola, sino también en estrategia y gestión de la innovación, lo que ocasionó la transformación del proyecto inicial.


Es así que, ahora, Linli Verde no solo sigue capacitando a los productores de Satipo de manera virtual o semipresencial, sino también capacita en Lima a emprendedores o aficionados que deseen producir hongos en espacios reducidos, ya sean flats mini departamentos, departamentos, o casas.

“En Lima hemos encontrado un nicho de mercado que valora estos hongos para su propia alimentación o para venderlos. Es para ellos que desarrollamos asesorías y talleres virtuales o semipresenciales donde les enseñamos a reutilizar los residuos de cocina, ya sean cáscara, tallos, restos de verduras, frutas, hojas, y, a partir de esto generar hongos comestibles en sus casas”, concluye el emprendedor.

Revisa más noticias sobre ciencia, tecnología e innovación en la Agencia Andina y escucha historias inspiradoras en Andina Podcast.

Más en Andina:(FIN) GJG/MAM

Publicado: 15/3/2022