Andina

“He aportado al diagnóstico de enfermedades parasitarias”

María Salomé Beltrán Fabián aportó en la elaboración del Catálogo de la Colección Nacional de Parásitos

En el centro María Salomé Beltrán Fabián rodeada de especialistas del laboratorio de parasitología del INS. La bióloga tiene 47 años trabajando en la institución. ANDINA/Pedro Cardenas

En el centro María Salomé Beltrán Fabián rodeada de especialistas del laboratorio de parasitología del INS. La bióloga tiene 47 años trabajando en la institución. ANDINA/Pedro Cardenas

10:22 | Lima, ago. 7.

María Salomé Beltrán Fabián trabaja hace 47 años en el Instituto Nacional de Salud (INS) como parasitóloga. Se dedica a la investigación de organismos que pueden acabar con la existencia humana. Tiene una colección personal de más de 1,000 parásitos. Sueña con crear un museo para mostrar su trabajo a la comunidad.

María Salomé encontró en la observación y colección de todo tipo de tenias, lombrices, gusanos o larvas de moscas sus primeros juegos de la infancia. Ese gusto excéntrico, seguramente en las ciudades, pero no en su Cajatambo natal, fue el inicio de su pasión por investigar qué males podían causar esos organismos en los seres humanos.

Su progenitor, José Martín Beltrán Inca, campesino de aquella provincia cajamarquina, incentivó a su hija en sus afanes científicos, así que a la mitad de los años 60 la envió a Lima para que estudie Biología en la universidad de San Marcos, pues esa curiosidad original podía ser útil para el progreso de la familia.

Servidor público

Hoy, María Salomé es bióloga y parasitóloga, y trabaja en el laboratorio de Enteroparásitos del Instituto Nacional de Salud (INS). Supervisa y realiza diagnósticos especializados de todos los parásitos presentes en las muestras fecales, en fluidos, secreciones, líquidos céfalorraquídeos, gusanos o especímenes que llegan a la institución para ser examinados.

“Esos organismos ingresan al cuerpo y crean patologías que pueden ser fatales. Recogemos entre cinco y 20 muestras diarias que vienen de hospitales de todo el país. En el área trabajamos dos biólogas, un auxiliar y un técnico de enfermería. Somos cuatro, pero parecemos un batallón”, cuenta sonriente esta servidora pública.

Logros mayores


Esta bióloga sanmarquina cumplió 47 años trabajando en el INS, más de cuatro décadas al servicio de la investigación de parásitos, esto le ha permitido acumular una colección de sanguijuelas, lombrices, gusanos, pulgas, piques, que superan los 1,000 organismos, los que desea exhibir en un museo como una prueba de su aporte a la salud del país.

Uno que ella destaca ella especialmente es el descubrimiento de la Tyrannobdella rex (reina tirana), una sanguijuela con ocho dientes y 10 ojos que aisló en 1997. Este parásito llegó a ella ese año en las pruebas que le hicieron a dos niños, uno de San Martín y el otro de Ayacucho, a los que encontraron ese “bicho”.

“Esas larvas viven en la vegetación y en zonas húmedas, que son los lugares de juego de los niños. Cuando entran a sus cuerpos, chupan su sangre o les ocasionan sangrados. Las muestras las limpiamos, analizamos y aislamos. Las clasifiqué como sanguijuelas hirudo medicinales, porque a veces se les usa para curar heridas que produce la mala circulación”.

Trece años después, en el 2010, un especialista de la Universidad Cayetano Heredia la buscó porque había descubierto en un paciente la misma sanguijuela. Gracias a un estudio de biología molecular, se determinó que las tres eran la reina tirana. “Así aportamos al diagnóstico de enfermedades parasitarias”. 

Segundo hogar


María Salomé llegó al INS a los 26 años. Confiesa que no sabe hacer otra cosa que estudiar parásitos, y que hasta sus nietos la ayudan a seguir buscando gusanitos en los jardines. Le ha dado a la institución todo lo que sabe y también todo lo que aprendió. 

“Mi aporte ha sido descubrir enfermedades que afectan a los animales y también a los seres humanos a causa de los parásitos. Por lo tanto, ya se pueden diseñar medidas de cuidado y prevención. El Estado tiene que apoyar la investigación y la ciencia”, sostiene. María Salomé no pierde la esperanza.

Más en Andina: 


Hoja de vida


-Se formó como Bióloga en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (1974).

-Estudió la Maestría en Laboratorios de Salud en la UNFV (1999-2001).

- Estudió el Diplomado de Marketing en la Universidad San Luis de Gonzaga de Ica (2006).

- Tiene un segundo diplomado en investigación (2006) gracias al convenio que el Instituto Nacional de Salud firmó con la Universidad Cayetano Heredia. 

(FIN) DOP/SMS/LIT


Video: Bióloga sanmarquina y su gran aporte al diagnóstico de enfermedades parasitarias
portada
Publicado: 7/8/2019
Loading...

Te puede interesar